Lo que los políticos no nos cuentan

En numerosos países de todo el mundo, los gobernantes están evadiendo muchos temas, que van desde el cambio climático y el avance tecnológico, hasta la automatización y los robots.

Sequía

Los efectos del cambio climático es uno de los principales temas conflictivos hoy en día, y algunos gobiernos tratan de silenciarlo.

EFE

POR:
financial times
octubre 27 de 2017 - 08:05 p.m.
2017-10-27

En las noticias de la televisión estadounidense de este otoño, los incendios forestales y los huracanes han reemplazado al terrorismo y, en su mayoría, incluso a los tiroteos masivos como contenido durante el horario de máxima audiencia.

(Lea: El reto del Gobierno es unificar su estrategia frente al ‘fracking’)

El cambio climático está haciendo que los desastres naturales sean más frecuentes y, actualmente, más estadounidenses viven en áreas de riesgo. Pero mientras tanto, Donald Trump discute en Twitter lo que supuestamente le dijo a la viuda de un soldado asesinado en Níger. Hasta ahora, Trump es menos peligroso por lo que dice (palabrería) o lo que hace (poco) que por los problemas que ignora.

(Lea: Gas Natural Vehicular, competitivo en costos y por su sostenibilidad)

Pero él no está solo: la política en muchos países occidentales se ha convertido en una actividad de desplazamiento, evitando o ignorando temas de gran importancia. La mayoría de los políticos hablan sobre cuestiones de la identidad sin tener en cuenta la automatización, el cambio climático y la inminente revolución médica.

Ellos hablan más acerca de la década de 1950 que sobre la de 2020. Esto se debe en parte a que quieren desviar la atención de los votantes de los problemas reales, y, en parte, a que los políticos de hoy en día tienden a ser abogados, artistas y experiodistas que saben menos sobre tecnología que el joven de 14 años de edad promedio.

Trump dijo en una declaración jurada en 2007 que él no tenía computadora y que su secretaria enviaba sus correos electrónicos. Pero las nuevas fuerzas ya están transformando la política.

Irónicamente, dado el volumen de negación del cambio climático estadounidense, el país parece estar convirtiéndose en el primer país occidental afectado por el cambio climático.

Cada nuevo desastre natural provocará disputas políticas sobre si Washington debe rescatar la región afectada. Las ciudades en riesgo como Miami y Nueva Orleans perderán gradualmente el atractivo a medida que los riesgos se vuelvan inasegurables. Si actualmente compras un apartamento en Miami Beach, ¿estás seguro de que sobrevivirá otros 30 años sin daños? ¿Y quién querrá comprártelo en 2047? Podría ‘desvanecerse’ como sucedió con Detroit. La negación del cambio climático estadounidense también pudiera desvanecerse, conforme las empresas tecnológicas desplazan a las más grandes compañías petroleras como los principales grupos de presión. Ya en la primera mitad de este año, Amazon superó a Exxon y a Walmart en cantidad de cabildeo. Facebook, que ahora está sufriendo las repercusiones de las noticias falsas, volverá a su anterior posición mediante el cabildeo.

Mientras tanto, el norte de Europa, por algunos años al menos, se beneficiará de su histórico punto de venta único: su clima templado y lluvioso. Su problema será que millones de africanos intentarán mudarse allí.

En el lado positivo está el hecho de que numerosos africanos pronto tendrán acceso, por vez primera, a la electricidad (gracias a los paneles solares) y a la atención médica (ya que las aplicaciones controlan todo, desde la presión arterial hasta los niveles de azúcar, y prescriben el tratamiento).

Pero a medida que África se torne más caliente, más seca y más superpoblada, las personas lucharán por alimentarse, según lo declarado por la Universidad de las Naciones Unidas. Así que se dirigirán al norte, en cantidades mucho mayores que las de los sirios, convirtiéndose en los nuevos ‘monstruos’ para los populistas europeos. Los robots patrulleros, posiblemente con capacidades de ataque, protegerán la ‘Fortaleza Europa’.

En todas partes, la automatización continuará eliminando los empleos no especializados. Eso mantendrá a la gente enojada. Carl Benedikt Frey, de la Escuela Oxford Martin de la Universidad de Oxford, recuerda los trabajadores que destrozaron máquinas durante la revolución industrial británica, y dice: “Hubo un motín en contra de la maquinaria el año pasado: fueron las elecciones de EE. UU.”

Los trabajadores estadounidenses afectados por la automatización abrumadoramente votaron a favor de Trump, a pesar de que él no habla de robots.

Pronto, los hombres de la clase trabajadora perderán empleos que involucren manejar debido a los vehículos autónomos. Ellos pudieran encontrar nuevos empleos prestando servicios a la gente rica como trabajadores domésticos de limpieza (una profesión que es sorprendentemente difícil de automatizar), de cuidadores o de profesores de yoga.

Los hombres jóvenes desarrollarán nuevas nociones de la masculinidad y adoptarán este trabajo tradicionalmente femenino. Pero los hombres mayores de la clase trabajadora probablemente acogerán a políticos como Trump.

El bien más codiciado de todos — los años de vida — se distribuirá aún más injustamente. La esperanza de vida de los occidentales pobres continuará estancándose o se acortará, siguiendo el aumento mundial de la obesidad desde la década de 1980. Un sinnúmero de personas más pobres trabajará adentrándose en sus setenta años y luego morirá, saltándose la fase ahora estándar de la jubilación. Mientras tanto, a partir de la década de 2020, los ricos vivirán cada vez más tiempo a medida que comiencen a comprar procedimientos de medicina de precisión. Ellos arreglarán su ADN defectuoso y editarán sus embriones, según lo predice Vivek Wadhwa, un pensador en tecnología que habló en el Khazanah Megatrends Forum.

Incluso si los gobiernos quisieran corregir la desigualdad, no podrán hacerlo, dado el hecho de que el pago de impuestos se ha vuelto casi voluntario para las compañías globales.

El país más afectado por la automatización pudiera ser China (aunque Alemania también podría sufrir las consecuencias, particularmente si sus fabricantes de automóviles no se transforman). El modelo del país asiático de explotar una mano de obra barata sin regulaciones ambientales ha llegado a su fin, comentó Wadhwa. A lo cual agregó: “No creo que necesitemos robots chinos”.

Incluso si la economía de China continúa creciendo, los hombres poco calificados no encontrarán carreras atractivas, y ni siquiera tendrán la opción de elegir a un falso ‘rompesistemas’ como Trump. El resultado más probable es que el régimen de China se una a la tendencia populista y que rija con un agresivo nacionalismo.

Los regímenes problemáticos también aumentarán la vigilancia. En la actualidad, ellos simplemente saben lo que dices. En 10 años, gracias a tus dispositivos, sabrán tu próximo movimiento incluso antes de que lo hagas. Los satélites ya están monitoreando los campos de trigo de Egipto para predecir la cosecha, lo cual predice la posibilidad de conflictos sociales.

Por último, los políticos occidentales probablemente seguirán obsesionados con los problemas de identidad noticiosos. Mi predicción para 2020: habrá una explosión de pánico moral ante el sexo de realidad virtual.

Siga bajando para encontrar más contenido