Libros/El mundo se puso al revés

Aparece un libro que intenta recoger lo que pasó en Colombia en los años de la rebeldía.

Vicky, Óscar Golden, Claudia de Colombia y Cristopher, protagonistas de la década que reunió a los jóvenes en torno a la música.

Archivo particular

Vicky, Óscar Golden, Claudia de Colombia y Cristopher, protagonistas de la década que reunió a los jóvenes en torno a la música.

Tendencias
POR:
septiembre 12 de 2014 - 11:56 p.m.
2014-09-12

Tirado Mejía, uno de los más prestigiosos historiadores colombianos de la generación que se autodenominó ‘la Nueva Historia’, se le mide a plasmar en este volumen una instantánea de lo que significó para el mundo y para el país la década en la cual tantas cosas se replantearon de manera definitiva.

Otras no, otras volvieron a quedar como estaban, pero es importante subrayar que sí fue un momento de la historia del siglo XX que estremeció los cimientos de la sociedad.

La política, la economía, las relaciones internacionales, la música, el arte plástico, la práctica del sexo, los pantalones, la manera de bailar, el largo del pelo para mujeres y hombres, el largo de las faldas, la relación con los padres, las creencias y la relación con la iglesia católica, los sindicatos, la universidad, los sitios de encuentro de los jóvenes, los bailes, las drogas, el amor y no la guerra, la manera de enfocar la historia, la poesía, el teatro, fue tantas las cosas que día a día se veían revolucionadas durante toda una década que uno se levantaba cada mañana intrigado por ver qué había de nuevo bajo el cielo.

No pasó en vano. Muchas no dieron resultado, muchas se pasaron al extremo, muchos jóvenes melenudos y barbudos hoy son abuelos que militan en el bando del statu quo. Contracultura. Confrontación. Libertad sexual. Píldora.

Parece mentira que tanta innovación y desbarajuste hayan cabido en una sola década.

Fue como la puerta abierta a lo que vendría. La edad tecnológica. La aldea global.

Óscar Collazos anota: “Colombia aparece en el centro (de la historia) pero, en realidad, es una periferia del mundo que trataba de entrar, por fin, a la modernidad. Un gran libro”. Para Enrique Santos, Tirado “vivió lo que narra y con este texto dio en el clavo”.