Quiropráctica: una forma natural de aliviar el dolor

Esta técnica trata toda la columna vertebral, que tiene una conexión con el sistema nervioso, por lo que sus beneficios repercuten en todo el organismo.

La quiropráctica no se contenta con aliviar el dolor sino que busca y trata el origen del problema.

Archivo particular

La quiropráctica no se contenta con aliviar el dolor sino que busca y trata el origen del problema.

POR:
mayo 26 de 2014 - 02:45 a.m.
2014-05-26

Aliviar el dolor de espalda puede parecer una tarea difícil y más aún si los tratamientos que se usan no son los adecuados para atacar el problema de raíz. Sin embargo, existe una técnica que, aunque no es muy conocida, ha tratado, por más de 100 años, patologías como la lumbalgia y la hernia discal.

Se trata de la quiropráctica, un procedimiento sanitario que permite, sin uso de medicamentos ni cirugía, corregir los problemas de la columna vertebral y el sistema nervioso, gracias al uso de técnicas manuales que ayudan a ajustar las articulaciones y regenerar algunos tejidos.

Para Rian Fitzpatrick, quiropráctico de QuiroLife en Colombia, esta técnica no solo alivia el dolor sino que evita que empeore y, en algunos casos, lo elimina. “Las dolencias pueden ser minimizadas mediante ajustes de la columna realizados por especialistas quiroprácticos, libre de riesgos o efectos secundarios”, explica.

Explicado de una manera más sencilla, se sabe que el cerebro controla todas las funciones del cuerpo a través de una extensa red de comunicación, el sistema nervioso, que cubre todo el organismo, pero cuando hay un cortocircuito o la señal nerviosa no llega correctamente, la respuesta es la aparición de trastornos. La quiropráctica trabaja en el cuidado de la estructura que protege la red central de distribución de los impulsos nerviosos, la columna vertebral, para que la infinidad de redes nerviosas que desde ella llegan a todos los rincones del cuerpo lo hagan correctamente, manteniendo así un buen funcionamiento que se traduce en salud.

De acuerdo con el especialista, en países como Estados Unidos, donde el dolor de espalda constituye el 25 por ciento de la incapacidad laboral, este nuevo tratamiento está entre las primeras opciones de las personas, pues se ha comprobado que los fármacos, relajantes musculares o antiinflamatorios pueden desencadenar problemas gástricos, sin poner fin al dolor. Lo mismo sucede en países europeos, donde el 15 por ciento de las consultas médicas se hacen a causa del dolor de espalda; por ejemplo, en España, de 395 pacientes la prevalencia del dolor lumbar es de 74,4 por ciento.

“El principal problema es que las personas se automedican y no son conscientes de las graves consecuencias que eso puede generar. Por eso, lo que recomendamos es consultar a un especialista quiropráctico para dar fin al problema”, advierte Fitzpatrick.

DOLENCIAS QUE SE PUEDEN TRATAR Y CURAR

“La hernia discal es el desplazamiento del disco intervertebral hacia la raíz nerviosa o la médula espinal. Esto produce lesiones neurológicas, al tiempo que afecta la postura erecta y algunos movimientos del cuerpo”, explica Rian Fitzpatrick, quiropráctico.

Las hernias pueden ser producidas por movimientos repetitivos o inadecuados, o por demandas excesivas o prolongadas de ejercicio. En pacientes con hernia discal el dolor es causado porque los nervios de la envoltura fibrosa entran en contacto con unas sustancias activadoras presentes en el núcleo pulposo, denominadas fosfolipasa A2 o PLA2.

Lo que hacen estas es activar los nervios provocando un intenso dolor cercano a la columna y, en algunos casos, cuando la hernia es bastante grande, se puede comprimir la raíz nerviosa haciendo que el dolor se irradie a las extremidades inferiores.

Es por eso que la función de la quiropráctica es hacer presión sobre la columna para reubicar las articulaciones dañadas y liberar el disco. El procedimiento no produce dolor y debe ser realizado por un profesional en esta especialidad.

‘EL CUIDADO EMPIEZA POR UNO MISMO’

Tanto la hernia discal como la lumbalgia son patologías producidas por la alta actividad física, las malas posturas y el sobrepeso. Sin embargo, todas las posibles causas pueden ser eliminadas, mediante la quiropráctica, pues además de corregir las desviaciones vertebrales, que causan el dolor, contribuye al mejoramiento de la salud.

“Esta es una forma natural, segura y sencilla de acabar con las dolencias de la columna sin el uso de cirugía o fármacos”, comenta el doctor de QuiroLife.

Sin embargo, se hace necesario que las personas sean cuidadosas al trabajar y ejecutar tareas cotidianas para prevenir problemas en la columna y afecciones como la migraña.
 

Siga bajando para encontrar más contenido