Apoyo a sectores económicos con mayor valor agregado, reto para Bogotá

Según estudio, la ciudad avanza significativamente en seguridad, salud y educación, y relativamente en movilidad y medioambiente.

Bogotá

Archivo Portafolio.co

Archivo particular

Tendencias
POR:
Portafolio
julio 25 de 2017 - 10:27 a.m.
2017-07-25

En la evaluación de la calidad de vida de los bogotanos en el primer año de gobierno del alcalde Enrique Peñalosa, los indicadores muestran que la ciudad está retomando la senda de las realizaciones, pero hay rezagos que debe enfrentar a corto, mediano y largo plazo.

Así lo reveló el Informe de Calidad de Vida del programa Bogotá, Cómo Vamos (BCV), que realizó un seguimiento especial a 50 metas del Plan de Desarrollo: más del 52 por ciento tiene avances significativos; 22 por ciento, avances relativos y 26 por ciento aparece sin progresos.

“En términos generales, Bogotá avanza significativamente en seguridad, salud y educación –explicó Ómar Oróstegui Restrepo, director de BCV–. Avanza relativamente en movilidad y medioambiente y tiene que trabajar más en hábitat”.

Las cifras de todos los sectores fueron analizadas con el apoyo de expertos en cada tema y teniendo como perspectiva que la ciudad debe mirar hacia el 2020. De ahí que con la evaluación y el diagnóstico, el informe incluyó un paquete de recomendaciones de los desafíos más urgentes y prioritarios.

CUIDADO CON LA MOVILIDAD

En los temas sobresalientes se destaca la reducción de homicidios y hurtos, el mejoramiento de la calidad de los colegios públicos y por concesión en las pruebas Saber 11, la reducción de adolescentes embarazadas y la baja en mortalidad materna.

No obstante, los expertos que participaron en el informe resaltan que la Administración debe redoblar esfuerzos y mantener el acelerador en frentes como el de movilidad, pues es uno de los sectores en los que menos hay avances en calidad de vida.

“Hay que tener paciencia porque no es fácil resolver los problemas de un tema tan complejo como lo es la movilidad, que tiene tantas aristas, que está sumergido en la inercia y que de por medio hay una ciudadanía que quiere ver cambios de un día para otro”, advirtió Eduardo Behrentz, vicerrector de Desarrollo de la Universidad de los Andes.

A la mala prestación del servicio, los trancones, la inseguridad, las vías en mal estado, la contaminación por las chimeneas rodantes, entre otros males, se suma la accidentalidad y el incremento del uso de otros modos de desplazamiento.

Según las cifras, en el 2016 se presentaron 582 accidentes de tránsito con muertos. Los peatones, los ciclistas y los motociclistas fueron las principales víctimas. Estos dos últimos, en concepto del experto, se volvieron relevantes y requieren intervención efectiva.

Hay asuntos en los que, en la evaluación, los indicadores son positivos, como ocurre en salud. Luis Jorge Hernández, coordinador del área de Salud Pública de la facultad de Medicina de la Universidad de los Andes, destacó los logros como la disminución de la mortalidad materna, que pasó de 36 casos en el 2015 a 24 en el 2016, y la mortalidad infantil, que conserva la tendencia a la baja: pasó de 907 menores de un año en 2015 a 893 en el 2016.

Para el experto, el énfasis hay que ponerlo en reforzar el trabajo en la enfermedad respiratoria aguda, si se tiene en cuenta el aumento de 20 casos por muerte de neumonía el año pasado: de 34 en el 2015 se pasó a 54 en el 2016. Llamó la atención sobre la importancia de que la Secretaría de Salud reciba acompañamiento de otras entidades para enfrentar el tema de la desnutrición.

LOS 'TIERREROS' Y EL DAÑO AL MEDIO AMBIENTE

En materia ambiental, los resultados son agridulces. Por un lado, el informe destaca el avance en la política de techos verdes y los jardines urbanos como alternativa de sostenibilidad, pero llama la atención por la contaminación del aire, el agua y el ruido, que ameritan acciones integrales, especialmente de control.

Mauricio González, profesor de la facultad de Estudios Ambientales de la Universidad Javeriana, advirtió que falta más gestión para descontaminar las fuentes hídricas.
El experto alertó que uno de los puntos más débiles que enfrenta la ciudad es el manejo de los residuos sólidos. Según el informe de calidad de vida, en el 2016 solo el 3 por ciento de ellos fue aprovechado frente a un 15 por ciento que se reportó en el 2015.

En medio de la presentación del informe, Oróstegui Restrepo lanzó una alerta roja sobre el tema de hábitat, en particular por el incremento de las ocupaciones ilegales de tierra en Bogotá a manos de las mafias denominadas como ‘tierreros’, las cuales se apoderan de predios públicos o privados para someter a los más vulnerables.

Sobre el tema, el director de BCV advierte que desde el 2009 hasta el 2016, “las ocupaciones ilegales se incrementaron en un 74 por ciento”.

En este sentido señala que es un fenómeno que hay que afrontar y mirar con detalle, más allá de las estadísticas y de los casos puntuales, porque aquí convergen varios sectores del Distrito, como son alcaldías locales, Hábitat, Gobierno, Seguridad e incluso Salud: “Los ‘tierreros’ se aprovechan de la ingenuidad y de la necesidad de las personas que llegan a la periferia de localidades como Bosa, Usme o San Cristóbal, y en este sentido es muy importante enfrentar este fenómeno. Bogotá no puede pasar por alto este asunto porque esto afecta la calidad de vida de los ciudadanos. Allí hay un tema de mafias y de poco suelo disponible. Hay que saber quiénes son los que están detrás de este tipo de situaciones”, advirtió el director de BCV.

Por su parte, María Carolina Castillo, secretaria de Hábitat, dijo que las cifras que usa el informe de BCV son ciertas; el crecimiento de ocupaciones ilegales entre 2011 y 2015 es exponencial y se mantuvo en el 2016 esa tendencia. “Lo que hicimos de forma articulada con las secretarias de Gobierno y Seguridad fue atacar el problema desde su génesis y se logró desarticular 11 bandas criminales, logramos que los funcionarios de Hábitat que visitan los polígonos funjan como peritos en la investigación criminal y así se logró desarticular esas bandas”.

Al final de la presentación del informe, los expertos advirtieron que además de cumplir las metas puntuales del Plan de Desarrollo, la Administración debe estar alerta del impacto de la economía en las metas de la ciudad.

RETOS POR SECTORES

SEGURIDAD: COMBATIR EL CRIMEN ORGANIZADO EN ALGUNAS LOCALIDADES

1. Desarrollar estrategias de intervención para reducir las muertes violentas en jóvenes.

2. Continuar y fortalecer las políticas para el desarme y la restricción del porte de armas en la ciudad, acompañado de mayores controles y sanciones al comercio ilegal.

3. Intervenir con celeridad para evitar que el crimen organizado y el hurto se fortalezcan en localidades como Antonio Nariño, Rafael Uribe Uribe y Kennedy.

4. Enfrentar la delincuencia juvenil para reducir su papel de víctimas y victimarios en el delito y la inseguridad.

5. Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia deberá liderar la implementación de una política de seguridad a nivel local.

MOVILIDAD: REDUCIR MORTALIDAD DE MOTOCICLISTAS Y CICLISTAS

1. Tomar medidas para reducir la mortalidad de motociclistas, ciclistas y peatones en accidentes.

2. Implementar y reestructurar el SITP para mejorar la calidad del servicio (renovación de flota, reorganización de rutas, capacitación a conductores, cierre del SITP provisional).

3. Ponerse al día con la infraestructura (vías y troncales) y fortalecer cámaras, vigilancia y control y señalización para mejorar la operación de los modos de transporte.

4. Desarrollar una política pública para gestionar la demanda del transporte privado (carros y motos): cobros por congestión, por circular, por parqueo en vía, y tarifas de parqueaderos.

EDUCACIÓN Y SALUD: MÁS CONSTRUCCIÓN DE COLEGIOS

1. Continuar la apuesta por la formación docente en sus diferentes modalidades: en posgrados y servicios.

2. Programas de formación permanente de docentes para apoyar la innovación pedagógica y fortalecer las redes de maestros.

3. Prestar atención a la educación rural y fortalecer su apuesta por educación de calidad.

4. Fortalecer pedagógica y estructuralmente la jornada única, lo que incluye la construcción de colegios.

5. Prestar atención a los indicadores relacionados con salud materno-infantil.

6. Fortalecer la demanda inducida a los servicios de atención en salud para la captación temprana de menores en riesgo y con desnutrición.

EMPLEO Y ECONOMÍA: ESTRATEGIAS DE FORMALIZACIÓN

1. Desarrollar estrategias de formalización y educación orientada al trabajo para incrementar la ocupación formal, la calidad del empleo y la productividad empresarial.

2. Fortalecer las competencias para el trabajo en el sector de servicios a fin de potenciar su productividad.

3. Incentivar el apoyo a sectores económicos que generen mayor valor agregado.

4. Apoyar las iniciativas de desempeño y la eficiencia en la innovación.

5. Fomentar la economía naranja y las empresas creativas.

6. Potenciar los esfuerzos público-privados para brindar un buen clima de negocios.

POBREZA: EVALUAR MODELOS DE ASIGNACIÓN DE SUBSIDIOS

1. Fortalecer las acciones de la política pública de equidad de género para la erradicación de la pobreza y la reducción de la desigualdad en Bogotá.

2. Analizar las causas del incremento en los niveles de pobreza monetaria y multidimensional.

3. Evaluar el impacto de los modelos de asignación de subsidios a diferentes poblaciones.

4. Seguir con la revisión de los beneficiarios del Sisbén en la ciudad.

5. Analizar las causas del incremento en los niveles de pobreza en el 2016, para tomar medidas correctivas que permitan que la tendencia a la reducción que se registró en los años anteriores se mantenga en el mediano y largo plazo.

AMBIENTE Y HÁBITAT: CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN

1. Complementar los esfuerzos en planes y programas orientados al control de la contaminación, haciendo énfasis en reducir sus efectos en los meses y localidades donde la situación se muestra crítica.

2. Fortalecer los planes e intervenciones que permitan la reducción de residuos sólidos a través del reciclaje.

3. Promover la separación del alcantarillado sanitario y pluvial de la ciudad.

4. Plantear y ejecutar una política integral distrital de vivienda y retomar la noción de vivienda digna, admitida a nivel internacional.

5. Utilizar el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial como un instrumento para una política integral distrital de vivienda con una perspectiva regional.