Rousseff sigue defendiendo el Mundial

Protestas han disminuido. La mandataria exalta los beneficios del certamen.

Los brasileños critican los altos costos en la remodelación y construcción de estadios.

Archivo particular

Los brasileños critican los altos costos en la remodelación y construcción de estadios.

POR:
junio 18 de 2014 - 03:41 a.m.
2014-06-18

La presidenta Dilma Rousseff rechazó las críticas por el gasto en la Copa Mundial, diciendo que los preparativos para el campeonato de fútbol mejoraron la infraestructura de Brasil y estimularán la economía.

Dijo que Brasil se había preparado muy bien para ser sede de los juegos.

“El resultado y la celebración final valen el esfuerzo”, agregó.

Las obras destinadas a alojar a los turistas para los partidos significarán un aumento que casi duplica la capacidad de los aeropuertos y un sistema más moderno de transporte público, dijo.

Las encuestas de opinión muestran que Rousseff pierde apoyo antes de las elecciones presidenciales de octubre en tanto los votantes se vuelven cada vez más escépticos respecto de los beneficios de haber organizado el costoso torneo.

Más de un millón de brasileños protestaron en las calles el año pasado contra cuestiones como las prioridades en el gasto público y los servicios públicos deficientes durante la Copa Confederaciones, un ejercicio de preparación para la Copa Mundial.

Alrededor de 60 por ciento de los brasileños se opusieron a la organización de la Copa Mundial porque desvió dinero de los servicios públicos, según un sondeo de Pew Research.

Brasil invirtió alrededor de 3.600 millones de dólares en construir y remodelar estadios para los juegos, casi cuatro veces el monto que dijo al organismo que rige el fútbol que costarían los campos de juego en la documentación para la organización en 2007.

El financiamiento se llevó a cabo mediante una combinación de bancos nacionales así como también gobiernos estatales locales y recursos privados, dijo la presidenta.

Rousseff minimizó las preocupaciones centradas en que el gobierno está eludiendo su obligación de invertir en servicios sociales, diciendo que desde el 2010 hasta el 2013 gastó 212 veces más en salud y educación que en estadios.

Agregó que los campos de juego beneficiarán a Brasil cuando termine el campeonato, sirviendo como sedes de usos múltiples para eventos deportivos, espectáculos y en algunos casos áreas comerciales. “La Copa no es sólo gasto sino que también representa beneficios al país”, dijo Rousseff, que es economista de formación.

“Inyecta miles de millones de reales en la economía. Crea empleos”.

Casi cuatro años de inflación por encima de la meta y el crecimiento económico más bajo durante una presidencia desde Fernando Collor, que renunció en 1992 en medio de un escándalo de corrupción, han tenido un costo para las perspectivas electorales de Rousseff.

El apoyo electoral a Dilma Rousseff cayó desde 37 por ciento en mayo hasta 34 por ciento en junio, según una encuesta de Datafolha que la enfrentó a los otros posibles candidatos.

Bloomberg
 

Siga bajando para encontrar más contenido