La Sorbona, dictando cátedra desde la edad media

La institución es conocida como la universidad de París para el mundo.

Varios premios Nobel dieron a la institución el prestigio y lustre necesarios para servir de referencia internacional.

Agencias

Varios premios Nobel dieron a la institución el prestigio y lustre necesarios para servir de referencia internacional.

POR:
diciembre 04 de 2013 - 12:39 a.m.
2013-12-04

Identificada como la universidad de París para el mundo, la institución que sigue estando para muchos asociada a la protesta de los jóvenes estudiantes de 1968, ha sido durante cientos de años considerada uno de los focos esenciales de la creación de la cultura y la ciencia europeas.

El colegio fue fundado en el año 1257 por Robert de Sorbon, y de ahí el nombre de la institución; sin embargo, no era propiamente la universidad, ni se puede decir que París llevara la delantera a otros países, puesto que Italia, Inglaterra y España ya tenían las suyas establecidas en Bolonia, Oxford y Salamanca, respectivamente.

Era una institución que, junto con otros colegios, formó con el tiempo la Universidad de París, nombre con el que se le asoció mundialmente con el paso del tiempo.

El colegio de Sorbon se convirtió en uno de los más importantes de la Facultad de Teología, junto con los de Navarre, el del Cardenal Lemoine y el Collège de Cholets; pero fue en aquel donde, en 1469, se instaló la primera imprenta de Francia, paso esencial de la cultura occidental.

Como la propia institución afirma, el colegio en seguida empezó a desempeñar “un papel creciente en la vida del Reino de Francia, participando activamente en el debate intelectual y prosiguiendo sin pausa su labor de enseñanza”.

En el Renacimiento ya el nombre de la Sorbona se asociaba con la Facultad de Teología, aunque no se limitaba a esta disciplina, sino que era un lugar de debate intelectual y que con los años llegó a ser la institución por la que habrían de pasar quienes tenían intención de servir al Estado.

Durante la Ilustración, la Sorbona se alejó progresivamente del control de la monarquía y de la religión, preludio de un papel laico que con la Revolución Francesa se afianzó: su capilla se transformó en 1794 en ‘templo de la diosa Razón’ y, ya bajo el Consulado y el Imperio, en taller de artistas.

Ya en el siglo XX, la Sorbona estaba destinada a convertirse en uno de los centros de referencia mundiales de la ciencia y la intelectualidad. Varios premios Nobel dieron a la institución el prestigio y lustre necesarios para servir de referencia internacional.

FOCO DE LAS MANIFESTACIONES DEL 68

La Sorbona fue el caldo de cultivo de la contestación de 1968, aunque es cierto que la institución ya tenía una tradición contestataria desde hacía décadas, pues había sido destacado lugar de debate y confrontación intelectual.

Aunque los eventos revolucionarios de mayo de 1968 no comenzaron en la Sorbona, sino en una de las nuevas facultades creadas más recientemente, el movimiento hizo de las venerables instalaciones del distrito quinto de París el foco de difusión de la contestación estudiantil.

Siga bajando para encontrar más contenido