Posgrados en la región, mercado en ágil desarrollo

La educación es hoy un segmento económico que genera recursos escalonados, que llegan a las instituciones de formación, los profesionales y, además, fomentan el crecimiento de las economías.

Tendencias
POR:
octubre 27 de 2012 - 12:10 a.m.
2012-10-27

Si se parte del hecho de que la educación es la base del progreso de toda sociedad, el aumentar el nivel de esa formación no supone menos que un avance en materia tecnológica de industrialización y desarrollo sin límites.

Es por eso que hoy por hoy, y más en un mundo cambiante y globalizado, tener al frente de la dirección y gerencia de las compañías al mejor equipo profesional es la clave para alcanzar, con seguridad indiscutible, las metas corporativas más altas.

“Los países desean tener: crecimiento económico y aumento de la producción, pero que ese sea un medio para lograr el desarrollo económico-social.

Es indispensable el crecimiento, pero no es suficiente, entonces, el nexo fundamental entre crecimiento económico y desarrollo es el empleo, es decir,que el crecimiento que jalona mucho el empleo, que hace descender notablemente las cuotas de desempleo, es el tipo de crecimiento es en el que los gobiernos están verdaderamente interesados”, sostiene Giovanni E. Reyes, Ph.D. de las universidades de Pittsburg/Harvard, director de Gestión Curricular y Profesor Asociado de Carrera en la Facultad de Administración de la Universidad del Rosario de Colombia.

Ahora bien, si se quiere entender a partir de la educación de alto nivel, posgradual, como lo son los Master, MBA y doctorados, es preciso definir cómo los países de mayor desarrollo han logrado llegar a la cima de su estabilidad económica, cómo los gobiernos y las administraciones han logrado disminuir los índices de desempleo, logrando objetivos de crecimiento e igualdad social.

“En todas las sociedades, y para generar una situación que fomente el crecimiento del empleo, que es lo que hace que los países tengan mayor potencialidad, se presentan seis factores, entre los cuales, por supuesto, existe la capacitación.

Uno es la estabilidad política del país; segundo, la estabilidad macroeconómica que pueda tener; tercero, la cultura de servicio, de esfuerzo y trabajo que presente esa sociedad. Cuarto, la infraestructura física con que cuenta el país; carreteras, puestos, vías; quinto, el estado de derecho y las instituciones, y un sexto componente, la capacitación del recurso humano”.

Por ello, para expertos, gobiernos y organismos educativos y de formación, resulta tan importante fomentar los mejores y más altos niveles de educación que promuevan la creación de empresas sólidas, con productos de calidad y valor agregado, organizaciones bien dirigidas que posean objetivos claros de internacionalización y apertura de mercados.

LOS COLOMBIANOS, MÁS ESPECIALIZADOS

No se conciben empresas exitosas sin profesionales exitosos.

Es así que los MBA, los master y los doctorados son una pauta sustancial para hacer crecer las compañías y, en lo personal, para ser competitivos en un mercado laboral que está a la caza constante de los mejores.

ESTUDIAR AFUERA DA EXPERIENCIA

Según estadísticas, los profesionales colombianos están entre los que más se preocupan por su preparación académica.

En el período 2001-2010, una quinta parte de los títulos avalados por el Mineducación (22 %) correspondió a programas de posgrados (especializaciones, maestrías y doctorados).

A pesar del buen nivel de las instituciones en Colombia, una persona que logra realizar un posgrado en el exterior agrega valor a su currículo internacional y adquiere experiencias de otros países que le pueden aportar a su desempeño local.

MÁS ESCUELAS DE NEGOCIOS LLEGAN AL PAÍS

Colombia se lleva cerca del 50 % de las inscripciones en programas de maestrías que se dictan en América Latina.

Para muchas de las escuelas de negocios más importantes del mundo, el mercado latinoamericano y, en especial, el de Colombia, se han vuelto tierra fértil para lograr nuevos y cada vez más especializados programas en maestrías, MBA o doctorados diseñados pensando en el tipo de países y sociedades donde serán aplicados. Así lo explica Alberto Isusi, CEO de Esden, Escuela Superior de Negocios y Tecnologías, de España, que abrió sede en Bogotá y Lima, con una oferta en maestrías cuyo fuerte es el medio ‘online’, iniciando con dos programas: Marketing Digital y Projet Management, que, además, permite que la parte presencial del curso se tome en cada país sede, pero con la planta de docentes internacional que los dictan, como si estuvieran en España y sus sedes europeas.

“La gran demanda de estudiantes colombianos en nuestros programas hizo que vieramos la importancia del mercado latinoamericano y colombiano, en el que, particularmente, los profesionales de este país elegían, en el primero y segundo lugar, a España para tomar sus maestrías”.

Resulta importante establecer el número de escuelas de negocios de la región.

Por ejemplo, en Cladea, Consejo Latinoamericano de Escuelas de Administración, se cuentan 182 instituciones afiliadas, con operación tanto en A. Latina, como Oceanía y Europa.

Por otra parte, el nivel de los profesionales y de sus universidades se destaca en otros ranking.

Hoy, seis de las almas máter de mayor prestigio en Latinoamérica y El Caribe están en Colombia.

‘LA GUERRA POR EL TALENTO’ SE VIVE DESDE LAS AULAS

Los profesionales colombianos buscan siempre ampliar sus horizontes posgraduales. Un 60 por ciento lo hacen de manera presencial y en un 40 por ciento de forma ‘online’ o semipresencial, trando de ubicarse en una posición competitiva en los móviles mercados laborales locales, que han entrado en una ‘guerra desmedida por el talento’, lo que le da un margen de expansión diferente al segmento empresarial e industrial.

Astrid López Arias

Redacción Economía y Negocios