La mayor migración de la humanidad...

Los chinos están en pleno éxodo de Año Nuevo, en el que habrá unos 3.620 millones de viajes. Algunas personas viajan hasta 17 días en bicicleta.

La mayor migración de la humanidad...

Reuters

La mayor migración de la humanidad...

POR:
enero 30 de 2014 - 09:41 p.m.
2014-01-30

China está en los 40 días de temporada alta de viajes por el Año Nuevo Lunar -el del caballo-, que cada año por estas fechas produce el mayor movimiento poblacional del planeta y en esta ocasión se espera que genere 3.620 millones de viajes, 200 millones más que el pasado año.

Este éxodo anual se produce porque cientos de millones de chinos que viven lejos de sus lugares de origen regresan por estas fechas a ver a sus familias para pasar juntos el Festival de Primavera, que este año despide el año de la serpiente y da la bienvenida al del caballo.

También es una fecha propicia para viajes turísticos, aunque la mayoría de los que se desplazan son sobre todo inmigrantes rurales que el resto del año trabajan en la ciudad y estudiantes universitarios que cursan su carrera lejos de su pueblo o ciudad natal.

Hasta 40 horas en tren o incluso 17 días en bicicleta es lo que han tenido que recorrer algunos ciudadanos chinos para llegar a sus sitios de origen. “Es un sacrificio, pero es importante. ¡Es la única vez al año que nos reunimos todos!”, comenta emocionada Tan Birong, al emprender el largo trayecto que le llevará a su hogar.

Tan es una de las emigrantes rurales de China que hace años decidió luchar por un futuro mejor en la gran capital, Pekín. Hoy trabaja siete días a la semana en un puesto de gafas del mercado de la Seda, donde atiende a clientes de todas las nacionalidades y se divierte aprendiendo cualquier idioma, como el español. “¡El español es fácil!”, exclama la vendedora entre risas.

Para Tan, como para la mayoría de chinos, no fue fácil adquirir su billete de tren -la opción preferida para largas distancias-, aunque tuvo suerte. “Había tres opciones: la muy lenta, que dura hasta 33 horas, la media, que es 28 horas y el tren más rápido, que dura 22. Yo conseguí una plaza en este último, pero en asiento, no en cama”, explica.

“La mayoría de gente quiere comprar cama, pero casi nadie lo consigue”, cuenta por teléfono Linli, de 25 años, al llegar a su provincia natal, Fujian, en el sureste de China, después de más de 18 horas sentada en un convoy repleto de pasajeros que partió de Pekín. También tuvo suerte. “Si vas a Xinjiang -región occidental- ¡puedes tener que soportar 40 horas!”, exclama.

De ahí que, en el país más poblado del mundo, las cifras sean descomunales. Según las previsiones del Gobierno, en este periodo -unos cuarenta días de fiesta- se harán hasta 3.620 millones de viajes en tren, avión, barco o autobús.

De estos, 260 millones escogerán el ferrocarril, por lo que el Ejecutivo ha añadido otros trescientos trenes más a la circulación. “En estas fechas, los vuelos están carísimos”, cuenta una comerciante de la provincia de Anhui -centro-, con la maleta preparada en su puesto para llegar al último tren que sale por la noche, de 14 horas y de unos 33 dólares de precio.

Ante las dificultades, y el temor a dejar escapar la que para muchos es la única oportunidad al año de reunirse con sus seres queridos, hay quien ha tirado de imaginación, pero también de fuerza.

Es el caso de Gu Yanmei, una joven de Sichuan -suroeste de China-, cuyo ‘hobby’ es el ciclismo y a quien un amigo retó a que cometiera “una locura”. “Al acercarse la fecha y no tener billete comprado, me dijo que si me atrevía a ir en bici hasta casa. Entonces recorrí 2.300 kilómetros en 17 días acompañada de más ciclistas”, afirma.

Siga bajando para encontrar más contenido