Mitos y realidades de la educación virtual

Gloria Herrera, directora de educación virtual de la Universidad El Bosque, aclara las dudas de quienes están pensando en esta opción de estudio.

Tendencias
POR:
Portafolio
julio 25 de 2017 - 11:16 a.m.
2017-07-25

De acuerdo con un estudio realizado por .CO Internet y el Centro Nacional de Consultoría, aplicar a programas de formación online es el cuarto mayor uso de internet entre personas de 17 a 60 años en Colombia, lo que evidencia la necesidad de generar en el país, una cultura que permita amplificar los múltiples beneficios que ofrece la educación virtual, entre los que se destacan, mayor inclusión, mejores oportunidades y la aplicación de las TIC para la formación académica.

Según cifras de la Universidad El Bosque, aliada estratégica de Virtual Educa, la iniciativa de la OEA para la innovación en educación para la transformación social y el desarrollo sostenible, esta modalidad de formación ha tomado gran fuerza en Estados Unidos y Europa, donde el 96% de los programas ya son virtuales, gracias a grandes beneficios como mejorar hábitos de estudio, nuevas capacidades comunicativas e investigativas.

Para Gloria Herrera, directora de la División de Educación Virtual y a Distancia de la Universidad El Bosque, el objetivo de los países en el siglo XXI es lograr un mayor cubrimiento del sistema educativo y mejores condiciones para acceder al conocimiento. Ante este panorama, la tecnología se convierte en una “herramienta ideal para ampliar el volumen, los desarrollos y los tipos de aprendizaje que pueden lograr los estudiantes a la hora de generar competencias en el mundo digital”.

Con el fin de que más Colombianos puedan capacitarse a través de esta modalidad educativa, la Universidad El Bosque presenta 5 mitos y realidades de la educación virtual:

1. Faltan ofertas de calidad: la calidad depende de la institución de educación
Los programas académicos en cualquiera de sus modalidades tienen lineamientos que, de acuerdo con el Ministerio de Educación Nacional, responden a ciertos criterios de calidad. Es decir que, según estos, los interesados en cursar programas virtuales pueden evaluar la Institución que esté más calificada para el desarrollo de sus estudios.

2. Bajos niveles de exigencia: los métodos de evaluación garantizan la exigencia
Partiendo de la idea que la educación virtual es autodidáctica, el nivel de exigencia depende del estudiante y su motivación por llevar a feliz término su programa académico. Adicionalmente, las instituciones educativas estructuran diferentes métodos de evaluación, igual que el modelo tradicional, que contempla actividades individuales, colaborativas y entregas que permiten medir el avance de los estudiantes en su proceso educativo.

3. Es mejor el aprendizaje presencial: no hay un modelo superior
La educación virtual y a distancia cambia el paradigma de educación ya que en este nuevo modelo el estudiante toma la iniciativa de ingresar a la plataforma y consultar los
materiales que están disponibles; se convierte en un sujeto del conocimiento con una actividad proactiva, que lo pone en el mismo nivel que el docente frente a las fuentes de conocimiento.
Las ciencias y las profesiones se renovaron a través de la comunicación que facilita las TIC. A través de estas se generan grupos de discusión y de construcción de conocimiento, donde un colombiano puede estar enterado y a la vanguardia de las teorías académicas que tienen lugar en un país de Europa, África o Asia.

4. Es más difícil conseguir trabajo para los egresados de programas virtuales: los egresados de ambas modalidades están al mismo nivel DE Cifras del Observatorio Laboral del Ministerio de Educación Nacional demuestran que los profesionales egresados de programas virtuales y presenciales se encuentran al mismo nivel. De acuerdo a las cifras más recientes registradas por la Institución, el total de los profesionales graduados a través de programas virtuales en 2015 se encontraba trabajando.

5. Se requiere ser experto en plataformas virtuales: solo se necesita acceso a un computador.

La educación virtual es considerada en los países como la estrategia ideal para mejorar la sociedad; es decir, es una herramienta estratégica para entregar educación de calidad a todos los interesados en acceder a esta y tener una mejor calidad de vida; es por esto que el único requisito que se necesita para acceder a esta modalidad es un computador y un manejo básico de Word y Excel.

La Universidad El Bosque institución que promueve la implementación de un modelo virtual de enseñanza, tiene una apuesta por la innovación y el desarrollo del país, con la que espera virtualizar, en los próximos cinco años, una oferta de 20 programas de todas las áreas del conocimiento.

“Al estar en una transformación económica, consideramos una necesidad latente de ampliar en diferentes regiones, el conocimiento en áreas relacionadas como la economía, las finanzas, las relaciones internacionales y las normas internacionales contables. Iniciamos en el segundo periodo académico, las carreras de Contaduría Pública y Negocios Internacionales, con las que pretendemos contribuir a la transformación de Colombia en los próximos años”, concluye Herrera.