Gobierno boliviano y Lamia señalan que avión y los pilotos cumplían normas

La aeronave tenía todas las reglas de vuelo autorizadas, la aeronavegabilidad aprobada y los permisos. Tripulantes estaban con sus licencias en orden.

Lamia

La aerolínea Lamia señala que el avión cumplía con los permisos y revisiones respectivas para volar sin contratiempos. Murieron 71 personas.

EFE

Tendencias
POR:
efe
noviembre 29 de 2016 - 04:10 p.m.
2016-11-29

El Gobierno de Bolivia y la aerolínea boliviana Lamia cerraron filas para defender que la aeronave que se estrelló en Colombia causando 71 muertes, y la tripulación que estaba a cargo cumplían con las normas de seguridad para el viaje.

El accidente terminó con la vida de casi todos los jugadores de la plantilla del equipo brasileño Chapecoense, que viajaba a Colombia para jugar la primera final de la Copa Suramericana ante el Atlético Nacional, con la de varios dirigentes, periodistas brasileños y con la de siete de los nueve tripulantes bolivianos.

El avión, con 77 personas a bordo, partió la noche del lunes desde el aeropuerto de Viru Viru en la ciudad de Santa Cruz con destino a la ciudad colombiana de Medellín, cerca de donde se estrelló.

Lea: Hallan las cajas negras del avión siniestrado en las montañas de Antioquia

El equipo llegó a la capital cruceña desde Sao Paulo en un vuelo de la aerolínea estatal Boliviana de Aviación (BoA), según confirmó esta compañía en un comunicado donde expresa sus condolencias.

El director general de la Aeronáutica Civil (DGAC) de Bolivia, César Varela, que depende del Ministerio de Obras Públicas y Servicios, subrayó hoy que la nave despegó la noche del lunes de la terminal cruceña "en perfectas condiciones". "Nosotros hemos visto que la aeronave tenía todas las reglas de vuelo autorizadas, la aeronavegabilidad aprobada, los permisos de salida de Bolivia, los permisos de entrada a
Colombia y los tripulantes estaba con sus licencias en orden", dijo Varela.

Lea: Accidente de avión de Lamia deja 71 muertos en Colombia, principalmente jugadores de Chapecoense
 

A preguntas de los periodistas sobre los posibles defectos en la aeronave, un Avro Regional RJ85, o problemas de combustible, el funcionario fue enfático en rechazar fallos en el control. No obstante, las autoridades bolivianas han enviado una misión técnica de la DGAC a Medellín para ponerse a disposición de las autoridades colombianas para hacer las investigaciones.

Aunque la aerolínea operaba desde hace más de un año con sede en Bolivia, solo los equipos de fútbol sabían de sus servicios de vuelos fletados, al haber encontrado en ellos una veta de negocios.

La compañía contaba ahora con un solo avión operativo -el que resultó siniestrado- y tiene dos en revisión. La empresa nació en Venezuela, "pero ahora es toda boliviana", dijo hoy el director general de la compañía, Gustavo Vargas.

Vargas dijo a Efe que el avión había pasado todas las revisiones y que el piloto y el copiloto "estaban certificados en Suiza" y habían superado "dentro del margen" los controles semestrales.

Según el director de la compañía, "la aeronave en funcionamiento había pasado todos los controles de la autoridad boliviana" y cada cada vez que hubo una reparación recibieron "el visto bueno" y no habían tenido "ni incidentes ni accidentes".

El piloto de la aeronave Miguel Quiroga, un exmiembro de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), era uno de los socios de la empresa, que trabajó en Venezuela antes de fundar la compañía en Bolivia.

Lea: La historia de Lamia, la aerolínea accidentada con jugadores del Chapecoense


Quiroga era el yerno del exsenador opositor boliviano asilado en Brasil, Roger Pinto, y deja una viuda, un hijo varón de 13 años, una niña de 9 y otra de tres meses. En medio de la tragedia, dos tripulantes bolivianos sobrevivieron al accidente, la auxiliar de vuelo Ximena Suárez y el técnico de la aeronave Erwin Tumiri.

Además, salvaron la vida los futbolistas Jackson Follman, Alan Ruschel y Helio Neto, y el periodista brasileño Rafael Valmorbida, según la lista facilitada por la Aeronáutica Civil de Colombia.

Una de las fallecidas es la auxiliar de vuelo Sisy Arias, hija y hermana de dos reconocidos periodistas bolivianos, Jorge y Junior, respectivamente, que hoy partieron hacia Medellín para hacer los trámites de la repatriación.

El presidente boliviano, Evo Morales, expresó en un mensaje de Twitter sus condolencias a los familiares de los 71 fallecidos en el accidente aéreo, mientras participaba en La Habana en los homenajes por la muerte del líder cubano Fidel Castro.

"Nuestra solidaridad y condolencias a familias que perdieron seres queridos en accidente aéreo en Colombia. La familia deportiva está de luto" dijo el mandatario en esa red social.