A pesar del dólar, el lujo quiere ‘rodar’ en Colombia

Aunque las opiniones sobre el mercado automotor varían, para nadie es un secreto que la devaluación mantiene en ascuas a las empresas del sector.

A pesar del dólar, el lujo quiere ‘rodar’ en Colombia

Archivo particular

Archivo particular

Lujo
POR:
octubre 01 de 2015 - 10:02 p.m.
2015-10-01

En un año marcado por el terror que ha infundido la apreciación del dólar, Ferrari, una de las compañías más exclusivas del sector automotor, decidió abrir su vitrina en el país, siendo el primer destino en el que están presentes sin intermediarios.

Con 28 de sus ‘joyas’ ya circulando por Colombia, la marca italiana vio la necesidad de atender a un mercado que demandaba su producto y servicios, a pesar de la devaluación del peso y de una economía que se viene desacelerando desde el año pasado.

De hecho Steven Goldstein, gerente de mercadeo de Ferrari, asegura que, sin duda, se ha incrementado el consumo de lujo en el sector. “El país está en un nivel de desarrollo que permite que marcas como la nuestra vendan”, añade.

No desconoce que la subida en la cotización del dólar pesa en las cuentas, pero afirma que no fue suficiente para persuadirlos de no entrar al mercado colombiano, donde – asegura – tienen mucha ‘fanaticada’.

Iván Pérez, gerente comercial Grupo Premier Jaguar Land Rover, está de acuerdo con Goldstein. Califica como “inaceptable” haber pensado en frenar su llegada a Colombia. Tanto así que el grupo ya está en planes de consolidación y expansión en el territorio nacional. En la mira están nuevas localidades en Bogotá que alojarán sus oficinas principales y centro de servicios, independiente con los tres puntos con los que ya cuentan en la capital.

Pérez agrega que entre sus metas está llegar a la Costa Atlántica, el Eje Cafetero y Medellín, en un plazo no mayor a cinco años, aunque acepta que sus planes son susceptibles a la tendencia que proyecte la economía y a que haya un ambiente estable de inversión.

Sin embargo, el gerente comercial es más pesimista que Goldstein respecto a la subida del dólar. “Nos encontramos altamente preocupados, fundamentalmente porque el efecto negativo más importante no es la devaluación sino la inestabilidad, lo cual no solo siembra una incertidumbre que afecta e impacta el clima de inversión, sino que además hace imposible hacer una proyección de negocios que sea confiable y que permita a las empresas implementar estrategias acertadas de precios y de producto”, afirma.

¿QUÉ TANTO SE HA SENTIDO EL GOLPE?

Los números no son homogéneos y cada marca ha presentado un comportamiento particular. Por ejemplo, mientras Mercedes Benz tiene un récord positivo durante el año y logra mejores resultados frente a 2014, no le sucede lo mismo a Land Rover, cuya variación frente al año anterior es de -17,4 %, así en el mes de agosto presentara resultados en terreno positivo frente al mismo mes del 2014: 7,7 %, según reporte de Andi y Fenalco.

Estas diferencias en un sector para el que la batalla en un panorama de devaluación y desaceleración no ha sido sencilla y el cual – hasta agosto - está en ‘saldo rojo’ frente al año pasado (-6,8%) y frente al mismo mes del 2014 (-15,5%), muestra que ‘algo están haciendo bien’ las marcas de lujo, a pesar de que su participación en el sector es minoritario: la marca que más pesa dentro del sector es Mercedes Benz, cuya participación hasta agosto es del 1,6 % en el total.

Dentro de las razones para incursionar en el mercado colombiano, Pérez – tal vez – tiene la respuesta: el país no solo cuenta con un mercado automotor que, a pesar de todo, está en uno de los mejores años en comercialización de carros nuevos.

El gerente comercial Grupo Premier Jaguar Land Rover también apunta que hay una oportunidad en el vacío creado por la ausencia de una distribución formal de las marcas de lujo de este sector, coyuntura que, claramente, han aprovechado otras casas matrices como Ferrari.

“La actual tendencia es de crecimiento para los últimos 12 años y mientras haya garantía de seguridad ciudadana y no se produzca un retroceso en este sentido, el mercado debe seguir creciendo año a año, aunque el crecimiento no vaya a la par con el del mercado general”, añade Pérez.

“A pesar de la desaceleración de la región, que en Colombia de forma particular va de la mano de la devaluación del peso, creemos en el largo plazo del mercado y del país. Nos sentimos esperanzados que aunque puede que haya una disminución de los volúmenes de negocios para los próximos tres años (incluyendo el presente año), el mismo se recuperará y tendremos oportunidad en ese proceso de poder seguir creciendo en participación”, puntualiza.

@GutierrezAnaMa

anagut@portafolio.co