Libros/Historia íntima de un matrimonio

Alfagura publica ‘Así empieza lo malo’, la nueva novela de Javier Marías.

Según Marías, la novela reflexiona también sobre la juventud, cuando se tiene “el alma aplazada y la conciencia también”.

Archivo Portafolioco

Según Marías, la novela reflexiona también sobre la juventud, cuando se tiene “el alma aplazada y la conciencia también”.

POR:
junio 07 de 2014 - 01:38 a.m.
2014-06-07

El deseo como “uno de los motores más fuertes en la vida de las personas” es el eje central de la nueva novela del escritor Javier Marías, Así empieza lo malo, una obra en la que reflexiona también sobre la impunidad y “la arbitrariedad del perdón o del no perdón”.

“Esta novela tiene quizás una carga erótica mayor que otras mías, aunque no hay escenas muy explícitas; son más sugerentes que otra cosa”, afirma Marías, en la que adelanta las claves de este libro que editará Alfaguara simultáneamente en todos los países hispanohablantes.

La novela está ambientada en el Madrid de 1980, cuando “todavía no había divorcio” en España, pero el libro “no es nada historicista ni de recreación de época”.

El narrador se llama Juan Vere o Juan de Vere y cuenta, desde la época actual, lo que le ocurrió cuando tenía 23 años, hacia 1980.

El libro no es particularmente autobiográfico, pero Marías le presta algunas vivencias a Juan Vere, que, recién terminada la carrera de filología inglesa, entra a trabajar como ayudante de Eduardo Muriel, un director de cine.

El narrador trabaja en la casa de Muriel y de su mujer, Beatriz Noguera, que llevan unos 20 años casados, en medio de una misteriosa desdicha conyugal. Juan empieza a recibir, por parte del director, encargos y misiones relacionados con el pasado de ese matrimonio, en el que también intervino el doctor Van Vechten. Y al investigar el pasado saldrán a relucir hechos de la posguerra española, nada truculentos aunque sí desagradables.

La novela está centrada en las relaciones personales y narra historias tenues, las de la vida privada, que son a veces las que no se cuentan nunca.

Pero también “se podría hacer una interpretación política” de algunos asuntos, comenta Javier Marías.

EFE
 

Siga bajando para encontrar más contenido