En el modelo 'colaborativo' nada se pierde todo se comparte

Compartir el carro, prestar el apartamento, alquilar una taladradora. Con la crisis de fondo, los franceses, cada vez más adeptos a los intercambios por internet, han empezado a practicar un consumo 'colaborativo', que anuncia una nueva era económica, según los expertos.

Internet es una de las claves del modelo 'colaborativo'.

Archivo Portafolio.co.

Internet es una de las claves del modelo 'colaborativo'.

POR:
abril 18 de 2014 - 04:54 p.m.
2014-04-18

Esta tendencia, que los adeptos creen duradera, designa un modelo en el que el uso del objeto prima sobre la propiedad y los individuos deciden consumir de otra forma poniendo al servicio común sus recursos.

"Hoy, el sueño de los jóvenes no es poseer un carro, sino, gracias a su teléfono, poder utilizar uno cuando lo necesitan", dice Anne-Sophie Novel, una bloguera y autora de "La vida share, mode de emploie" (La vida compartida, forma de uso).

Y es que, el fenómeno del carro compartido se dispara, al igual que la venta de objetos usados en internet o las compras agrupadas directamente al productor, a través de páginas como Blablacar, Leboncoin o laruchequiditoui.

El 'couchsurfing', que permite alojarse gratuitamente en el mundo entero y conocer gente en los países visitados, cuenta actualmente con 5 millones de adeptos.

Gracias a la multiplicación de plataformas colaborativas, prácticas ancestrales como el trueque o el intercambio son de nuevo actualidad. Julien Lemaître, aprovechándose de esta tendencia, lanzó hace dos años echangedefinitif.com, un portal internet para intercambiar la vivienda que ofrece la ventaja de que los gastos de notario son más bajos.

"En tiempos de crisis, es una buena alternativa a la compra-venta", alega, pese a que su página todavía no han encontrado la audiencia que esperaba.

Las iniciativas crecen como espuma en internet. Muchas tendrán los días contados, pero el sector tiene futuro, en particular en Francia. Según un estudio reciente, 8 franceses de cada 10 practican esta nueva forma de consumo. Para el 63% de los encuestados, su principal interés es pagar menos, pero el 38% quiere que los objetos duren más y el 28% piensa que este modelo beneficia a la sociedad.

LO MÍO ES TUYO

"Es el fin del consumidor actual. De aquí a diez años habrá muerto", predijo recientemente la australiana Rachel Botsman, quien contribuyó a popularizar el movimiento con su best seller "What's mine is yours" ("Lo que es mío es tuyo") en el 2009.

Según ella, el consumidor no se definirá más como tal sino como un "miembro de una comunidad". "El modelo de consumo de masa está en plena redefinición", señala por su parte Philippe Moati, profesor de economía de la Universidad Paris-Diderot y cofundador del Observatorio de la Sociedad y Consumo (Obsoco).

"La mayoría de las prácticas emergentes es antigua, lo que es nuevo, es la magnitud que tienen y el hecho de que se apoyan cada vez más en las nuevas tecnologías", agrega. "No se trata de un rechazo al consumo en sí", sino que se trata de una necesidad de consumir más y mejor, dice el economista.

En Francia, el movimiento se concreta en torno al colectivo Ouishare, que reúne una comunidad internacional dedicada a su desarrollo y organiza acontecimientos como el "Ouishare Fest", a principios de mayo en París.

"Lo colaborativo está en el cruce entre el la innovación tecnológica y social", dice su fundador Antonin Léonard. Edouard Dumortier, fundador de la página ilokyou -- una "red social de consumo entre particulares" para alquilar y comprar o revender objetos-- asegura que "entramos en un nuevo modelo de consumo más inteligente, en el que se puede pagar menos". Además tiene la ventaja de que beneficia al medio ambiente y fortalece las relaciones sociales, agrega.

EVITAR BOTAR

Este vínculo social se recrea también fuera de internet. Las llamadas 'Accorderies', un sistema solidario de intercambios de vecinos de un barrio que procede de Québec (Canadá), se desarrolla en varias ciudades de Francia. Los 'café taller', lugares donde voluntarios vienen a dar una segunda vida a objetos rotos o estropeados, tienen un éxito creciente.

En un barrio del norte de París, el XIX, Cedric, un ingeniero electrónico, arregla un lector de vídeo estropeado. "Arreglamos un poco de todo, planchas, aspiradores... lo que me gusta, es el contacto con la gente, echar una mano", dice. "Si le hubiera dado mi lector de video a una empresa, me hubiera costado más que uno nuevo", dice Gilberte, de 79 años, que quiere ver las cintas que han grabado sus nietos.

"La idea, además de evitar botar objetos de la vida diaria, es animar el barrio", dice Benoît Engelbach, que la ha traído de Holanda, donde tienen un éxito fulgurante.

Las grandes marcas han comprendido rápidamente su interés en subirse al tren en marcha. La cadena deportiva Décathlon ha lanzado, por ejemplo, la página Trocathlon, para revender o comprar material de segunda mano.

El gigante del bricolaje Castorama también ha creado el Troc'horas, una plataforma de intercambio de bricolaje entre particulares. Para Anne-Sophie Novel, lo "colaborativo" no se va a limitar a los particulares sino que se va a extender "cada vez más a las empresas y a la economía en el amplio sentido".
AFP

Siga bajando para encontrar más contenido