Los 'millennials' dictan las nuevas reglas de juego en la web 

Surge una nueva generación digital y hay que generarles y producir contenido para estos nuevos consumidores, dice la especialista Katarina Graffman.

Millennials

Hoy, los jóvenes tienen opiniones muy fuertes acerca de cómo quieren consumir medios.

123rf

Tendencias
POR:
Portafolio
mayo 15 de 2016 - 08:37 a.m.
2016-05-15

La antropóloga sueca Katarina Graffman, quien se ha labrado un nombre como etnógrafa, conferencista y asesora de reconocidas marcas como Ikea, Volvo, Sony y TV3, visitará esta semana Colombia para participar en la celebración de los 20 años de ELTIEMPO.COM.

Antes de su viaje al país, habló con esta redacción sobre su mirada a la industria digital, enfocada en los medios de comunicación –tema que ha estudiado en Europa por más de 15 años–, y sobre el público juvenil que la consume.

¿Cuál será el eje de su charla en Bogotá?

Hablaré sobre medios y noticias, sobre qué pasa cuando nuevos dispositivos llegan a las manos de un público joven que puede consumir las noticias, y no solo en términos de cómo lo hacen, sino poniendo acento en otros aspectos personales de sus vidas.

Voy a hablar de lo que pasa con la generación digital y lo que vamos a hacer quienes tenemos más años para entender a estos nuevos consumidores y producir contenido para ellos. He trabajado con la BBC y con medios tradicionales en Finlandia y en Suecia y siempre encuentro que el principal problema para los medios ‘viejos’ (periódicos, canales de televisión y emisoras) es que no saben conectarse con sus audiencias jóvenes. La duda es: ¿puedes sobrevivir como productor de medios tradicionales?

Usted dice que a las audiencias jóvenes no les importa la fuente de lo que leen, y que solo tienen en cuenta si la información les es útil o no. ¿Qué papel juega la consideración de si lo que leen es cierto o falso?

Ellos no suelen considerar eso. No son muy buenos chequeando la veracidad de lo que leen; algunas veces creen que algo es cierto porque confían en la información que reciben, que no siempre viene de la fuente sino de un amigo o de alguien que lo compartió. Eso plantea un riesgo.

Es interesante que en plataformas como YouTube pueden hallar, en el mismo lugar, videos del Estado Islámico ejecutando personas y videos de comediantes. Es una gran mezcla, así que se crea un problema para reconocer lo que es serio. Es un reto para el productor de noticias ‘serias’.

¿Cómo pueden los medios y las organizaciones interactuar con un público que no los considera relevantes para su día a día?

Primero, hay que reconocer que los jóvenes tienen opiniones muy fuertes acerca de cómo quieren consumir medios. Quieren estar conectados a toda hora y esperan que todo, o casi todo, sea gratis. A los medios les interesa llegar a los jóvenes y muchos piensan que para eso hay que ser entretenidos. Y es cierto, pero hay otras variables. Por ejemplo, hay jóvenes de varios países que siguen una página de Facebook que les da un minuto de noticias, y eso es suficiente.

En esencia, todo tiene que ser rápido. Por eso triunfan aplicaciones que uno abre y dan las noticias en forma muy breve, aunque a veces alguien hace clic en un tema específico que le interesa. En eso, por supuesto, influye la edad, porque a la larga si eres muy joven puede que no necesites tanta información, pero cuando se llega a los 18 o 20 años se despierta un interés en los temas que cubren los medios.

¿Aplican las tendencias europeas a un contexto como el colombiano?

Mis estudios se han concentrado en Europa, pero se pueden ver los mismos comportamientos digitales en todo el mundo. He comparado los patrones antropológicos de otros lugares y la tecnología digital genera los mismos comportamientos sin que importe mucho si vives en India, Colombia o donde sea.

¿En qué fallan los medios a la hora de interpretar los intereses y necesidades de los usuarios más jóvenes?

Cuando entraron a la red, la mayoría de los medios tradicionales comenzó por poner en internet el mismo contenido que imprimían en el papel. Mucha gente no reconocería hoy esta clase de sitios web porque ya está acostumbrada a un tipo mucho más interactivo. Algunos productores ‘viejos’ piensan que su trabajo es solo publicar y publicar, y eso hay que replantearlo. Hay que preguntarse cómo interactuar con las audiencias en una nueva manera, sin sacrificar el tono profesional.

¿Qué piensa, según eso, de redes como Twitter y Facebook, o de recursos como Snapchat o Instagram? ¿Son amenazas o son oportunidades?

Creo que son buenos. En Europa hay investigaciones de medios que sugieren que así como hay jóvenes que buscan noticias (‘news seekers’), hay otros que las evitan (‘news avoiders’). A mí me parece que hablar así es realmente peligroso.

Cuando miras cómo interactúan los jóvenes con un periódico impreso ves algo muy distinto a lo que ves cuando usan redes sociales y justo ahí existe una posibilidad alta de que los jóvenes consuman noticias.

Hablamos de usuarios que necesitan más información que las anteriores generaciones y eso quiere decir que en algún punto van a necesitar noticias locales, por ejemplo. No tiene sentido decir que los jóvenes de hoy no quieren o no tienen contacto con las noticias, porque no se aproximan a ellas en la forma tradicional. De hecho, un joven de hoy consume más información a diario que un joven de hace 20 o 30 años, y mucha de esa información son noticias. Es una reflexión importante porque te pone a pensar en oportunidades: ¿Dónde consumen esa información? ¿Dónde la necesitan? No creo que esto deba ser motivo de miedo, sino de una reflexión para saber cómo nos conectamos con ellos en una nueva manera y cómo producimos noticias en nuevas maneras.

¿Qué les aconseja a las organizaciones interesadas en cautivar al público más joven?

Les diría que la forma más fácil de conocer a los millennials es contratarlos, llevarlos a tu lugar de trabajo. Es la manera más natural porque si los tienes en tu organización, vas a ver fluir su forma de pensar. Hay que tenerlos cerca.

20 años de ELTIEMPO.COM

El evento por la celebración de las dos décadas de ELTIEMPO.COM es patrocinado por Hewlett Packard, Latam, Tag Heuer y Club Colombia. Como parte de la agenda, este miércoles, a partir de las 6 p. m., la antropóloga Katarina Graffman dará, en la sede de EL TIEMPO, su charla ‘Los jóvenes no usan los medios, los viven’.

Se centrará en el comportamiento de los consumidores juveniles y en la forma en que sus hábitos de consumo de la información afectan su relación con los medios que habitan el paisaje digital.

Wilson Vega
Editor de Tecnósfera