Si pudieran elegir, colombianos prefieren un hombre de jefe

Una encuesta de Adecco Colombia entre 600 trabajadores de todo el país reveló una marcada preferencia de 61,5 por ciento, frente al líder que quieren en sus trabajos. Vea más detalles de este estudio.

Los colombianos prefieren el estilo de liderazgo de los hombres.

Archivo / Portafolio

Los colombianos prefieren el estilo de liderazgo de los hombres.

Tendencias
POR:
julio 07 de 2015 - 08:38 p.m.
2015-07-07

Si pudieran elegir, los colombianos preferirían jefes hombres. Entre otras razones porque, aseguran, que las mujeres son más “mandonas”, menos competitivas y más emocionales. Si se tratara de elegir compañeros de trabajo en el mismo nivel, también preferirían hombres.

Una encuesta realizada por la multinacional líder en soluciones de Recursos Humanos, Adecco Colombia, destacó la preferencia de los colombianos por tener jefes hombres, si tuvieran la posibilidad de elegir a su cabeza de equipo.

La encuesta, realizada a 600 trabajadores de todo el país, destacó que el 61,5 % de los colombianos consultados prefiere tener un jefe hombre, a quienes les atribuyen características destacadas como el liderazgo (45 %), la competitividad (31 %), la organización (9 %) y la responsabilidad y el lado humano con un porcentaje compartido del 7 %.

Dentro de las características menos destacadas, los hombres fueron calificados como emocionales por el 2 % de las personas.

ELLAS TIENEN LO SUYO

Sin embargo, el estudio de Adecco también reveló las características que identifican los colombianos cuando las mujeres se desempeñan como jefes de equipo, entre las que se destacan: la organización (34 %), el liderazgo (22 %), el lado humano (17 %) y la emocionalidad junto con la responsabilidad (10 %).

Según las personas sondeadas en la encuesta, la competitividad es la característica que menos se percibe en las mujeres (7 por ciento).

Sobre ese resultado, Camilo Rico, Consultor Estratégico de Adecco Colombia, analizó que “Este aspecto puede ser resaltado como algo positivo, ya que las mujeres tienen una tendencia a la cooperación y a la camaradería, más que a la competencia. La esencia del liderazgo femenino es la colaboración, la unión, la sensibilidad, y la capacidad de reconocer el valor de cada uno, así como escuchar y preservar vínculos. Sin embargo, en el mundo laboral donde cada vez es más evidente la competencia, la mujer ha asumido un rol opuesto. De allí la necesidad de que las mujeres se vuelvan a reconectar con su esencia para generar cambios y transformaciones a niveles mayores. Se trata de rescatar la diferencia que hay entre ambos y ser complementarios”.

¿QUIÉNES MANDAN MEJOR?

Al cuestionar si se considera que un jefe es más “mandón” cuando es hombre o mujer, la consulta reveló que el 66,2 % de los encuestados piensa que son las mujeres más “mandonas”, frente a un 33,8 % que considera que son ellos quienes cumplen con esta condición.

Según Rico “Esta percepción demuestra que la inserción de las mujeres en el mundo laboral desde el siglo pasado, se da a partir de la asunción de un liderazgo masculino, centrados en la supervisión, el control y la unidireccionalidad de las órdenes. Además, esta percepción nos abre la puerta al presente y el futuro del mundo laboral: Diseñar organizaciones que tengan en cuenta los atributos femeninos, que tengan en cuenta el rol de la mujer en la familia y la sociedad, y que sean flexibles, incluso redefiniendo los modelos de liderazgo actuales”.

¿Y COMPAÑEROS DE TRABAJO?

A la hora de preferir compañeros al mismo nivel, los encuestados manifestaron tener preferencia por los hombres (57 %) frente a las mujeres (43 %).

En cuanto a las relaciones laborales, el muestreo registró que los hombres tienen nivel de credibilidad muy similar (53 %) frente a las mujeres (47 %), aunque demostró que ellos son más permisivos (62 %) que las jefes mujeres (38 %).

Para finalizar, el Consultor Estratégico de Adecco Colombia concluyó que “Este estudio demuestra la necesidad de complementar los modelos de liderazgo femenino y masculino, ya que los equipos altamente efectivos son aquellos capaces de tener personas con estas dos habilidades, o competencias complementarias, aprovechando la diversidad como su mayor ventaja competitiva. Es decir, lo fundamental es que los dos estilos de liderazgo se complementen, independiente del género, pues dependiendo de las situaciones y retos laborales puede ser más efectivo uno que otro”.