Rehabilitación con tecnología de punta

Robótica, biónica y un software para jugar, las nuevas medicinas.

Rehabilitación con tecnología de punta

Archivo Particular

Rehabilitación con tecnología de punta

POR:
octubre 18 de 2013 - 10:57 p.m.
2013-10-18

En Colombia, y en general en Latinoamérica (a excepción de Argentina, Chile y México), los centros de rehabilitación física trabajan con un faltante en inversión tecnológica, caso contrario a lo que sucede en instituciones de Estados Unidos, Europa y Asia, que trabajan bajo el concepto de rehabilitación integral utilizando tecnología de punta y en el que llevan una línea de trabajo de 15 años de desarrollo.

Aunque para muchas personas que tienen o sufren alguna limitación funcional aguda o crónica, causada por una enfermedad o lesión, el temor a asistir a terapias de rehabilitación, ya sea por miedo al dolor o por no ver avances en la misma, estas herramientas tecnológicas se constituyen en un apoyo adicional para devolver la confianza a las personas.

Por esta razón, y después de dos años de trabajo de campo y de investigación, un grupo médico de inversionistas liderado por Jean Marc Van Hissenhoven Ulloa, un médico y cirujano de la Pontificia Universidad Javeriana, abrió en Bogotá Mobility, la primera IPS especializada en la rehabilitación mediante un equipo humano de fisiatras, terapeutas ocupacionales, psicólogos, fisioterapeutas y fonoaudiólogos, que interdisciplinariamente identifican la necesidad del paciente, para posteriormente desarrollar un plan terapéutico apoyado en tecnología robótica y biónica de última generación.

Según Hissenhoven Ulloa, la inversión en este proyecto se orientó en tres factores: en el de desarrollar personas de acuerdo a la tecnología, los rehabilitadores del proyecto se formaron en entrenamiento, capacitación y formación. La segunda, en equipos médicos con las mejores condiciones de inversión, en cuanto a tecnologías novedosas, con mayor grado de investigación y de certeza medica, “Queremos un centro de rehabilitación que realmente tenga un aporte tecnológico, que sirva de ayuda y que sea valorado clínicamente a nivel mundial como una buena oferta de rehabilitación”.

El tercer elemento fue escoger el lugar; este tenía que ser un sitio accesible a todos, económica y operativamente, por eso escogieron una sede que adecuaron en la calle 80 con carrera 69.

El centro, que lleva una semana en funcionamiento, permite medir la condición de las personas, trabajar la potencialidad, y así evaluar y medir cada uno de los elementos terapéuticos a partir de sus logros.

“Entendemos la rehabilitación del individuo, no como una recuperación especifica de partes del cuerpo, partimos del trabajo de neuroplasticidad cerebral; esa es la parte que da la orden al cerebro para que se reproduzcan de una manera sistemática todos los diferentes procesos de movimientos, para que se integren en una acción única. Esto, gracias al uso de las tecnologías que tenemos en nuestro centro”, agrega Hissenhoven Ulloa.

Otra de las variantes en recuperación de este instituto es la adhesión del paciente a la terapia; este es un sistema medible, cada cambio mínimo en la recuperación es documentado y mostrados al paciente, lo que genera un sistema de autoconfianza. Y finalmente, también se trabaja con un sistema de biorretroalimentación; la persona está permanentemente jugando con un software diseñado para hacer rehabilitación, en donde él entra a funcionar como si fuera un elemento más del sistema.

Siga bajando para encontrar más contenido