La oficina familiar, lo nuevo en administración

Delegue a un experto el manejo del patrimonio personal de los accionistas.

Estudios indican que en Colombia casi el 70 por ciento de las empresas son familiares.

Archivo Portafolioco

Estudios indican que en Colombia casi el 70 por ciento de las empresas son familiares.

POR:
junio 07 de 2014 - 12:51 a.m.
2014-06-07

Las empresas de familia tienen un nuevo concepto de administración: se trata de la oficina familiar.

¿En qué consiste? Es la creación de un área que se dedica de manera exclusiva a administrar el patrimonio de los miembros de una empresa familiar.

En realidad, en el mundo empresarial, las compañías de familia son casi siempre exitosas, pero eso no significa que sus integrantes sean buenos administradores de los recursos que reciben anualmente, correspondientes a las utilidades del conglomerado familiar.

En concepto de Andrea Cuomo, director para América Latina de Ultra High Net Worth Individual, de Credit Suisse, la oficina familiar tiene como objetivo administrar el patrimonio de los miembros de una empresa de familia, haciéndolo con tal eficiencia que incluso debe generar utilidades adicionales.

“Esta es un reflejo de la profesionalización de la empresa familiar, que va de la mano con las políticas internas de gobierno de familia plasmadas en protocolos, consejos y preparación de las nuevas generaciones.

Estudios indican que en Colombia casi el 70 por ciento de las empresas son familiares. De estas últimas algo más que el 30 por ciento sobrevive la segunda generación y solamente el 13 por ciento llega a la tercera generación.

Estas estadísticas son un reflejo de los grandes desafíos que enfrentan las familias cuando padres, hermanos e hijos conviven en la propiedad y la gestión de sus empresas. No en vano existe el mismo dicho popular en diferentes culturas y países; “Padre empresario, hijo millonario, nieto mendigo”.

“Nuestra reciente publicación La dinámica de la Oficina Familiar: Ruta Hacia una Gestión Exitosa de la Familia y el Patrimonio”, que se basa en un estudio llevado a cabo por Credit Suisse, de Ernst & Young y la Universidad de St. Gallen en Suiza, distingue entre oficina familiar individual, oficina multifamiliar y oficina familiar virtual.

Según Daniel Keller, representante del Credit Suisse Bank para Colombia, la oficina familiar individual, es una compañía privada que gestiona los aspectos financieros de una familia. Esta se ocupa de la administración del patrimonio financiero en su totalidad o parcial, de la gestión y seguimiento estructural o legal y de la planificación de sucesión.

La función de la oficina familiar nació con la asignación de ciertas tareas a un miembro de la familia con tiempo y capacidad técnica/intelectual.

Otras familias o patriarcas eligen un empleado quien se ha ganado la confianza de la familia por prestar sus servicios durante muchos años en forma leal y cumplidora, o delegan ciertas funciones a un asesor financiero.

El concepto de la entidad nueva y/o aparte nace del hecho que muchas familias han crecido en número de miembros (segunda y tercera generación), ha incrementado el patrimonio y ha habido una sofisticación de estructuras, procesos o mercados, incluso de los mercados financieros. El éxito y progreso resulta en una cierta institucionalización de las necesidades de las familias lo cual convierte a los miembros en instividuals, es decir, inversores individuales con tamaño institucional.

En este nuevo concepto, la delegación de confianza merece la máxima atención. “En muchos casos la primera persona encargada de la oficina familiar es la de confianza, bien sea o no del grupo familiar. Una vez que estén establecidas las funciones, reglas y procesos la oficina familiar, muchas veces se seleccionan candidatos con calificaciones técnicas que pueden generar un valor adicional. “Nosotros dividimos los servicios de una oficina familiar en cuatro bloques:

Planeación financiera, estrategia, gobierno y asesoría. Cada tema tiene subfunciones. Los servicios claves son los relacionados con la profesionalización del manejo de los activos y del manejo del riesgo”, agregan Cuomo y Keller.

ES CLAVE QUE LOS DUEÑOS DE UNA EMPRESA DEFINAN QUÉ SERVICIOS VAN A SER TERCERIZADOS A TRAVÉS DE LA OFICINA FAMILIAR.

Los costos de una oficina familiar dependen de su tamaño y de los servicios prestados, los cuales definen las familias según sus necesidades.

Si la oficina familiar es estructurada según las recomendaciones de los especialistas y como presentado en nuestro reciente estudio, una Oficina Familiar no genera costos sino valor y utilidades financieras para la familia.
 

Siga bajando para encontrar más contenido