¿Son los artículos tecnológicos un buen regalo de navidad para los niños?

Con el juego correcto se puede estimular el desarrollo de habilidades físicas, mentales y sociales de los niños mientras se divierten.

Navidad

Expertos aconsejan que los papás se pregunten ‘¿Va a aprender mi hijo algo con este juego? ¿Puede compartir mi hijo con este juego?’.

123rf

POR:
Portafolio
diciembre 19 de 2017 - 12:57 p.m.
2017-12-19

Comprar los regalos de navidad para muchos es un plan agradable, si se cuenta con el presupuesto deseado y se tiene claro qué es lo que se quiere regalar a cada integrante de la familia o a los amigos. Sin embargo, cuando se trata de niños escoger el regalo adecuado puede tomar tiempo e incluso complicarse, más si se trata de juguetes que más allá de divertir a los menores les pueden ayudar en su desarrollo.

(Lea: Conozca los horarios de los bancos en navidad y año nuevo)

Portafolio.co consultó con expertos cuáles son esos regalos que se recomiendan para los pequeños, dependiendo de su rango de edad.

(Lea: Alimentos y bebidas, lo que más comprarán los colombianos en diciembre)

ENTRE LOS 0 Y LOS 5 AÑOS

Esta es una de las etapas más importantes en el desarrollo de las capacidades de una persona, por eso saber cómo estimular sus habilidades de la forma correcta es fundamental.

De acuerdo con Carolina Jurado, docente de psicología del Politécnico Grancolombiano, entre los 0 y los 5 años el niño tiene dos momentos en su desarrollo. Una primera etapa que es muy sensorial y motora que va de los 0 a los 2 años. Para este caso son recomendables juguetes con colores, texturas, formas y sonidos, que sirvan para que a través de los sentidos el niño pueda explorar y así mismo desarrollar las competencias que se esperan para esta etapa. Todo lo que tenga que ver con juegos manuales sería ideal en esta etapa.

El segundo momento de desarrollo está comprendido entre los 2 y los 5 años, pues el niño ya está en una etapa de aproximación a situaciones que le impliquen resolver ‘conflictos mentales’. Para esta etapa se recomiendan juegos que le impliquen, por ejemplo, resolver un rompecabezas con fichas grandes, en donde el niño tenga que aplicar cierta lógica para seguir la secuencia o inclusive juegos que impliquen actividades o dinámicas sociales.

A esta edad el niño empieza a comprender ciertas reglas y normas que, a través del juego, se pueden empezar a desarrollar. Estos elementos pueden ser la imitación y juegos de roles, que le impliquen al niño ponerse en el lugar de otro y ver el mundo desde otra perspectiva, que va muy de la mano con lo que supone resolver el egocentrismo infantil”, explica Jurado.

La motricidad es una de las habilidades que mejor se puede estimular desde el juego en las etapas tempranas del niño. Los juegos de encaje, como las fichas Lego, por ejemplo, son adecuados para el desarrollo motriz.

“Vienen en tamaños grandes y en tamaños pequeños. Para los niños de menos de 2 años las fichas de legos grandes, que tienen diferentes colores y formas implícitamente posibilitan esa exploración manual del niño, la cual le permite desarrollar diferentes categorías (color, forma, textura). Para niños de 5 en adelante se recomiendan los legos pequeños, en donde las fichas vienen diseñadas con el fin de formar un objeto, porque le permiten al niño identificar las características de cada una y preguntarse ‘¿Qué voy a construir? ¿Qué tengo que hacer para lograr esa figura?’. Esto genera que el niño tenga un fin en específico y establecido. En esta medida se ajustaría a las competencias que el niño debe desarrollar a través de este tipo de actividades”, explica Carolina Jurado.

ENTRE LOS 5 Y 12 AÑOS

En esta etapa más avanzada de la infancia ya hay un mayor desarrollo cognitivo, su capacidad mental está más avanzada. Así mismo, sus habilidades sociales toman un papel protagónico. Son estas las capacidades a explotar.

La docente del Politécnico Grancolombiano recomienda “juegos que le permitan al niño ponerse en situaciones hipotéticas, generar estrategias lógicas. Por ejemplo, juegos como Astucia Naval y similares le implican al niño tener que planear sus acciones en función de las respuestas que le da el otro. También se recomiendan regalos como los juegos de mesa, que impliquen dinámicas sociales de interacción con sus pares”.

En esta etapa también se recomiendan juegos que estimulen la dinámica social de los menores, en situaciones que les permitan salir de la casa e involucrarse con otros niños de su edad. Entre los 5 y los 12 años es una etapa perfecta para el desarrollo de actividades físicas a manera de juego, indicó la experta.

¿REGALOS TECNOLÓGICOS?

Los dispositivos tecnológicos como tablets, celulares y consolas de videojuegos son regalos muy populares en estas fechas. Ofrecen muchas utilidades y sin duda entretienen a adultos y niños.

Sin embargo, es bueno preguntarse si son convenientes esos regalos para niños pequeños.

“Los juguetes tecnológicos absorben al niño, es decir que el niño establece una relación solamente con la pantalla y fortalece o recibe estimulación solamente en la parte audiovisual. Hay que recordar que todos los extremos son viciosos, por lo que vale la pena preguntarse qué otro regalo se le puede hacer a un niño”, indica Fabio Martínez, coordinador del laboratorio de psicología de la misma institución educativa.

La tecnología hace parte del mundo, es inherente a nuestra relación con nuestro medio ambiente y con nuestro entorno, así que lo que puede hacer la tecnología por los niños es ajustarlos al contexto en el cual se van a desenvolver no solamente en el presente, sino que probablemente también en el futuro. La tecnología tiene un papel positivo y negativo, todos los extremos son viciosos, por lo que el niño siempre debe tener un acompañamiento de los padres o cuidadores”, agrega.

Puntualmente frente a la edad adecuada para que los niños jueguen con consolas y otros dispositivos, Carolina Jurado indica:

“Más tarde que temprano. Después de los 12 años, porque en términos cerebrales la condición neurológica del cerebro de un niño antes de los 12 años realmente no tiene el desarrollo y la complejidad para enfrentarse a ese tipo de actividades. La prioridad y el objetivo debe ser que el niño se desarrolle como persona, donde interactúe con su entorno, que juegue con otros. Este tipo de actividades relacionadas con la tecnología hacen todo lo contrario, ocasionan que el niño se aislé en su casa y que esté muy feliz, pero en su casa sin interactuar con otros; de manera que al momento de enfrentarse a situaciones sociales las competencias emocionales no son las mismas y no son las óptimas”.

Como recomendación final Jurado aconseja que los papás se pregunten ‘¿Va a aprender mi hijo algo con este juego? ¿Puede compartir mi hijo con este juego?’. Si alguna de las respuestas no es positiva, no es el juego para su hijo.

Julián Calderón H.
julcal@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido