El lujo de viajar al ritmo de las olas

Los cruceros son uno de los segmentos que más ha crecido en el mercado de lujo.

El lujo de viajar al ritmo de las olas

Archivo particular

Archivo particular

Lujo
POR:
septiembre 28 de 2015 - 05:17 a.m.
2015-09-28

En la capital de Bolívar ha iniciado otra temporada de cruceros que traerá a la ciudad 529.556 visitantes, unos 25.000 más que los acogidos en el período anterior, según la Sociedad Portuaria Regional.

En esta temporada, que comenzó el pasado 7 de septiembre, habrá en Cartagena 212 recaladas de 36 líneas de cruceros, con lo que se consolida esta industria como la actividad que más turistas trae a la ciudad.

El gerente general de la Sociedad Portuaria, Alfonso Salas, manifestó que se está trabajando "para que en dos años Cartagena logre alcanzar la meta de recibir un millón de turistas que lleguen en cruceros".

Sin duda, esta modalidad de viaje se ha popularizado en el país, tal como lo confirma Claudia Tirado, directora en Colombia de Deluxe Reps, una compañía que representa a cuatro de las mejores navieras del mundo que ofrecen viajes de lujo.

Aunque la empresa ha estado navegando por aguas colombianas desde hace diez años, Tirado confiesa que en un inicio no era sencillo encontrar quienes se apuntaran a sus servicios. Ella coincide con varios expertos que han identificado el momento en el que se empezó a consumir más lujo en el país: hace cuatro años.

“Al principio, si teníamos 20 reservas al año éramos felices. Hoy son más de 600. Estamos facturando 1.600 dólares a la semana”, añade la directora de Deluxe Reps.

Tirado cuenta que el mercado se ha ido duplicando desde 2009 y que la empresa ha venido presentando un crecimiento anual que oscila entre el 20 % y 30 %. Hoy las expectativas son crecer hasta un 35 % este año y facturar cerca de dos millones de dólares.

Otro factores que la directora apunta ha impulsado al sector con fuerza reside en el desarrollo de la clase media del país y en el aumento del poder adquisitivo de los colombianos. “La clase media es curiosa. Le gusta experimentar y darse gustos”, asegura Tirado.

La eliminación de visas y la mejoría en la conectividad también han favorecido al sector y han puesto en un lugar privilegiado a Colombia en la región. Según la directora, las navieras están interesadas en que el segmento en Latinoamérica crezca y es por eso que proveen a compañías como Deluxe Reps de atractivas ofertas.  

Aunque Tirado es honesta sobre un país cuyo mercado no se puede comparar con el que lucen gigantes en el tema como Brasil y México, sí afirma que Colombia “es la niña bonita del barrio”.

NO TODO LO QUE BRILLA EN EL MAR ES ORO

El mercado accesible en el país ha crecido tanto como se ha diversificado. Hoy, las elecciones son múltiples y todo depende de qué tanto esté dispuesto a pagar y qué tan exclusiva quisiera que fuese su experiencia.

Tirado lo aclara, “no todos los cruceros son de lujo”, y marca claramente las diferencias, que no solo radican en precios. De hecho, los costos varían tanto como el tipo de viajes que se ofrecen. Un crucero de lujo oscila entre los US$ 1.500 y los US$ 50.000, lo que brinda un amplio rango para los bolsillos.  

En línea con lo anterior, un factor que Tirado pide reconsiderar es una distinción en el modo de pago. Mientras en los cruceros de baja gama se pagan costos que, en un inicio, pueden resultar muy baratos, al final del día resultan más elevados de lo presupuestado.

“Lo que sucede es que, cuando usted adquiere este tipo de paquetes, durante el viaje tendrá que coestar la noche de tragos del siguiente día, la foto que su hijo se quiere sacar con alguna atracción dentro del barco o la excursión que usted quiere hacer en determinada ciudad. Cuando compra un programa de lujo, su cuenta está paga desde un inicio y solo se tendrá que preocuparse por descansar”, explica la directora de Deluxe Reps.

La que es – tal vez- la diferencia más marcada, es el número de pasajeros que se aceptan en los navíos. En los cruceros, la cifra puede oscilar entre 1.500 y 5.000 personas, mientras que en una experiencia de lujo no se superan los 500 turistas.

“Y esto no quiere decir que los barcos sean más pequeños, sino que usted contará con más espacio. En esta modalidad jamás encontrará camarotes interiores, todas las habitaciones son suites. Ofrecemos la misma experiencia que un hotel cinco estrellas, con mayordomos, los mejores chefs a bordo y una variedad gastronómica amplia. Nuestros cruceros no son cíclicos, siempre estamos ofreciendo diferentes experiencias y jamás terminamos una jornada en el mismo puerto en el que empezamos”, añade Tirado.

A LOS PAISAS LES GUSTA EL LUJO

De las cuatro oficinas con las que cuenta Deluxe Reps en las principales ciudades del país, la directora en Colombia no duda al señalar que Medellín es donde más adeptos tienen. La capital antioqueña absorbe entre el 45 % y el 50 % de sus ventas.

Tirado lo atribuye, principalmente, a la vía que más publicidad les genera: el voz a voz. “Los paisas les cuentan a sus amigos, y sus amigos les comentan a sus amigos. Nosotros hemos tenido grupos de más de 20 personas provenientes de esta zona en el mismo crucero”, cuenta la directora.

@GutierrezAnaMa

anagut@portafolio.co