Mabel, la investigadora que genera empresa desde la biodiversidad

Mabel Gisela Torres dice que la ciencia también le debe servir a la comunidad para salir adelante.

Premios Portafolio 2017

En el 2012 creó el Centro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Productivo Sostenible de la Biodiversidad, Bioinnnova, en Quibdó.

En el 2012 creó el Centro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Productivo Sostenible de la Biodiversidad, Bioinnnova, en Quibdó.

POR:
Portafolio
noviembre 30 de 2017 - 08:47 p.m.
2017-11-30

Chocó, ubicado en la segunda zona más megadiversa del mundo, es paradójicamente el departamento del país con mayores índices de pobreza: casi el 80% de sus habitantes tienen sus necesidades básicas insatisfechas.

Reducir esa brecha se ha convertido en un motor de vida para Mabel Gisela Torres, una chocoana que busca que la riqueza natural se convierta también en mejores posibilidades de vida para cerca de medio millón de habitantes esa zona.

Hija de sastre y enfermera, nació en Bahía Solano y su formación inicial transcurrió en su departamento. Luego hizo una licenciatura en biología y química, otro pregrado en biología pura en la Universidad del Valle, cinco semestres de medicina, una maestría en microbiología. También, tiene un doctorado en ciencias biológicas y un posdoctorado en micología (estudio de hongos).

Se ha vinculado con más de 20 investigaciones científicas, de las que han publicado 24 artículos en revistas arbitradas, ha hecho más de 70 ponencias en eventos nacionales e internacionales, más de 10 artículos de divulgación, capítulos de libros, videos, material didáctico, programas de radio y televisión.

Pero a la par de ese recorrido académico, su carrera la ha marcado un afán por divulgar la ciencia y propiciar la generación de empresa.

En el 2012 creó el Centro Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Productivo Sostenible de la Biodiversidad, Bioinnnova, en Quibdó, cuyos socios son la Universidad Tecnológica de Chocó, la Universidad Antonio Nariño y la Gobernación de Chocó. De allí han nacido cinco compañías: Sabor a Mar produce chorizos, hamburguesas y nuggets con atún del Pacífico, en Bahía Solano; Nativo’s, refrescos, helados y yogures con frutos como asaí, guayaba agria y borojó; Arte y Joya, trajes de fantasía con materiales autóctonos; Anuros, ropa con telas orgánicas y colorantes biodegradables, y Selvacéutica, artículos de aseo y cosméticos con ingredientes regionales.

Ahora, tras dejar la dirección regional del ICBF, la profesora Mabel, de 45 años, está al frente del laboratorio de investigación e innovación comunitaria Ananse, que complementa a Bioinnova con la recuperación de saberes ancestrales para aprovechar los activos biológicos de la zona.

Siga bajando para encontrar más contenido