Los emprendedores de la nueva Caquetá

Luego de años de conflicto armado, ciudadanos del departamento buscan salidas económicas con el ecoturismo y los negocios verdes.

Caquetá

Visitantes extranjeros y colombianos dan un paseo en el Ferry Marcopolo, una iniciativa turística.

María Camila González

POR:
Portafolio
febrero 27 de 2018 - 04:03 p.m.
2018-02-27

Rubén Darío Marcopolo era inspector de Policía de 13 corregimientos del Caquetá y una de sus labores era recoger los muertos que dejaba el conflicto armado en el río Orteguaza. Hoy, Marcopolo navega por esas aguas pero no como Policía, sino como guía turístico.

“A Puerto Arango –que está a media hora de Florencia– llegaban muchas personas los domingos, queriendo divertirse un poco porque Florencia (Caquetá) estaba sitiada por la guerrilla. Allí encontré una oportunidad de mercado con esas personas”, recuerda Marcopolo, quien hace 11 años construyó una embarcación para pasear a los habitantes de la zona por uno de los ríos más grandes del Caquetá.

Se trata del Ferry Marcopolo, un modesto barco que puede llevar hasta 50 personas. “Al principio llevábamos gratis a la gente porque les daba miedo, luego la gente empezó a confiar”, cuenta su fundador.

Desde hace cinco años, Marcopolo dejó su labor como inspector de Policía y decidió dedicarse tiempo completo al negocio del turismo con su ferry, que ya se convirtió en un divertimento para, inicialmente, los habitantes de la zona, y ahora, para visitantes nacionales y extranjeros.

El pasado 18 de febrero, Rubén Darío sumó su salida número 1.022, en sus años al mando del Ferry Marcopolo. “Había días que solo salían con nosotros 5 personas, hoy el barco se llena hasta con 50 personas”, dice.

Por eso, su plan es construir otro barco, con mejores instalaciones para recibir a los turistas, que ahora son de todas partes del mundo. “El Ferry es ahora un símbolo de reconciliación, de paz. Ya las llamadas a mi teléfono ya no son para problemas, son para reservas”, señala con ahínco Marcopolo. La historia de Rubén es la de casi 170 emprendedores de los departamentos que componen la Amazonía colombiana (Caquetá, Putumayo y Amazonas) y que instituciones como la Cooperación Alemana para el Desarrollo (GIZ, por su sigla en alemán), Visión Amazonía, Gobernación del Caquetá, Corpoamazonia, la Cámara de Comercio de Florencia, InLat, Universidad de la Amazonía, y la Academia de Innovación para la Sostenibilidad (Aiso), vienen promoviendo a través de un programa denominado Amazonía Emprendedora.

ECOTURISMO, OTRA SALIDA

Wilson González y su esposa, Patricia Guevara, se dedicaban a la comercialización de productos de bisutería en el centro de Bogotá y, en una apuesta por el turismo de naturaleza, dejaron todo y se fueron a vivir al Caquetá.

“Aunque no soy de la zona. Mi trabajo me hizo viajar por todo el país y me enamoré del departamento. Dejé todo lo que estaba haciendo y me dediqué a la pesca deportiva y me di cuenta que también era un negocio rentable”, explica González, quien trabajó varios años en la instalación de equipos de comunicación por varios departamentos del territorio nacional.

Su compañía se denomina Pescaquetá y, aunque todavía está comenzando, se ha convertido en un ejemplo para los empresarios que quieren entrar al negocio del ecoturismo. “Compramos los equipos, armamos las rutas, montamos nuestra página web y ya tuvimos nuestro primer extranjero, que vino de Ámsterdam (Países Bajos)”, cuenta Patricia.

Actualmente, están formulando un proyecto con la comunidad indígena, los Estrechos, con la cual construirán unas cabañas para que los turistas lleguen a la zona, sin afectar de manera significativa el paisaje virgen del Amazonas. “Estamos todo el tiempo capacitándonos, aprendiendo del ecosistema, entendiendo al turista y potenciar las visitas hacia nuestro departamento”, dijo González.

EXTRACCIÓN LEGAL DE LA MADERA 

Mientras que la deforestación es una de las principales preocupaciones de las autoridades en el Caquetá, pocas empresas madereras hacen su trabajo de manera sostenible. Juan Carlos Losada, cabeza de Casa en Madera, es uno de ellos. “Llevamos más de 15 años en el negocio y somos una de las pocas compañías que tiene la certificación para extraer el insumo en el Caquetá. Eso es porque también reforestamos lo que explotamos”, explica.

La empresa ya exporta a Estados Unidos y tiene planes de comercializar sus productos a grandes cadenas como Homecenter. “Queremos ser un ejemplo y mostrarle a la gente que la extracción de la madera puede ser un negocio sostenible y rentable”, concluyó Losada.

María Camila González
Por invitación de Aiso y la Agencia de Cooperación Alemana para el Desarrollo.

Siga bajando para encontrar más contenido