Un San Valentín con más chocolates y menos flores

La tendencia en los regalos ha ido cambiando en la última década en Estados Unidos.

Un San Valentín con más chocolates y menos flores

David Osorio

Un San Valentín con más chocolates y menos flores

POR:
febrero 13 de 2014 - 04:00 a.m.
2014-02-13

Aunque los consumidores no faltan, menos en días especiales del año como San Valentín para los estadounidenses, la suerte para muchos negocios, especialmente en renglones como las floristerías, confiterías y joyerías, no está asegurada, en medio de un mercado muy competido.

Esa es una realidad para muchos de los que viven de los regalos de amor y amistad, y que esperan cada fecha simbólica para resarcirse de las épocas menos rentables del año. Pasa, por ejemplo, con los floricultores, que gracias a dos o tres días memorables logran lo mejor de sus ventas a lo largo de los 12 meses.

Entre tanto, el comercio al detal se rebusca y echa mano de cualquier estrategia de mercadeo para no desaparecer. Pero la realidad es inclemente y lo demuestran las cifras: en apenas cinco años cerraron en Estados Unidos más de 5.000 floristerías, otro número similar de joyerías y alrededor de 250 fabricantes de dulces y confites.

Hoy quedan alrededor de 15.000 floristerías, unas 23.000 joyerías, solo 1.300 talleres fabricantes de joyas y un poco más de 1.100 fábricas de chocolates, menos de la mitad que a comienzos del siglo. Solamente en el renglón de las tradicionales floristerías, se ha experimentado la perdida de cerca de 30.000 empleos.

La Asociación de Confiteros aprovecha la celebración para señalar que, según sus encuestas, los norteamericanos prefieren regalar chocolates (69 por ciento) que flores (37 por ciento). Pero también admiten que su negocio se ha ido adelgazando por aquello de los cuidados de la salud y la alerta nacional sobre la obesidad y los excesos de azúcar.

Por su parte, los floristas dicen que sus ramos son más románticos, alegran, embellecen y no hacen daño, antes de marchitarse y morir.

Paralelamente, otro negocio menos tangible, como la promoción de las relaciones sentimentales, también ha sentido los efectos de los cambios de mercado. En efecto, las denominadas agencias de encuentros matrimoniales se redujeron en más de la mitad, sobreviviendo alrededor de unas 400, según los datos más recientes de la Oficina del Censo.

A estas últimas no les ha ido mal pues doblaron sus ingresos por servicios prestados a casi 1.000 millones de dólares por año.

Pero San Valentín es fuente de inspiración para otro tipo de negocios, como la celebración de compromisos y bodas.

Mientras que California encabeza la lista de los Estados que lideran la fabricación de chocolates, un negocio que mueve alrededor de 13.000 millones de dólares al año en este país, estados como Nevada y Hawái baten todos los récords en la realización de ceremonias de matrimonio y también de divorcios. Aunque la gente se casa cada vez menos, en Estados Unidos todavía se celebran más de dos millones de matrimonios por año. Pero de todas formas son 300.000 casamientos menos que en el 2000.

Efectivamente, Nevada, con su atractiva capital Las Vegas, registra la más alta tasa de protocolización de matrimonios, situándose en 40 por cada 1.000 habitantes, seguida por el paradisiaco Hawái.

Germán Duque

Miami

 

Siga bajando para encontrar más contenido