¿Quiere tener un estilo de vida saludable?

La idea es comer balanceado y caminar o montar en bicicleta, entre otras cosas. Basta perder de 5 a 10 % del peso para bajar riesgo cardiaco.

El control de la talla no es solo cuestión de estética, sino de bienestar.

Archivo particular

El control de la talla no es solo cuestión de estética, sino de bienestar.

Tendencias
POR:
marzo 14 de 2015 - 05:06 a.m.
2015-03-14

Un estilo de vida saludable consiste en la creación de una serie de costumbres y las costumbres no son más que hábitos al realizar cierto tipo de acciones de manera repetitiva. En este sentido, los medios masivos de comunicación han facilitado que aspectos como la ecología, beber agua, hacer ejercicio y consumir más fibra queden en la mente de los ciudadanos.

“La obesidad es un problema mundial creciente, al punto que se considera una epidemia global. El sobrepeso y la obesidad generan múltiples complicaciones de salud. Se puede asegurar que todos los órganos son afectados por esta alteración, bien por exceso de carga mecánica sobre el sistema músculo-esquelético, o por alteraciones metabólicas, entre otras”, asegura Ana María Castillo, subgerente del Grupo de Gestión del Riesgo en salud de Colsanitas. Además, los pacientes con obesidad mórbida tienen el doble de riesgo de muerte prematura.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente cerca del 30 % de la población sufre de alteraciones relacionadas con la obesidad. Más de 1.600 millones de personas adultas mayores de 15 años tienen sobrepeso y, de ellas, al menos 400 millones son obesas. En Colombia, dice la encuesta ENSIN del Ministerio de la Protección Social, uno de cada dos adultos presenta exceso de peso y las cifras aumentaron en los últimos cinco años en 5,3 %, sin desconocer que este problema es mayor en las mujeres que en los hombres.

PEQUEÑOS CAMBIOS

La Asociación Colombiana de Endocrinología afirma que con pequeñas pérdidas de peso en el rango de 5 a 10 % del peso inicial, es suficiente para reducir la posibilidad de eventos cardiacos y disminuir en 58 % el riesgo de desarrollar diabetes. Una de las salidas es comer saludable. Pero ¿qué significa esto?

Se puede decir que comer saludable radica en preferir los cereales integrales (pan, galletas, arroz o pasta), consumir menos sal, azúcar y grasas saturadas; no hacerles el feo a los lácteos, incluir al menos cinco porciones de frutas al día y comer toda la ensalada que se pueda.

De lo que se trata es de intentar recuperar las viejas costumbres, como la predilección por los alimentos de la granja, ahora muy elegantemente llamados orgánicos, o sacar un poco de tiempo para caminar por los senderos que antes eran una verdadera necesidad, cosas que se pueden hacer con las ventajas que ofrece la vida moderna, como montar en bicicleta sin moverse de casa, tener vegetales sin necesidad de preparar la huerta todo el año, conservar la figura con productos bajos en grasa y ayudarle al organismo con alimentos fortificados y enriquecidos.

MALES ASOCIADOS

Los índices de sobrepeso y obesidad en Hispanoamérica crecieron cerca de 40% entre el 2002 y el 2010. Casi la mitad de los pacientes obesos sufren de hipertensión arterial y cerca del 90% de los individuos con diabetes son obesos. La mayoría de veces los kilos de más se acompañan de colesterol y triglicéridos altos y un buen número de personas obesas mueren por patologías cardiovasculares, indica Castillo.

Los especialistas recomiendan hábitos como: no fumar, limitar el alcohol, tener sexo seguro y manejar el estrés.