Se multiplican los trastornos por comer sin ningún control

Por primera vez los psiquiatras los incluirán como una enfermedad mental real.

Hay una lista de trastornos que se multiplican en el mundo.

Archivo Portafolio.co

Hay una lista de trastornos que se multiplican en el mundo.

POR:
mayo 21 de 2013 - 12:26 a.m.
2013-05-21

Anorexia deportiva, bulimarexia, adelgazamiento masoquista, trastorno del comedor nocturno, atracones de alcohol, drunkorexia. Estos son ejemplos relacionados con los trastornos de la alimentación y que hoy se convierten en verdaderos enigmas, cada vez más numerosos y desconcertantes.

Para citar un caso, desde el Instituto de Obesidad (IOB) alertan sobre los riesgos de la ‘drunkorexia’ –del inglés ‘drunk’ (estar bebido) y por el sufijo ‘orexia’ (apetito)–, que mezcla la anorexia y el abuso de alcohol, y que se está extendiendo entre los jóvenes que reemplazan las calorías de la comida por las que aportan las bebidas, creyendo que así compensan las que no ingieren al dejar de comer.

Otro trastorno relacionado con la bebida es el binge drinking o atracón de alcohol, que “ocurre cuando un varón consume más de seis copas o una mujer más de cuatro, en menos de tres horas, para ponerse a tono”, señala el doctor Francisco Camarelles, de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc).

Especialistas de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai (Nueva York) han simulado su efecto en ratones de laboratorio encontrando “un mayor riesgo de diabetes tipo 2”.

Según la doctora Claudia Lindtner, directora del estudio, “el binge drinking induce al cuerpo a desarrollar resistencia a la insulina, que ocurre cuando las células no reaccionan al efecto de la hormona producida por el páncreas, provocando que el nivel de azúcar en sangre suba de forma descontrolada”.

Como estos, hay otra lista de trastornos que se multiplican, y preocupan tanto que, según la cadena BBC británica, entre los cambios más importantes que presenta la V edición del Manual de Diagnósticos y Estadísticas de Enfermedades Mentales (DSM-5), conocido como la ‘biblia de los psiquiatras’, y editado por la Asociación Psiquiátrica Estadounidense (APA), cuya publicación se conocerá en estos días, por primera se acredita la adicción a la comida como una enfermedad mental real.

También, el Instituto Tomás Pascual Sanz y la Fundación Instituto de Trastornos Alimentarios (Fita) en España han publicado un manual sobre los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) que incluyen desde las conocidas bulimia y anorexia hasta nuevas enfermedades muy complejas con riesgo de cronificación, “una situación cada vez más grave y difícil”, dice Antonio Villarino Ruiz, catedrático de Bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid.

ALGUNOS EJEMPLOS

Vigorexia. Obsesión por el ejercicio para aumentar la masa muscular, con ayuda de dietas restrictivas y suplementos.

Seudorexia. Deseo irresistible de comer o lamer sustancias no nutritivas como tierra, tiza, yeso y algodón.

Sadorexia. Procede de la anorexia, la bulimia y la ortorexia, y se combina con el maltrato corporal y métodos masoquistas.

Bulimarexia. Alterna negaciones a comer, típicas de la anorexia, con los atracones y las purgas, de la bulimia.

Síndrome del comedor nocturno. Ingieren de noche más del 25 % de las calorías que hay que consumir a diario.

Anorexia deportiva. La sufren personas que hacen mucho más ejercicio físico hasta agotarse, para quemar calorías.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido