Óscar Córdoba, el exarquero que mete goles en los negocios

El exjugador de la Selección Colombia cuenta cómo rompió el mito del futbolista pobre.

POR:
febrero 20 de 2014 - 01:38 p.m.
2014-02-20

Óscar Córdoba no es el exfutbolista habitual, el que está tranquilo en su casa jugando fútbol o golf con sus excompañeros de equipo los fines de semana, o frente a la caja registradora de un local comercial.

El exarquero de la Selección Colombia es lo que se conoce como un hombre de negocios, con sociedades e inversiones en diferentes sectores, que maneja su marca personal, ‘Óscar Córdoba’, como imagen de empresas, y que dicta charlas sobre liderazgo, trabajo en equipo y motivación.

Óscar pertenece a esa generación de futbolistas colombianos que rompió con esa especie de maldición que dictaba que la gran mayoría de los exjugadores a duras penas tenían para comer. De esa época de finales de los 80 y principios de los 90 del siglo pasado, de los jugadores que fueron a tres mundiales de fútbol, casi todos viven bien con negocios e inversiones.

Casi que la única excepción es Iván René Valenciano, quien, debido a los malos negocios de su padre y de él mismo y a problemas con el alcohol, perdió todo su dinero y ahora trabaja para sobrevivir.

Córdoba atribuye ese cambio de mentalidad al haber ido a trabajar fuera del país, haberse relacionado con otro tipo de profesionales y haber visto cómo los jugadores de otras partes del mundo ahorraban e invertían su dinero pensando en su futuro.

FUTURO DECIDIDO

Por esto, en diciembre del 2009, cuando jugó su último partido como profesional, su futuro ya estaba definido. Óscar venía preparando su retiro desde hacía cuatro años: cuando llegara el momento, se dedicaría a invertir lo que había ahorrado en su larga carrera como futbolista, y los negocios iban a ser la manera de ganar dinero y mantener el buen estilo de vida al que se había acostumbrado. La historia de muchos de los ídolos del pasado del fútbol colombiano no se iba a repetir, al menos con él.

Cuenta que, mientras preparaba su retiro del fútbol activo, también pensó en ser entrenador de arqueros o técnico, pero se dio cuenta de que no tenía capacidad para eso, de que no lo sentía, “de que no tenía la sangre, de que no lo sentía desde adentro, y para eso hay que sentir pasión”, como él mismo relata.

El exfutbolista colombiano afirma que haber tenido la oportunidad de jugar en países como Argentina, Turquía e Italia fue fundamental. “Allí me relacioné con otro entorno, con gente de otras profesiones, como abogados, contadores, arquitectos, ingenieros, inversionistas, facilitadores, y esos espacios de conocimiento te permiten ver más allá del fútbol; que hay otras posibilidades de inversión y de crecimiento”, agrega.

Afirma que hay dos elementos fundamentales por los cuales para los jugadores de su generación fue más sencillo asegurar sus futuros. El primero tiene que ver con que pudieron ir a trabajar al exterior. “Antes de Fausto (Asprilla) era difícil salir, no había un jugador que marcara la diferencia, que permitiera ver al jugador colombiano como bueno, de exportación. Eso llevaba a que a los que se quedaban en Colombia se les pagaba bien, pero no tenían oportunidad de tener un excedente para hacer inversiones y vivir cómodamente”, aclara.

Otra de las razones radicó en que, para esa generación de futbolistas, los ingresos eran muy buenos, lo que les permitió tener ahorros para invertir.

ADQUIRIENDO EXPERIENCIA

En su trabajo con técnicos de la categoría de Carlos Bianchi y Vicente del Bosque, entre las cosas que aprendió fue la de planificar a largo plazo. Por esto, cuando le proponen un negocio, que son muchos, primero analiza si tiene conocimiento de la materia, y si no, se asesora para poder tomar el riesgo de hacer la inversión, todo con la certeza de ganar experiencia, lo que considera “un proceso de aprendizaje necesario”.

Afirma que ya aprendió que entrar a un negocio, tal como la posición de portero, es complicado, y que hay que estar preparado porque algunas veces le meten goles. “Eso sucede mientras que uno aprende y entiende cuáles son las variables del negocio, pero lo más importante es la experiencia que se adquiere”, sostiene.

Óscar es organizado: normalmente se reúne con sus socios cada seis meses para analizar los negocios, aunque recibe informes periódicos y, cuando la ocasión lo amerita, realiza reuniones inmediatas.

LA LECCIÓN DE DEL BOSQUE

La última gran lección para la vida se la dio Vicente del Bosque, el técnico español campeón del mundo y de Europa con la selección de su país, quien le enseñó que el principal activo de un deportista es él mismo. “Una vez en Turquía, un compañero abrió una tienda de muebles, fuimos a visitarlo y a apoyarlo para un tema de prensa, y Vicente le dijo: ‘Hombre, qué buen negocio, pero el mejor negocio que tienes eres tú’. Y le entendí claramente: tu mejor negocio eres tú, tu mejor empresa eres tú, con tu nombre y tu personalidad”, relata.

Por esto, cuando regresó a Colombia, decidió que tenía que explotar la marca ‘Óscar Córdoba’ y para ello tenía que seguir cuidando su imagen tanto personal como física. Todos los días hace ejercicio, se alimenta bien, lee y lleva una vida alejada de lo que se pueda convertir en un escándalo. Casi la misma disciplina que cuando era jugador profesional.

Cuenta que cuando va a reuniones sociales se mide en los tragos, no maneja y, a pesar de su carácter calmado, siempre está pendiente de su comportamiento. “Todo para ser consecuente con la responsabilidad que me han dado las empresas que confían en mí”, añade. Actualmente es la imagen de empresas como BBVA, Arden for Men, Samsung, Herbalife y Claro.

Tanto cuida su imagen que en el seriado sobre la Selección Colombia, recientemente emitido por televisión, era uno de los protagonistas, pero decidió que no aparecería cuando en los libretos leyó que tenía una relación de infidelidad con una bastonera de un equipo de fútbol. “A pesar de la muy buena plata que eso representaba, preferí sacarlo de la serie”, cuenta.

LAS CONFERENCIAS

Las charlas las prepara a partir de sus vivencias como futbolista y de libros que ha leído sobre los temas que trata. Los más solicitados son el 5-0 de que la selección le propinó a Argentina en 1993, los 7 goles que le metió Santa Fe en un clásico y su debut con Millonarios, en 1991, y su experiencia de jugar en otros países y en los mundiales.

Del 5-0 le cuenta a la gente que hay que estar preparados para el triunfo y la derrota y que todo eso es pasajero. Cuando llegamos de Argentina éramos los héroes y cuando perdimos en Estados Unidos fuimos aborrecidos.

Del 7-3 relata cómo las cuestiones ajenas al ejercicio exclusivo de la profesión y no estar totalmente concentrados afectan el rendimiento. “Tuve muchos problemas en la negociación. Se disgustó el presidente del equipo, me disgusté yo. Me sentí maltratado, a la semana fue el partido y no estaba del todo concentrado”, relata.

Actualmente está leyendo el libro del exfutbolista y exentrenador Jorge Valdano Los 11 poderes del líder, el cual va aplicando a su vida en los negocios como a las charlas que realiza, las cuales se han multiplicado este año debido a la fiebre mundialista que vive el país.

Óscar piensa que el futbolista colombiano de hoy no es muy diferente del de generaciones atrás: tiene los mismos inconvenientes, es de estratos sociales muy bajos que tiene la oportunidad de escalar socialmente, pero falla porque no se preocupa por mejorar su entorno y se estanca. Por esto les recomienda salir al exterior, asesorarse bien y leer, porque la lectura da conocimiento, “te abre las puertas, te pone más analítico”.

Colombia en el Mundial

LA SELECCIÓN SIN FALCAO

“Me parece que tenemos un buen equipo. Falcao ha sido muy importante, pero la selección va más allá de él. Tienen que hacerse ajustes. Cuando uno analiza: nos convirtieron goles, convertimos muchos goles, pero también a quién; al Mundial van las mejores selecciones del mundo. Y tener siempre presente que se puede ganar, perder o empatar.”

Sobre quién podría ser el sucesor de Falcao en caso de que no alcance a llegar, afirma que debe ser Jackson Martínez, que es quien ha estado al pie del proceso y ha sido convocado casi siempre por el técnico.

PEDRO VARGAS NÚÑEZ
SUBEDITOR DE PORTAFOLIO

Siga bajando para encontrar más contenido