Los niños de hoy, presos de la tecnología

Un estudio revela que el uso de medios digitales desplazó a las actividades al aire libre como la forma favorita de entretenerse.

Los niños se aislan en el mundo de la tecnología.

Fotolia

Los niños se aislan en el mundo de la tecnología.

POR:
mayo 13 de 2013 - 10:46 p.m.
2013-05-13

Aunque hasta hace pocos años la diversión infantil por excelencia consistía en salir a jugar con los amigos, parece que la tecnología está revaluando el concepto.

Así lo evidencia un estudio adelantado por Busch Gardens y divulgado por Mom Central Consulting, en el cual el 85 por ciento de las casi 900 madres consultadas expresa su preocupación, pues parece que ahora los gadgets desplazaron a los parques como formas de entretenimiento favorito para los menores.

“Como padres, recordamos cuando nuestras mamás nos abrían la puerta de la casa un día de verano y nos decían ‘ve a jugar afuera’, y uno disfrutaba del día al lado de sus amigos del barrio, en patines o inventando un nuevo juego”, aseguró Stacy DeBroff, fundadora y CEO de Mom Central Consulting.

“Tememos estar criando a nuestros hijos con una deficiencia en cuanto a la diversión al aire libre, ya que rara vez juegan afuera, a no ser que sea una actividad programada o tengan un entrenador con silbato y tablilla”, agregó la directiva.

Tanta es la preocupación, que el 68 por ciento de las consultadas dice que sus hijos pasan demasiado tiempo conectados y que el 44 por ciento de los menores prefiere enviar mensajes de texto a jugar kickball .

¿SALIDA FÁCIL?

Sin embargo, parece que no todo el problema está en manos de los menores y su relación con los vide-ojuegos, pues aunque el 93 por ciento de los niños dice que le gustaría poder divertirse en familia, las respuestas de sus madres apuntan a que la tecnología se convirtió en un modo práctico para mantener entretenidos a sus hijos.

En este sentido, hay un contraste pues aunque el 95 por ciento de estas mujeres señala que desearía poder divertirse con su familia, más de dos tercios siente que esta actividad se ubica después de las obligaciones cotidianas.

“Este estudio encontró que para las madres es ideal que su familia juegue al aire libre y disfruten de actividades relajadas y divertidas, pero lamentablemente se interponen en el camino obligaciones laborales y familiares tan sencillas como hacer las compras o transportar a los niños”, afirmó DeBroff.

Recuperar el juego, una tarea familiar Respecto a los sentimientos expresados por las madres en la citada encuesta, SeaWorld Parks & Entertainment recomienda que, en primer lugar, estas tomen un rol más activo, invitando a sus hijos a alejarse un poco de los videojuegos y divertirse afuera, estimulándolos a, por ejemplo, jugar un partido de fútbol con los vecinos del barrio.

Adicionalmente, dice que, dada la preocupación generalizada, “la unión hace la fuerza”. Por esta razón, recomienda asociarse con otras madres del mismo sector “para que los niños se desentiendan un poco del televisor y de las consolas de videojuegos, y salgan en búsqueda de un tesoro en el patio trasero, por ejemplo”. Finalmente, las invita a relajarse un poco y disfrutar la experiencia, tomándola como una actividad en pro de la unión de la familia y no una obligación.

PARA ESTAR UNIDOS

Otra conclusión de la encuesta apunta a que el 61 por ciento de las madres siente que jugar al aire libre como familia los acerca, y se siente culpable cuando no tienen tiempo para disfrutar de estas actividades; sin embargo, el 58 por ciento asegura que depende de las vacaciones para que los niños estén al aire libre.

Por esta razón, recomienda que las progenitoras intenten organizar pequeñas actividades cotidianas que fortalezcan a la vez los lazos con sus hijos. “Disfrutar de las horas de luz diurna permite cenar en el patio o, incluso, hacer un picnic improvisado. Otra opción es pasear al perro cada mañana durante el fin de semana”.

Además, dicen que también es útil organizar pequeñas escapadas para que los miembros del grupo tengan tiempo para desconectarse de sus obligaciones y reconectarse entre sí.

 

cribus@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido