The Simpson, 25 años al aire

La familia más televisiva del mundo es también la más influyente.

The Simpson, 25 años al aire

Archivo particular

The Simpson, 25 años al aire

Tendencias
POR:
diciembre 16 de 2014 - 12:10 a.m.
2014-12-16

Fue el 17 de diciembre de 1989 cuando se emitió el primera capítulo de una peculiar familia, ‘de color amarillo’, que un cuarto de siglo después es conocida en todos los rincones del planeta, va por el capítulo 561, ha ganado 27 Emmys y es la serie de mayor duración en la historia de la televisión estadounidense.

Un éxito sin precedentes de Homero Simpson, el sarcástico patriarca de la familia, su fiel compañera, Marge, sus tres hijos: Bart, Lisa y Maggie, y un sinfín de personajes que adornan esta serie de dibujos animados que se sitúa en Springfield -pueblo en el que viven- y en el que la falsa moral, la religión, la política, la televisión, la cerveza y la tenencia de armas son algunos de los temas tratados con gran ironía.

Homero es el cabeza de familia, aunque la suya parezca estar hueca. Ha hecho popular la expresion ¡Ouh! Es un entrañable fracasado con suerte. Tiene un trabajo de jefe de seguridad en la central nuclear sin contar con preparación previa, una entregada esposa que lo acepta tal y como es, una casa grande, y una taberna en la que tomar cervezas con sus amigos después de la jornada laboral.

Todo con lo que cuenta lo ha conseguido sin esforzarse. Es una paradoja que lo acompaña a lo largo de su vida. Sale airoso de todas las situaciones sin emplearse en ello “si algo te parece difícil, no merece la pena que lo hagas”, “intentar algo es el primer paso hacia el fracaso”, es su filosofía de vida.

La fiel compañera de Homero, Marge, es la encarnación de las carencias de su marido. La mujer del alto moño azul es inteligente, precavida, razonable, preocupada por su familia y la ama de casa ideal o, como dice su hijo, “aburrida”.

Antes de conocer a Homero, Marge pintaba, se preparaba para ir a la universidad, estaba en un grupo de debate y tenía un futuro prometedor, que sacrificó por amor. Con su famoso “hummm”, desaprueba las locuras de Homero, aunque nunca lo coarta. Tiene que lidiar con una familia conflictiva y escuchar frases provenientes de su marido como, “en teoría tienes razón Marge, en teoría, y en teoría funciona hasta el comunismo”.

Bart es el mayor de los tres hijos de la familia y, según sus creadores, el menos comprendido por ella. Es tan solo un buen niño de ocho años, con unas cuantas malas ideas y un puñado de malísimas ideas, “cemento fresco, no hay un cartel más bello; bueno sí, Alto Voltaje”, es un claro ejemplo de sus intenciones.

Por su parte, Lisa es inteligente, culta, comprometida con causas sociales y muchas veces incomprendida, idealista y luchadora "sea o no sea científicamente real, el alma es el símbolo de todo lo bueno que hay en nosotros", defiende ante la despreocupación de su hermano.

Maggie, el bebé que nació hace 20 años y todavía no ha aprendido a hablar, es el testigo mudo de las aventuras de su familia. Además de la familia Simpson, la serie cuenta con una colección de héroes y villanos, como el entrañable vecino Ned Flanders, o el médico de confianza de los Simpson, el Dr. Hibbert.

LA CREACIÓN DE MATT GROENING

Detrás de todos estos personajes está la figura de Matt Groening, el creador de esta peculiar serie, inspirada en su propia familia. Su padre se llama Homero, su madre Margaret y sus hermanas Lisa y Maggie.

“Iba a llamar al personaje principal Matt, pero pensé que no funcionaría bien en una reunión para presentar la idea (de la serie), así que lo cambié por Bart”, contó en una entrevista en 2012.

También el lugar que inspiró la serie. “La llamé Springfield por Springfield, en Oregón”, confesó Groening, quien se crió en Portland, ubicada en ese mismo Estado, una urbe situada 180 kilómetros al norte de Springfield.

Desde su creación, los ‘Simpsons’ se han convertido en objeto de estudio como una referencia crítica de la familia media estadounidense. La serie se ha caracterizado por mostrar una realidad, ridiculizada y exagerada en muchas ocasiones, pero que, en esencia, guarda los problemas y situaciones de la vida real.