Pólizas de seguros: El beneficio de leer para conocer

Por lo general, un contrato de hogar ampara entre 70 y 80 artículos y/o bienes.

En el contrato se detallan los derechos y servicios de los asegurados.

Archivo Portafolio.co

En el contrato se detallan los derechos y servicios de los asegurados.

POR:
septiembre 04 de 2013 - 12:09 a.m.
2013-09-04

La primera recomendación que cualquier asesor de seguros le haría a una persona que decide comprar una póliza es que lea detenidamente las condiciones del contrato.

La razón, allí están claros los derechos y los deberes establecidos entre el asegurador y el asegurado. Esta sugerencia tiene como objetivo principal hacer que el tomador de la póliza no solamente conozca las exclusiones, sino las coberturas, pues en muchos casos el beneficiario desconoce todos los servicios a los que tiene derecho, porque se concentra en las exclusiones.

Portafolio revisó varias de las pólizas más comunes del mercado, y concluyó que a los consumidores no solamente les conviene leer los contratos para conocer las restricciones, sino para enterarse de los beneficios.

De acuerdo con los resultados del trabajo realizado por Portafolio, aunque los nombres de las pólizas se concentran en aspectos globales como seguros de vida, hogar, crédito, vehículo y exequial, entre otros; la lista de beneficios es larga.

Es más, debido a la competencia en el mercado, las firmas aseguradoras han optado por adicionar servicios a los diferentes tipos de seguros, lo que les permite atraer a nuevos clientes.

Por ejemplo, muy pocas personas saben que las pólizas integrales para el hogar, además de amparar daños y perjuicios ocasionados por incendio, inundación, huracán, asonada huelgas, entre otros riesgos, también cubren los daños de alimentos refrigerados y hasta responsabilidad civil extracontractual de los dependientes de una familia, tales como choferes, empleados domésticos y jardineros. Incluso, en este paquete hay empresas que ofrecen cobertura en caso de pérdida de mascotas.

La mayoría de quienes tienen un seguro de hogar vigente no sabe que esta ampara entre 70 y 80 artículos que van desde electrodomésticos, prendas de vestir, elementos de decoración, joyas, instrumentos musicales y muebles, hasta casos de robo de las bicicletas de propiedad de los miembros de la familia del tomador del seguro.

Pero hay muchos otros derechos desconocidos por los beneficiarios de las pólizas, debido a que el asegurado no lee las condiciones del contrato firmado.
Por ejemplo, es común que quien adquiera un seguro de vehículo contra todo riesgo, dispone del servicio de ‘ángel conductor’ cuando decide tomar licor y debe movilizarse en su carro. Sin embargo, el beneficiario no lo sabe.

En este tipo de cobertura, muchos de los asegurados tampoco están enterados de que estas cubren necesidades de grúa, carro taller y suministro de un auto de reemplazo durante el periodo en el que el vehículo siniestrado esté en reparación.

Pero hay otros servicios adicionales en la póliza de autos: despinchada, desvarada por gasolina, servicio de cerrajería, reiniciación de batería, asesoría jurídica, transporte y custodia de vehículo, traslado de repuestos para desvarada, informe del estado de las carreteras, y asistencia médica.

“Considero que en estos casos también hay responsabilidad de las empresas aseguradoras, y especialmente de los asesores, pues ellos deberían contactar con alguna frecuencia a sus clientes para recordarles cuáles son los beneficios, y no solamente para informarles que la factura venció o está por vencer”, sostiene Juan Gabriel Guzmán, experto en el tema.

OPCIONES PARA TODOS LOS INGRESOS

Aunque en el mundo de los seguros no se puede hablar del surgimiento de una nueva generación de pólizas, lo que sí está claro es que hay un nicho de mercado de gran po- tencial.

Se trata de los microseguros.

En la actualidad, las compañías del sector han diseñado di- versos planes que se ajustan no solamente a las necesidades de cobertura de familias más pobres, sino que sus costos han sido adaptados a la capacidad económica de este nicho poblacional, hasta el punto de que hay seguros cuyas primas no superan los 3.000 pesos mensuales.

Según Fasecolda, la masificación de este tipo de coberturas empieza por la tarea de hacer más cercanos y tangibles los seguros ante los consumidores, y hacia aquellas personas que creen que los seguros son un gasto y no una inversión.

edmtov@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido