Producen un ‘cuero’ de res con celulosa de té

Investigadores de la Universidad de Iowa le apuestan a crear ropa sustentable, sin perder el estilo de la moda.

La profesora Young-A Lee, de la Universidad Estatal de Iowa, presenta los productos.

La profesora Young-A Lee, de la Universidad Estatal de Iowa, presenta los productos.

Tendencias
POR:
Portafolio
mayo 01 de 2016 - 03:27 p.m.
2016-05-01

Apartándose de los procesos tradicionales en la industria de textiles y cueros, intensivos en el uso de productos químicos, investigadores de la Universidad de Iowa dan sus primeros pasos en la era de las confecciones sustentables, diseñando prendas de vestir con derivados vegetales.

Como nuevo aporte a esa corriente, un grupo de trabajo liderado por la profesora Young-A Lee, del Departamento de Gerencia de Diseño de Textiles y Confecciones de la Universidad Estatal de Iowa, ha logrado obtener un material similar al cuero, con base en celulosa derivada de la planta del té, en combinación con levaduras y bacterias de vinagre y azúcar.

La película gelatinosa es conocida como SCOBY, también utilizada en la fabricación de tejidos para usos médicos, al igual que en algunos campos de alimentos y cosméticos. El proceso de secado de las fibras obtenidas dura entre tres y cuatro semanas, hasta lograr una apariencia muy similar al cuero de res. Así lo pudieron comprobar mediante encuestas que hicieron con distintos tipos de consumidores, una vez terminadas las prendas, entre las que se cuentan, bolsos, chaquetas y zapatos.

Su principal cualidad es que se trata de un material ciento por ciento biodegradable, sostuvo la profesora Lee, quien ha contado en sus recientes investigaciones con el respaldo de la Agencia Ambiental de los Estados Unidos (EPA). El trabajo partió de la necesidad de buscar alternativas al manejo de las millones de toneladas de ropa, que llegan a diario a los basureros, ya de por si atiborrados de productos que afectan el ambiente. “Nuestro objetivo central es crear materiales que puedan ser regenerados y reutilizados, en medio de un proceso en donde deben participar no solamente diseñadores y fabricantes, sino los propios consumidores, que son en últimas quienes acogen o no una tendencia, en la medida que se sientan confortables”, señaló Lee.

En pruebas


Frente a productos excesivamente tóxicos como los utilizados en las tintorerías y curtiembres, los investigadores usaron para colorear sus imitaciones de cuero, sustancias provenientes del café y las cascaras de la cebolla roja y amarilla.

La profesora Lee, destacada por sus tempranos aportes a la investigación científica, explica que ese tipo de material requiere de todas formas algunos perfeccionamientos, ya que es susceptible de absorber la humedad del ambiente, que lo puede volver más blando.

En respuesta a Portafolio, Lee, explicó que la vida útil de este material y las posibilidades que brinda, por ejemplo, para ser mezclado con otro tipo de fibras, son aspectos que todavía están en investigación. Se han hecho pruebas con nanopartículas y fibras de algodón, en cuestiones como la flexibilidad.

Por lo pronto, el material puede ser usado en la elaboración de artículos que no tengan frecuente exposición al clima, como billeteras y otros artículos caseros.

Germán Duque Ayala
Miami