Real Madrid-Atlético, una final de lujo antes de la Eurocopa

Será un partido de infarto. Real Madrid busca su undécima corona en este certamen y Atlético peleará por una revancha, tras caer hace dos años.  

Final Champions

Atlético de Madrid espera que esta sea su oportunidad de ganar la Champions, tras ser arrebatada hace dos años por el equipo Meregue.

Archivo particular

Tendencias
POR:
AFP
mayo 26 de 2016 - 03:39 p.m.
2016-05-26

El fútbol europeo despedirá su temporada de clubes el sábado con la gran final de la Liga de Campeones en Milán entre dos vecinos, Real Madrid y Atlético de Madrid, que servirá de último capítulo antes de la Eurocopa de selecciones de Francia (10 junio-10 julio).

Después de un fin de semana con las finales de las principales Copas nacionales en Europa, con las victorias del Barcelona en la de España, el Bayern de Múnich en Alemania, la Juventus en Italia, el Leicester en Inglaterra y el París Saint-Germain en Francia, Europa decidirá en San Siro, un escenario emblemático, quién es el sucesor del Barça como rey de Europa.

El Barcelona, coronado hace un año contra la Juventus en Berlín, ganó este curso la Liga española, la Copa del Rey, el Mundial de Clubes y la Supercopa de Europa, pero se estrelló en los cuartos de final de la Champions ante el Atlético de Diego Simeone, igual que en la edición de 2014.

Entonces, como ahora, el Atlético llegó a la final contra el Real Madrid, que consiguió en 2014 su ‘Décima’ Copa de Europa con un 4-1 en la prórroga, que había forzado en el descuento final con un tanto ‘in extremis’ de Sergio Ramos.

Fue una final cruel para el Atlético, que había dejado escapar el título también en el último suspiro en la otra final que jugó en este torneo, en 1974 contra el Bayern de Múnich, por lo que esta tercera oportunidad tiene aires de revancha.

Aires de revancha

El equipo ‘colchonero’, tercero en la Liga española recién terminada, eliminó al Bayern en las semifinales y ahora está ante la posibilidad de una venganza perfecta de sus anteriores finales del torneo, si supera al Real Madrid en la ciudad italiana.

“Nos presentamos de otra manera en la final de Lisboa. Habíamos ganado una Liga (unos días antes), veníamos con muchos chicos con dificultades. Esperemos que esta semana podamos llegar bien. La mejor experiencia es poder repetir la final”, declaró Simeone el sábado, a una semana de la nueva final.

Zinedine Zidane, entrenador del Real Madrid desde enero, sabe bien lo que es ganar la Champions con el equipo merengue.

Lo hizo ya como jugador en 2002, consiguiendo un inolvidable y espectacular gol contra el Bayer Leverkusen en Glasgow, y era ayudante de Carlo Ancelotti en 2014, cuando se ganó la final de Lisboa. Ahora puede ser el entrenador que consiga la ‘Undécima’.

“Será un partido muy complicado. Defenderán muy bien, como siempre hacen. Pero no se puede decir que el Atlético sea un equipo que solo defienda. También juegan bien al fútbol y se lo ponen difícil a sus rivales. Somos conscientes de ello, nos preparamos e intentaremos jugar nuestro partido para que no tengamos que arrepentirnos de nada al final”, afirmó en declaraciones a los medios de la Uefa.

Invasión de Milán

Sergio Ramos, capitán del equipo y héroe hace dos años con su gol en el estadio Da Luz, también habló a los medios oficiales de la organización europea y se mostró optimista ante la final de San Siro.

“Tengo una buena sensación, hemos tenido un gran final de temporada, aunque es una pena que perdiéramos el título de Liga”, dijo sobre el subcampeonato nacional, acabando a apenas un punto del Barcelona.

Será el tercer año consecutivo en el que el fútbol español consiga un ‘doblete’ de los dos grandes títulos europeos, ya que el miércoles en Basilea el Sevilla se impuso al Liverpool (3-1) en la final de la Europa League.

El Sevilla espera a Real Madrid o Atlético para la Supercopa de Europa del 9 de agosto en Trondheim (Noruega).

El campeón de la Champions conseguirá además un billete para el Mundial de Clubes de diciembre en Japón, para el que ya están clasificados el América mexicano y el Auckland City neozelandés.