Ocho mitos sobre los ultramillonarios

El 0,003 por ciento de la población mundial (199.235 personas) tiene en sus bolsillos cerca del 38 por ciento del PIB del planeta (27.770 billones de dólares). Sobre sus vidas se especula mucho pero, ¿qué es verdad y qué mentira?

Según la revista Forbes, Bill Gates es el hombre más rico del mundo.

Archivo Portafolio.co

Según la revista Forbes, Bill Gates es el hombre más rico del mundo.

Tendencias
POR:
julio 02 de 2014 - 07:20 p.m.
2014-07-02

En América Latina, 14.150 personas concentran 2.110 billones de dólares en sus cuentas bancarias, según un estudio de la firma Wealth-X de 2013 que, asegura, la influencia de estos personajes ha venido creciendo gracias a su participación en varios sectores: desde la industria del lujo hasta la filantropía.

Sus millones extienden un telón de misterio sobre sus vidas. Wealth-X se dio a la tarea de desmentir aquellos mitos que se han vuelto populares tratando de entender quiénes son estos personajes y cómo y porqué han podido acumular tanta riqueza.

1. LOS MILLONARIOS HEREDARON SUS FORTUNAS

Esta es una de las mentiras más populares. El 65 por ciento ha sido artífice de su economía boyante, 16 por ciento partió de su herencia para acumular su propia riqueza y el 19 por ciento ostenta una opulenta vida gracias al dinero que le dejaron sus familiares.

2. LA MAYORÍA DE ELLOS SON INVERSIONISTAS

Aunque es cierto que la industria bancaria, financiera y de inversión es la categoría individual más grande de millonarios que han hecho sus fortunas en ese sector, solo el 19 por ciento de esta población se dedica a estos fines.

3. TODOS LOS EMPRENDEDORES DEL SECTOR TECNOLÓGICO SON JÓVENES CON SUDADERA DE 20 AÑOS, DESERTORES DE LA UNIVERSIDAD

En realidad, la edad promedio de este sector poblacional es de 54 años y son personas con varios diplomas en sus repisas. Incluso, ellos solo representan el 4,1 por ciento de los millonarios en el mundo.

4. ‘PARA SER MILLONARIO, HAY QUE IR A HARVARD’

Aunque esta universidad es una de las instituciones que más alumnos ultramillonarios ha tenido en sus filas, en estos momentos solo un pequeño porcentaje de los millonarios del mundo recibió clases en sus instalaciones. De hecho, más de 27 mil ultramillonarios (13,6 por ciento de esta población) no proviene de universidades prestigiosas.

5. ELLOS SON INMUNES A LAS CRISIS

Estos periodos de tiempo afectan de manera distinta a cada uno, pero sus fortunas tienden a crecer o disminuir con facilidad de cara a las fluctuaciones en la economía global; incluso son más propensos que la clase media, pues suelen tener su dinero invertido en el mercado financiero, mientras que la población de un nivel económico medio suele apostarle a la finca raíz. Los millonarios disminuyeron en un 20 por ciento entre 2008 y 2009 (periodo de la más reciente crisis financiera).

Sin embargo, aunque sus riquezas se vean reducidas, sus patrones de consumo continúan siendo mucho más altos que en los demás.

6. LA RIQUEZA DE CHINA CRECE MÁS RÁPIDO QUE LA FORTUNA DEL RESTO DEL MUNDO

El último año, tanto los millonarios como la riqueza del segundo país en Asia que más personajes de esta clase hospeda, han disminuido.

Estados Unidos aun alberga tres veces la cantidad de billonarios que se encuentran en el gigante asiático y a los chinos les tomará más de 20 años para cambiar las cosas.

De hecho, el país que más aumentó el número de ultramillonarios en su país en el último año fue Pakistán, con 415 personas, 100 más que en 2012. Le siguen Nigeria, Sri Lanka y Kenia.

7. LOS RICOS NO APORTAN A LA SOCIEDAD

En promedio, los millonarios filantrópicos donan 25 millones de dólares a lo largo de su vida.

Sin embargo, se estima que solo la tercera parte ha donado al menos un millón de dólares, lo que es menos del uno por ciento del promedio de su patrimonio.

A pesar de esto, no se puede ignorar que sus prácticas contribuyen a la investigación y a la creación de empleo.

8. TODOS LOS MILLONARIOS VUELAN EN SU JET PRIVADO O TIENEN UN YATE

Wealth-X estima que solo alrededor del 20 por ciento (menos de 40 mil personas) pueden darse uno de esos lujos, aún muy exclusivos. La mayoría viaja en aviones comerciales; claro, en primera clase.