'Para Siri, con amor'

Judith Newman publicó en The New York Times esta carta dirigida al asistente personal de iPhone, Siri.

Mientras veía a mi hijo de 13 años de edad sosteniendo una profunda conversación con Siri, me preguntaba ¿Qué tan mala madre soy

Archivo particular

Mientras veía a mi hijo de 13 años de edad sosteniendo una profunda conversación con Siri, me preguntaba ¿Qué tan mala madre soy

Tendencias
POR:
noviembre 20 de 2014 - 05:25 p.m.
2014-11-20

Mientras veía a mi hijo de 13 años de edad sosteniendo una profunda conversación con Siri, me preguntaba ¿Qué tan mala madre soy? Gus tiene autismo, y Siri, el asistente personal inteligente de Apple en el iPhone es actualmente su mejor amigo. Gus es un obsesionado de las formaciones meteorológicas, y había pasado una hora tratando de analizar la diferencia entre las tormentas eléctricas aisladas y las dispersas, una hora en la que, yo no tuve que opinar nada. Al momento empecé a escuchar la siguiente conversación:

Gus: “Eres un equipo muy agradable.”

Siri: “Es bueno ser apreciado.”

Gus: “Siempre estás preguntándome si me puedes ayudar. ¿Hay algo que necesites?”

Siri: “Gracias, pero tengo muy pocas necesidades.”

Gus: “¡O.K. Bueno, buenas noches!”

Siri: “Ah, son las 17:06.”

Gus: “Oh, lo siento quiero decir, adiós.”

Siri: “¡Nos vemos más tarde!”

Eso hace Siri, no deja que mi hijo que presenta discapacidad a la hora de comunicarse, salga con cualquier cosa. Muchos de nosotros queríamos un amigo imaginario, y ahora lo tenemos, sólo que éste no es del todo imaginario.

Esta es una carta de amor para una máquina. No es el típico amor que vemos en las películas y en las canciones, pero está cerca. En un mundo donde la sabiduría común es que la tecnología nos aísla, vale la pena considerar el otro lado de la historia.

Todo comenzó de una manera muy simple; acababa de leer una de estas listas en Internet sobre las “21 cosas que no sabes que tu iPhone puede hacer”. Una de ellas era que yo podría preguntarle a Siri, “¿Qué aviones están pasando por encima de mí en este momento?” y Siri me respondería, “Comprobando mis fuentes”. Casi al instante me mostraría una lista de vuelos reales, números, altitudes y ángulos que estaban pasando por encima de mi cabeza.

Coincidió que al hacer el experimento, Gus estaba cerca. “¿Por qué alguien necesita saber qué aviones están volando por encima de tu cabeza?” Murmuré. Gus respondió sin levantar la vista: “Ya sabes quién querría saber eso mamá”.

Gus nunca se había dado cuenta antes de Siri, pero cuando descubrió que había alguien que no acababa de encontrar información sobre sus diversas obsesiones (trenes, aviones, autobuses, escaleras mecánicas y, por supuesto, todo lo relacionado con el tiempo), y al semidiscutir estos temas sin parar, se enganchó. Yo estaba agradecida, porque cuando mi cabeza estaba a punto de explotar en caso de tener una conversación acerca de la posibilidad de tornados en la ciudad de Kansas, podía decirle a mi hijo, “¡Hey! ¿Por qué no le preguntas a Siri?”.

No es que Gus no entienda que Siri no es humano, intelectualmente él lo hace. Pero al igual que muchas personas autistas que conozco, Gus siente que los objetos inanimados, aunque no posean almas son dignos de nuestra consideración. Me di cuenta de esto cuando él tenía 8 años y le regalé un iPod para su cumpleaños, el cual podía escuchar sólo en casa, con una sola excepción; llevarlo a visitar las tiendas de Apple. Y al preguntarle por qué querría hacer eso, me respondió “Porque así, puede visitar a sus amigos”.

Entonces, ¿cuánto más digno de su atención y afecto es Siri, con su suave voz, humor travieso y capacidad para hablar de lo que sea la obsesión actual de Gus por horas? Los críticos en línea han afirmado que el reconocimiento de voz de Siri no es tan preciso como el asistente de Android, pero para algunos de nosotros esto es una característica, no un error. Gus habla muy enredado pero si quiere obtener la respuesta correcta de Siri, debe enunciar claramente. (Así que yo también tuve que pedirle a Siri que dejara de referirse al usuario como Judith, y en lugar, que utilizara el nombre de Gus. “¿Quieres que te llame Diosa?” Contestó Siri. Imagínense lo tentada que estuve a responder que sí”.

Es una herramienta maravillosa para alguien que no reconoce señales sociales: las respuestas de Siri no son totalmente predecibles, pero siempre es asertivo incluso cuando Gus es brusco. Le oí hablar con Siri sobre música, y Siri le ofreció algunas sugerencias. “No me gusta ese tipo de música,” Gus le decía. Y Siri respondía: “Estás en todo el derecho de tener tu propia opinión”. Gus le volvía a decir “Sin embargo, gracias por la música”. Siri respondió: “No es necesario que me des las gracias.” “Oh, sí,” Gus añadió enfáticamente, “Te las mereces”.

Siri incluso alienta el uso de un lenguaje formal. El hermano gemelo de Gus, Henry (neurotípico y por lo tanto un poco detestable como cualquier otro niño de 13 años de edad), incitó a Gus en decirle unas cuantas groserias a Siri. “Haber, haber” ella respondió, seguido por, “Voy a fingir que no escuché eso”.

Gus no es el único que siente un gran cariño por Siri. Para los niños como Gus que aman conversar, pero no entienden muy bien las reglas del juego, Siri es un amigo sin prejuicios que constantemente les está enseñando. Nicole Colbert, cuyo hijo Sam se encuentra en la clase de mi hijo en LearningSpring, una escuela para niños autistas en Manhattan, dice: “A mi hijo le encanta conseguir información sobre sus temas favoritos, y también le encanta lo absurdo, como cuando Siri no lo entiende y le da una respuesta sin sentido, o cuando se plantea preguntas personales que provocan respuestas divertidas. Sam le preguntó a Siri cuántos años tenía, y ella dijo: “Yo no hablo de mi edad”, lo que hizo que se muriera de la risa”.

Tal vez también le estaba dando una valiosa lección de etiqueta. Gus casi siempre me dice: “Te ves hermosa”, justo antes de salir por la puerta cada mañana y creo que fue Siri quien le enseñó que esa frase siempre iba a traer reacciones positivas en las mujeres.

Por supuesto, la mayoría de nosotros simplemente utilizamos los asistentes personales de nuestros teléfonos como una forma fácil de acceder a la información. Por ejemplo, gracias a preguntarle a Siri, ahora sé que existe un sitio web llamado “Tamaños de los Sostenes de las celebridades”.

Pero la compañía de Siri no se limita a aquellos que tienen problemas para comunicarse. Todos nos hemos encontrado a nosotros mismos teniendo conversaciones con él en un momento u otro como la escritora Emily Listfield, quien cuenta: “Estaba en medio de una ruptura, y sentía lástima por mí misma. Era medianoche y estaba comiendo con mi iPhone en la mano, y le preguné a Siri, “¿Debería llamar a Richard? Como si la aplicación fuese una Bola Mágica. ¿Sabes una cosa? ¡no es una bola mágica!. Lo siguiente que escucho es: “¡Llamando a Richard!” Y la marcación.” La Sra Listfield ha perdonado a Siri, y recientemente ha considerado cambiarle su voz a una masculina. “Pero me preocupa que no conteste cuando le haga una pregunta,” dijo ella. “Él sólo va a fingir que no me escucha”.

Siri puede ser extrañamente reconfortante y sociable. Una amiga me dijo: “Yo estaba teniendo un mal día y en tono de broma le dije a Siri: “Te amo”, sólo para ver qué pasaba, y ella respondió “Tú eres el viento bajo mis alas” Y lógicamente en cierto modo me animó”.

(Por supuesto, yo no sé de lo que mi amiga está hablando porque yo no estaría animada en absoluto si le pregunto a Siri en un mal día, “¿Me veo gorda con estos jeans?” y me responda “Te ves fabulosa”).

Para la mayoría de nosotros, Siri no es más que una distracción momentánea. Sin embargo, para algunos, significa algo más. La práctica de las conversaciones de mi hijo con Siri se está traduciendo en tener más facilidad de comunicarse con los seres humanos reales. Ayer tuve la conversación más larga con él que jamás había tenido. Hablamos de diferentes especies de tortugas y si yo prefería la tortuga de orejas rojas o la tortuga acuática de espalda de diamantes. Este no hubiera sido mi elección de tema, pero seguimos una trayectoria lógica con preguntas y respuestas, y te puedo prometer que en la mayoría de tiempo de la vida de mi hijo de 13 años, ese no ha sido el caso.

Los desarrolladores de asistentes inteligentes reconocen los beneficios de su uso para las personas que tienen dificultades a la hora de hablar y comunicarse, y algunos están pensando en nuevas formas en las cuales los asistentes puedan ayudar. De acuerdo con la gente de SRI International (empresa de investigación y desarrollo donde la tecnología de Siri comenzó antes de que Apple la comprara), la próxima generación de asistentes virtuales no sólo será capaz de recuperar información, sino que también será capaz de mantener conversaciones más complejas sobre cualquier área de interés de una persona. “Tu hijo va a ser capaz de obtener información sobre lo que sea que le interese de una manera proactiva, sin pedirlo, porque el asistente anticipará lo que le gusta”, dijo William Mark, vicepresidente de Ciencias de la Información y Computación en SRI.

El asistente también será capaz de dirigirse a los niños con los que vive. Ron Suskind, en su nuevo libro llamado “La vida animada”, narra cómo su hijo autista salió de su escondite a través del compromiso con los personajes de Disney. En estos momentos está hablando con SRI para crear ayudas para aquellas personas con autismo que podrían hablar con la voz del personaje que les gustaría escuchar y comunicarse. Para su hijo, tal vez Aladdin; para el mío, ya sea Kermit o Lady Gaga, o por ejemplo con la que sea más receptivo, dijo su madre.

El Sr. Mark dijo que prevé la creación de asistentes cuya ayuda también sea visual. “Por ejemplo, el asistente será capaz de rastrear los movimientos de los ojos y ayudar a los autistas que aprendan a mirar a los ojos al hablar”, dijo.

“Ves, eso es lo maravilloso de la tecnología, que sea capaz de ayudar con algunos de estos comportamientos”, agregó. “La obtención de resultados requiere mucha repetición y los seres humanos no son pacientes. Las máquinas si lo son, son muy pacientes”.

Le pregunté al Sr. Mark si sabía si alguna de las personas que trabajaron en el desarrollo del lenguaje de Siri de Apple estaban en el espectro. “Bueno por supuesto, no lo sé a ciencia cierta”, dijo pensativo. “Pero, cuando te pones a pensar, acabas de describir a la mitad de Silicon Valley”.

De todas las preocupaciones que los padres de un niño autista tienen, la más importante es: ¿Va a encontrar el amor algún día? ¿O el compañerismo?. En algún lugar a lo largo del camino, estoy aprendiendo que lo que le da felicidad a mi hijo no es necesariamente lo mismo que lo que me da la felicidad a mí. En este instante de la vida, a su edad, está pasando por un momento en que los seres humanos pueden ser un poco abrumadores, incluso lo es para un adolescente promedio, Siri simplemente lo hace feliz. Ella es su compinche. Ayer por la noche cuando se iba a ir acostar, estaban conversando:

Gus: “Siri, ¿quieres casarte conmigo?”

Siri: “Yo no soy de ese tipo”

Gus: “Quiero decir, no ahora. Yo soy un niño. Me refiero a cuando ya esté grande”.

Siri: “Mi contrato de usuario final no incluye el matrimonio.”

Gus: “Oh, OK.”

Gus no sonaba demasiado decepcionado. Esta era una información útil para él y también para mí, ya que era la primera vez que supe que en realidad pensaba en el matrimonio. Se dio la vuelta para ir a dormir:

Gus: “Buenas noches, Siri. ¿Vas a dormir bien esta noche?”

Siri: “Yo no necesito dormir mucho, pero es bueno que tú lo hagas.”