República Dominicana tiene dos paraísos para disfrutar

En el mismo país hay alternativas de playas con conceptos diferentes según el tipo de descanso.

Archivo Portafolio.co

En el parque Ocean World, a cuatro horas de la capital dominicana y a ocho de Punta Cana, se puede tener un acercamiento de prim

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 14 de 2011 - 10:44 p.m.
2011-12-14

A las 12 del medio día aterriza uno de los vuelos provenientes de Colombia, con escala en Panamá, a la ciudad de Punta Cana.

El aeropuerto, con techos de palma seca típica de la costa caribeña, es el comienzo de una aventura que incluye habanos, mamajuana –bebida alcohólica típica de la región–, kite surf –paracaídas arrastrado por una lancha rápida– y, desde luego, mucha bachata.

Muy cerca del aeropuerto, la oferta hotelera es amplia e incluye alternativas como la del complejo RIU que tiene cinco hoteles unidos por la misma playa. En el Palace Bávaro, concepto de lujo de la cadena, se pueden practicar diferentes deportes acuáticos que permiten tener un contacto con las aguas del Océano Atlántico. Sin duda, el mejor placer que puede brindarse un turista es disfrutar de un mojito cubano o una mamajuana, elaborada con ron dominicano, sentado frente a la playa.

En las noches, Punta Cana se viste de colores engalanados por las callejuelas que conducen al hotel y que conforman varias tiendas de marcas reconocidas.

Las discotecas, que no son muchas, son el perfecto escenario para bailarse -o aprender según el caso- una buenabachata.

Sin embargo, quienes prefieren un plan más tranquilo tienen a ocho horas por tierra, una por aire, la ciudad de Puerto Plata, la más grande de la costa norte dominicana. Allí, un aire de calma se toma los hoteles que son más tradicionales pero que en los balcones de las habitaciones exhiben bahías con menos olas y más colores. Las aguas quietas del atlántico, en esta parte del país, son perfectas para hacer kayak o bucear.

SANTODOMINGO, ENTRE LO CULTURAL Y LO HISTÓRICO

Rodeada de construcciones del siglo 16, la capital dominicana tiene el honor de ser el primer lugar del continente al que llegó el conquistador Cristóbal Colón y que, de hecho, ofrece a los turistas un gran museo sobre el proceso de colonización de los españoles y las batallas de independencia de América Latina.

Santodomingo tiene la catedral más antigua del continente y se encuentra en un punto medio entre Punta Cana y Puerto Plata, las dos ciudades con playas más importantes de República Dominicana.

Como suele ocurrir con las capitales del mundo, en Santodomingo convergen las costumbres más arraigadas de ese país caribeño, con el ingrediente adicional de encontrar todo lo que el visitante espera de una urbe, más el calor de su gente que con un ‘ia tú sabe’ y su sonrisa dan la bienvenida.

Juan Manuel Ramírez Montero / Subeditor Portafolio.co

*Por invitación de Hoteles RIU.

Siga bajando para encontrar más contenido