Las mujeres, comprometidas con el desarrollo

Cada vez más ellas avanzan en proyectos de emprendimiento en diferentes sectores. Los alimentos y bebidas, en la mira.

Emprendimiento

Archivo particular

Emprendimiento

Tendencias
POR:
agosto 26 de 2015 - 10:37 p.m.
2015-08-26

El emprendimiento femenino se está volviendo protagonista de la economía nacional. Monitor Global de Emprendimiento (GEM, por sus siglas en inglés) reporta que en Colombia, aproximadamente, el 54 por ciento de ellas piensan en ser microempresarias en los próximos tres años.

“El rol de la mujer ha ido cambiando en la sociedad. Es importante promover su formación y generar competencias emprendedoras que le permitan crear iniciativas innovadoras, sostenibles y con impacto social”. Así lo afirma Andrea Ávila, directora del Centro de Emprendimiento de la Universidad del Rosario.

Y en este aspecto, María Andrea Nieto Romero, directora nacional de Empleo, Trabajo y Emprendimiento del Sena, destaca que “en los últimos cinco años el emprendimiento femenino ha tomado mucha fuerza en sectores de consumo, confecciones, turismo y cosméticos, gracias, entre otros aspectos, a programas de apoyo como los del Sena, las Cámaras de Comercio o aquellas iniciativas regionales presentes a lo largo y ancho del país”.

Las iniciativas son de toda índole y, en Bogotá, por ejemplo, a donde llegan personas de todas las regiones del país, nacen y progresan negocios que inician en espacios pequeños, pero que con el empeño de sus gestoras, en poco tiempo se ve la fuerza que van tomando en el comercio del sector.

Luz Marina Lorduy, de la Secretaria Distrital de la Mujer, destaca, como muestra de esa entereza, que “los proyectos de emprendimiento de desplazadas, generalmente, están ligados a los alimentos. Tenemos experiencias bonitas de mujeres que han llegado del Chocó y luego del aprendizaje han montado su empresa de cocadas con el registro correspondiente del Invima”.

Se han montado empresas de alimentos y bebidas que ofrecen, por ejemplo, atención a eventos con refrigerios, otras mujeres inician sus propios restaurantes y también hay aquellas que producen y comercializan a escala productos como tamales y postres, puntualiza Lorduy.

Este es un sector fuerte, pues de acuerdo con Nieto, “en los emprendimientos asociados al sector de alimentos y bebidas, básicamente se distinguen los hoteles y restaurantes con 175 planes de negocios, por un valor de 11.827´933.600 pesos, aportando 348 empleos directos y formales”.

Así, “una mujer emprendedora se caracteriza por su compromiso, perseverancia, sensibilidad, facilidad de relacionamiento y proactividad, que la llevan a ser exitosa en el desarrollo de sus proyectos”, agrega directora del Centro de Emprendimiento de la Universidad del Rosario.

Este concepto, Nieto lo confirma al decir que una mujer emprendedora tiene, ante todo, determinación, “que significa que está segura del camino que quiere recorrer y no se intimida ante los obstáculos. Emprender implica apostar y esa apuesta muchas veces significa dejar de lado espacios y tiempos con la familia, los hijos y los amigos. Una mujer emprendedora es disciplinada y confía en que su idea de negocio va a ser exitosa”.

Emprender en Colombia

El entorno general para el emprendimiento femenino en Colombia es favorable. Ávila indica que “de acuerdo con el GEM 2013, el 67 por ciento de ellas emprenden por oportunidad, mientras que el 33 por ciento lo hacen por necesidad”.

Y según el Reporte Global de Emprendimiento 2014 Amway, el 65 por ciento de las mujeres colombianas respondieron que el espíritu empresarial puede ser enseñado y aprendido; además, una cuarta parte de las mujeres en Colombia están de acuerdo en que la sociedad es amigable con el emprendimiento. Igualmente, este estudio indica que los dos países con mayor potencial para emprender entre las mujeres son México y Colombia.

En Bogotá, “la Secretaria Distrital de la Mujer, desarrolla y crea condiciones organizativas, psicosociales, de apoyo y asesoría a redes productoras de emprendimiento, con el objetivo de generar ingresos, autonomía, rentabilidad y opciones de sostenibilidad en las unidades de negocio de las emprendedoras”, dice Luz Marina Lorduy, especialista del área de derecho al trabajo y las condiciones de igualdad y dignidad.

Además de las entidades de Estado, existen también organizaciones no gubernamentales que se han dedicado al apoyo de la mujer, como por ejemplo, la Fundación Mujeres de Éxito, liderada por Nancy Valero, que desde hace dos décadas apoya a las mujeres para lograr sus objetivos. “Con más de diez mil proyectos se ha empoderado a la mujer para ser autogestora de sus sueños”, sostiene Valero.

Agrega que en los 20 años que lleva la fundación ha observado la toma de conciencia del país respecto a la posición de la mujer como emprendedora. “La capacidad de emprendimiento en las mujeres es innata. Las mujeres son

valientes, entusiastas, pujantes, berracas, sin miedo a los retos y desafíos. Así hay más posibilidades de cristalizar los sueños”.