La reina Isabel II no es tan rica como se cree

Su fortuna aproximada, heredada en gran medida de su familia, llega a unos US$425 millones.

La reina Isabel II no es tan rica como se cree

Archivo Portafolio

La reina Isabel II no es tan rica como se cree

Tendencias
POR:
septiembre 12 de 2015 - 12:30 a.m.
2015-09-12

La Reina Isabel II es actualmente la soberana que más tiempo ha reinado en la historia británica actual, y aunque su país haya perdido, quizá, influencia en el mundo, ha gobernado en un periodo de creación de riqueza sin precedente.

Además del ocaso de un imperio y de altibajos económicos, su tiempo como jefa de Estado se ha distinguido por el avance de los superricos. La aparición de financistas, emprendedores y jeques petroleros multimillonarios ha dejado, transcurridos apenas más de seis decenios, relativamente pobre a la mujer que heredó uno de los tronos más ricos en el mundo en 1952, aunque con palacios, establos y una valiosa colección de sellos.

A los 89 años, su fortuna personal aproximada, heredada en gran medida de su familia, alcanza unos 425 millones de dólares, según un análisis del Bloomberg Billionaires Index. Es apenas 3 por ciento de la riqueza del británico más rico, Gerald Grosvenor, duque de Westminster. La mujer más rica de Europa, Liliane Bettencourt, tiene una fortuna de 32.000 millones de dólares.

“La Reina es una administradora de la monarquía”, dijo Sally Bedell Smith, autora de Elizabeth the Queen, una biografía de 2012. “No es tan rica como todos creen”.

CÁCULOS 

La monarquía continúa siendo una de las instituciones más valiosas de Gran Bretaña, con un valor de 57.000 millones de libras (87.000 millones de dólares) para el Reino Unido, según un informe realizado por la firma consultora en estrategia y valorización de marca, Brand Finance. Esta cifra incluye el aporte a la economía a través del turismo y aspectos como el efecto de los bebés reales en las marcas de moda.

Sin embargo, sus 20.000 millones de libras en activos tangibles, incluido el Palacio de Buckingham, las Joyas de la Corona y la Colección Real de Arte, están mantenidos en un fideicomiso para las generaciones futuras y no son propiedad privada de la reina.

Los detalles personales precisos de su fortuna son tan cuidadosamente guardados como las Joyas de la Corona, pero el Bloomberg Billionaires Index calcula que tiene inversiones por 75 millones de dólares, 160 millones de dólares en activos heredados de su madre, propiedades personales por 110 millones de dólares, una colección de sellos por valor de 75 millones de dólares y la Real Caballeriza tasada en 10 millones de dólares. El Palacio se negó a hacer declaraciones sobre el patrimonio neto de la reina.

La reina heredó la sucesión de su madre por 70 millones de libras en 2002, según un informe de BBC News en ese momento. El valor informado ha sido ajustado conforme la tasa de inflación del Reino Unido para justificar cualquier aumento en el valor de los activos.

COLECCIÓN DE SELLOS

También es dueña de las propiedades Balmoral y Sandringham, que están valuadas en base a conversaciones con Charles McDowell, con sede en Londres, fundador de la agencia de bienes raíces exclusivos, Charles McDowell.

La colección de sellos de su padre, Jorge VI, está valuada en base a la venta de la colección de sellos de John du Pont en junio de 2014 y en conversaciones con Keith Heddle, director ejecutivo de Stanley Gibbons Investments con sede en Londres.

Su establo, que tiene unos 25 caballos en entrenamiento cada temporada, según el sitio Web oficial de la Monarquía Británica, está valuado en base a datos de ventas del subastador de caballos Tattersalls y en discusiones con la analista de caballos de pura sangre, Nancy Sexton. La inversión de la caballeriza en el padrillo residente en Sandringham está valuada en base a la orientación del analista de pura sangre, Bill Oppenheim.

La reina podría tener un patrimonio mayor. Otros activos, como una bandada de palomas de carrera, joyas y toda una vida de regalos de visitantes y admiradores podrían incrementar su fortuna. Además, la procedencia de sus propiedades podría hacer subir mucho más su valor de mercado. Aun así, a lo largo de su reinado, la reina ha ido bajando en forma constante los escalafones de las personas más ricas.

Bloomberg