Tabletas, artilugios portátiles que no se mueven del sofá

Más grandes que un teléfono y más pequeñas que un computador, fueron presentadas como lo máximo de la movilidad pero, cuatro años después de su lanzamiento, apenas se mueven del asiento privando de ingresos a los operadores móviles.

Tabletas, artilugios portátiles que no se mueven del sofá

Archivo Portafolio.co

Tabletas, artilugios portátiles que no se mueven del sofá

POR:
febrero 26 de 2014 - 02:31 p.m.
2014-02-26

En el Congreso Mundial de la Telefonía Móvil, que se celebra hasta el jueves en Barcelona, numerosos fabricantes como el chino Lenovo o el taiwanés Asus siguen presentando nuevos modelos de tableta, un accesorio esencial en su gama de productos.

La nueva XPeria Z2 desvelada por Sony Mobile promete ser "la tableta más fina y ligera del mundo", según la compañía japonesa.

"Es perfecta si quieres llevarla a la bañera, a la playa, a la piscina", asegura Almos Szabo, representante de la marca en el puesto de exposición.

Los fabricantes siempre intentan poner de relieve esta facilidad para usar las tabletas en el exterior, apunta Julian Jest, analista del gabinete especializado Informa. "Con motivo del lanzamiento del nuevo iPad, Apple difundió un vídeo promocional mostrando miles de maneras en que la gente utilizaba el iPad, como ciclistas en BTT, surferos, médicos...", recuerda.

 "Pero esto es como a ellos les gustaría que se utilizara la tableta porque, en realidad, se utiliza principalmente en casa", añade.

Según Informa, una estadística lo demuestra: solo un 20 por ciento de las tabletas están conectadas a internet por red móvil, el resto utilizan el wifi, una red fija. Entonces, ¿cuál es el perfil clásico del usuario de tableta? Aquel que, cómodamente instalado en el sofá, mira vídeos o se entretiene con los juegos. Numerosas encuestas de consumidores lo prueban: en Estados Unidos, en 2012, un estudio de Google reveló que solo el 21 por ciento de los usuarios sacaban sus tabletas de casa.

Otro estudio del instituto Gartner en septiembre de 2013 mostraba que se utilizan sobre todo por la noche, entre las 19h y las 22h, probablemente mientras se mira la televisión.

"El uso típico de una tableta no es el de un accesorio móvil que llevas contigo", opina Lawrence Lundy, analista de la consultoría Frost & Sullivan. "Vemos que muchas de ellas se utilizan para ver vídeos, principalmente en casa y sin conexión 3G", explica.

CUESTIÓN DE COSTO

Para los operadores móviles, estos artilugios no representan por lo tanto esa nueva fuente de ingresos que tanto soñaban o, al menos, no del volumen deseado.

Según los analistas, deberían hacer autocrítica porque para el consumidor "es principalmente cuestión de coste", dice Nick Dillon, analista del gabinete Ovum.

No solo "las tabletas que pueden conectarse a la red móvil son más caras", en general, alrededor de cien euros, sino que "además, hay el coste del abono" a internet. "Las operadoras no han sido muy creativas", critica Julian Jest, porque "han propuesto abonos para las tabletas muy similares a los del teléfono móvil" que el usuario cree demasiado caros.

Aunque "no sé si los operadores ven esto como un desafío o una bendición", se pregunta Carolina Milanesi, analista en Kantar World Panel. "Parece claro que las tabletas se utilizan, principalmente, como un accesorio de entretenimiento, lo que podría crear un riesgo de saturación del ancho de banda debido al visionado de vídeos", explica.

En otras palabras, si todas las tabletas estuvieran conectadas a la red móvil 3G, esta se vería saturada. La situación podría cambiar pronto debido al éxito creciente de las minitabletas, más fáciles de transportar.

En Barcelona se han presentado varias como la MediaPad X1 del chino Huawei, que también permite llamar, o la Nokia XL. La llegada de redes más potentes también podría echar una mano: "un mayor número de tabletas conectadas en 4G sin duda reducirá el uso del wifi a condición de que la evolución tarifaria acompañe a la evolución del 4G", cree Jean-Laurent Poitou, responsable de estrategia de la división de comunicaciones, media y tecnología de Accenture.

AFP

Siga bajando para encontrar más contenido