Libros/El secreto club del poder

La turbia y apasionante historia del Banco de Pagos Internacionales.

Hjalmar Schacht (centro), uno de los fundadores del BPI, a la izquierda de Hitler.

Luis Lizarazo

Hjalmar Schacht (centro), uno de los fundadores del BPI, a la izquierda de Hitler.

Tendencias
POR:
agosto 01 de 2014 - 09:52 p.m.
2014-08-01

Cuando se menciona al BPI (Banco de Pagos Internacionales), son pocas las personas, ni siquiera del medio empresarial o financiero, que han oído hablar de tal institución.

Raro, porque habiendo sido fundado en 1930 es anterior al FMI y al Banco Mundial. Fue creado con el propósito expreso de “promover la cooperación de los bancos centrales y proporcionar mecanismos adicionales para las operaciones financieras internacionales”. Sus artífices fueron Montagu Norman, quien era el gobernador del Banco de Inglaterra, y Hjalmar Schacht, presidente del Reichsbank. Y sus miembros fundadores eran los bancos centrales de Inglaterra, Francia, Alemania, Italia y Bélgica, y un consorcio de bancos japoneses.

A Estados Unidos, la suspicacia le impidió integrarse a la nueva superentidad por temor de ver violada su soberanía, así que desde allí lo hicieron varios bancos comerciales: J. P. Morgan, el First National Bank de Nueva York y el First National Bank de Chicago.

La intención no escrita era una vieja aspiración de los bancos centrales de tener su propio banco, poderoso, independiente y libre de interferencia tanto de los políticos como de los periodistas incómodos.

En los años 30, este conciliábulo fue el que ayudó a reconstruir Alemania luego de la Segunda Guerra. Y durante la contienda, el BPI fue de hecho la mano derecha del Reichsbank en acciones como la aceptación del oro saqueado por los nazis y todo lo relacionado con las operaciones de divisas que permitieron que la Alemania nazi pudiera estabilizar sus finanzas y comerciar internacionalmente.

Pues bien, esta obra contiene la primera y más completa investigación sobre el banco menos conocido del mundo, que ha dirigido desde la sombra buena parte del destino económico del planeta en los últimos 80 años.