Una mirada crítica permite construir claves para empresarios

El empresario Mario Hernández y el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, conversaron sobre su visión de la coyuntura económica de Colombia, durante la cuarta jornada de Charlas Portafolio.

POR:
febrero 06 de 2013 - 12:28 a.m.
2013-02-06

El diagnóstico sirvió para detectar puntos neurálgicos en los que el país puede sacar un mayor provecho.

El empresario, fundador de la marroquinería Mario Hernández, comenzó afirmando que el país ha cambiado en las dos décadas pasadas por cuenta de la apertura económica. 

“Hace 15 años éramos los negritos del sur, estaban Estados Unidos y Europa. Hoy en día están fregados y se vienen todos como Colón a conseguir negocios”, aseguró el empresario nacido en Capitanejo, Santander en 1941.
Botero, por su parte, apuntó que Bogotá ha venido perdiendo su atractivo ante las ciudades intermedias. “Sigue siendo la capital, pero ya mucho empresario se está yendo a conquistar otras ciudades que despiertan su interés”, aseguró.

PUNTOS FLACOS

Hernández fue enfático al decir que a los empresarios colombianos les ha faltado “berraquera” y han desaprovechado oportunidades, como el de los almacenes por departamento, hoy manejados por compañías extranjeras. “Hemos sido muy tímidos, muy conformistas”, remató.

Incluso fue más allá al decir que los “colombianos somos muy ‘pantalleritos’” y “hace falta untarse más del negocio”. Agregó que pensar en el bien común es la única fórmula para superarse.

El presidente de Fenalco, quien ocupa ese cargo desde el 2013, llamó la atención sobre otro punto vital para el desarrollo del país: la pequeña y mediana industria. 

“La gran tragedia de la pyme colombiana es que al cabo de dos o tres años, la situación de caja se comienza a poner crítica. Aquí no se consiguen créditos de mediano y largo plazo, esa es una de las principales talanqueras”, aseguró. 
Botero también enfatizó en que las tasas de interés que hoy tiene el país no son óptimas para el desarrollo industrial. Explico que con “una tasa al consumo, del orden del 31 por ciento y una tasa comercial, cercana al 20 por ciento”, la situación es “sumamente compleja”.

La educación es para Hernández el pilar sobre el cual se debe sustentar el cambio en Colombia, y usó la metáfora de una planta que necesita ser alimentada para crecer de la mejor manera, con la juventud en el país.

Ante este punto, Botero quiso resaltar la labor que cumple el Sena, institución de la que se declaró fanático por su labor en la capacitación de colombianos en diversos sectores de la economía.

“Hay una mano de obra calificada, importante, que nos permite tener una base significativa de cara a conquistar mercados externos”, aseguró el presidente de Fenalco. 

El tema de la paz, por supuesto, no se quedó por fuera de esta conversación. Hernández señaló que los empresarios están obligados a ayudar a luchar contra la pobreza y que no basta con criticar a los políticos de turno, sino que debe haber una clara voluntad de acción en los individuos. “Nosotros no sabemos que es un día de paz y a pesar de eso mira lo que tenemos. ¿Qué tal en paz nosotros?”, reflexionó el empresario.

En suma, los dos invitados a Charlas Portafolio destacaron la mejoría que ha tenido el país, sin embargo, dijeron que todavía no es suficiente para competir en un mundo globalizado.  

Siga bajando para encontrar más contenido