Monguí, el destino turístico que nació cosiendo balones

La promoción de este municipio de Boyacá a nivel nacional e internacional ha permitido que el turismo crezca exponencialmente.

El balón cosido a mano es un patrimonio del pueblo.

El balón cosido a mano es un patrimonio del pueblo.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
abril 16 de 2018 - 10:11 a.m.
2018-04-16

Si hay un municipio responsable del nacimiento de grandes estrellas colombianas en el fútbol internacional, ese es Monguí (Boyacá).

¿La razón? En 1932, cuando prestaba su servicio militar en el Amazonas, Froilán Ladino Agudelo, un emprendedor monguiseño, viajó a Manaos en Brasil y allí conoció de cerca una fábrica de balones.

(Lea: Un viaje a Monguí, la fábrica de balones de Colombia)

Cuando regresó a Monguí, en 1934, puso en práctica lo que aprendió y en la vereda estableció una industria que hoy es reconocida en toda Colombia y a la que el país le debe, en buena medida, el auge futbolero.

Don Froilán compartió su conocimiento con 12 campesinos de la zona –los 12 apóstoles–, que aprendieron su oficio y fueron los encargados de llevar la tradición de la fabricación del balón cosido a las veredas del municipio.

(Lea: Se desinfla la economía del balón en Monguí

Por razones logísticas, don Froilán tuvo que trasladarse a Bogotá, pero su obra en Monguí ya estaba hecha.

El municipio era conocido en el país y desde ese entonces, cada vez que alguien en Colombia menciona su nombre, la relación con los balones es obvia, tanto, que el torneo profesional de fútbol en Colombia se juega con un balón hecho en Monguí.

(Lea: El carrocero que le cambió la cara a la industria boyacense

Ese buen nombre atrajo la curiosidad de los turistas y Monguí, con su arquitectura colonial, dueño de una belleza única y de construcciones listas para contar una historia con el vigilante páramo de Ocetá –uno de los más hermosos del planeta– como telón de fondo, estuvo listo para recibirlos. Estos factores han contribuido a que Monguí sea parte de la red de pueblos ‘patrimonio de Colombia’, lo que quiere decir que los tesoros que se encuentran en sus empedradas calles y en los cerros circundantes son objeto de la atención del Estado y recomendados para ser visitados por turistas de todo el mundo.

La promoción de Monguí en ferias y escenarios nacionales e internacionales ha permitido que el turismo internacional que llega al municipio crezca exponencialmente.

Monguí, destino turístico
Monguí, el nuevo destino turístico

Sandra Ceballos, propietaria del hotel Villa de Monguí, no duda en afirmar que “no hay duda de que el turismo es hoy la principal fuente de ingresos para el municipio”, teniendo en cuenta que “para el turista europeo, que busca un contacto permanente con la naturaleza Monguí es un escenario de paz y tranquilidad”.

Los habitantes del municipio son conscientes de las oportunidades que ofrece el turismo.

Ceballos cuenta que se constituyó una asociación de alojamientos del municipio en la que unen esfuerzos para ayudarse en lo cotidiano con la premisa de la solidaridad como motor de acción. Entienden que el turismo tiene que ser un factor positivo para todo el municipio.

También entendieron que la práctica de un turismo sostenible es la única forma para que la fuente de ingresos por el turismo no se agote.

Por eso, los actores del sector se dieron a la tarea de obtener la certificación como destino turístico sostenible que implica un cambio en las políticas, las prácticas empresariales y el comportamiento de los consumidores para impulsar un turismo respetuoso de lo natural, lo social y lo cultural, además de rentable y en marzo de este año, el municipio recibió del Ministerio de Comercio Industria y Turismo la certificación como destino turístico sostenible.

Para la administración municipal los beneficios del turismo también son evidentes. El alcalde Henry Argüello afirma que el crecimiento del municipio debería darse sobre todo alrededor de dos ejes: el de la sostenibilidad y el del turismo. No sorprende la conclusión cuando se revisan las cifras, pues según el Alcalde, entre 2015 y 2018 el turismo ha crecido cerca de 10 veces.

Monguí planea continuar expandiendo su oferta para recibir a cada vez más turistas del mundo. Para lograrlo está sofisticando su oferta con proyectos como la producción local de comida orgánica, muy demandada por turistas y que representa una oportunidad más para el sector productivo de la región.

El crecimiento del sector permite que cerca de 100 familias devenguen su sustento del turismo.

Así se explica que desde 2015 –cuando no era fácil encontrar hoteles o restaurantes– estos negocios han aumentado considerablemente.

Se espera además, que en el mediano plazo hasta 500 familias puedan depender de la actividad gracias al potencial del municipio, que el mundo hoy está prefiriendo, y a factores entre los que se destaca la calidez de su gente, la belleza natural que lo rodea y sus íconos del turismo patrimonial: la Basílica Menor, la Capilla de San Antonio y el Puente Calicanto. Don Froilán Ladino hoy estaría orgulloso de ver cómo su idea de coser balones en el pueblo, lo tiene hoy como un referente turístico internacional.

Felipe González Salamanca
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido