Peng Liyuan, el ascenso de la nueva ‘primera dama’ de China

Dadas las reticencias históricas, es difícil que asuma un rol de mujer políticamente activa, pero es probable que se convierta en una primera dama al estilo occidental... con características chinas.

Peng Liyuan, el ascenso de la nueva ‘primera dama’ de China

EFE

Peng Liyuan, el ascenso de la nueva ‘primera dama’ de China

POR:
marzo 21 de 2014 - 11:48 p.m.
2014-03-21

Con su papel de anfitriona esta semana de la cónyuge del presidente de EE.UU., Michelle Obama, la esposa del presidente Xi Jinping, Peng Liyuan, se convierte cada vez más en una “primera dama” al estilo occidental, un papel sin precedentes en China.

Ambas visitaron una escuela de educación secundaria en Pekín, donde asistieron a una clase de robótica; participaron en una actividad de caligrafía tradicional china y continuaron la visita con un recorrido por la Ciudad Prohibida. El encuentro entre ambas fue acogido con regocijo entre la prensa oficial china. El diario oficial “China Daily” dedicó un amplio reportaje a las “estilosas primeras damas”, en las que compara fotos de los atuendos a su juicio más acertados de Peng y Obama.

En China, la figura de la “primera dama” al estilo occidental de Peng Liyuan carece de precedentes, y la tradición considera en general a las mujeres poderosas como una señal de decadencia en la dinastía o el régimen.

Así ocurrió con mujeres como la emperatriz Cixi (1835-1908) o la que hasta ahora ha sido la única mujer que ha ocupado un verdadero papel de “primera dama”: Song Meiling (1898-2003), la esposa de Chiang Kai-shek, el líder nacionalista que gobernó el país hasta el triunfo de la revolución comunista en 1949.

Song, educada en Estados Unidos, desempeñó un importante papel en la política china durante el mandato de su marido y durante la Segunda Guerra Mundial recorrió EE. UU. en varias ocasiones para recabar ayuda para el esfuerzo bélico de su gobierno.

La esposa del “Gran Timonel” Mao Zedong, Jiang Qing, contribuyó por su parte a perpetuar el mito de las mujeres poderosas pero malvadas y perjudiciales para su pueblo, debido a su papel en la Revolución Cultural (1966-1976) y sus intentos de perpetuarse en el poder tras la muerte de su marido.

Las mujeres de los líderes posteriores, desde Deng Xiaoping a Hu Jintao, se mantuvieron en un muy discreto segundo plano, hasta el punto de apenas figurar en las visitas de Estado de sus maridos. Pero una China que aspira a ocupar un papel más relevante en la comunidad global es consciente del rol de embajadora que puede desempeñar una primera dama con proyección internacional. Y Peng cuenta con todos los factores para serlo.

Y, en línea con las actividades que han acometido otras primeras damas en el mundo, se ha convertido en una embajadora de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en defensa de las víctimas del sida. Aun así, sus comparecencias en público dentro de China han sido hasta ahora muy limitadas.

Dadas las reticencias históricas que existen en el país, es difícil que Peng asuma un papel de mujer políticamente activa, pero sí es probable que se convierta en una primera dama al estilo occidental... con características chinas.

MÁS ACTIVA EN EL EXTERIOR QUE EN CHINA

Bella y elegante, Peng ya acompañó a Xi durante su primer viaje al extranjero, a Rusia y África, y acaparó elogios por su sentido de la moda. Dio a conocer internacionalmente a su diseñadora favorita, Ma Ke, y los bolsos que lució durante aquel viaje se agotaron rápidamente en las tiendas y fueron ampliamente copiados ante la demanda de las mujeres chinas. En viajes posteriores, como el que Xi Jinping y ella hicieron a América Latina el año pasado, Peng mantuvo asimismo una activa agenda de visitas, muy diferente de la de sus predecesoras. Aun así, sus comparecencias en público dentro de China han sido hasta ahora muy limitadas y ya había reducido enormemente su papel como cantante desde que su marido comenzó a perfilarse como el posible nuevo presidente chino.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido