Más de 13 horas diarias dedican las familias colombianas al trabajo doméstico

Así lo dio indicó la UN luego de analizar los datos obtenidos en la primera Encuesta Nacional de Uso del Tiempo aplicada en más de 43.000 hogares.

Trabajadores del servicio doméstico tendrán que ser afiliados a las cajas de compensación.

Las actividades que más tiempo demandan son la atención de niños pequeños, personas enfermas o dependientes, así como a actividades de oficios del hogar (preparación de alimentos, limpieza).

Archivo Portafolio.co

Tendencias
POR:
Portafolio
agosto 17 de 2016 - 12:53 p.m.
2016-08-17

En promedio, los hogares dedican 13,52 horas diarias al cuidado doméstico, tanto a actividades de atención de niños pequeños, personas enfermas o dependientes, así como a actividades de oficios del hogar (preparación de alimentos, limpieza, entre otros).

Así lo presentó Carlos Duque García, magíster en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien analizó los datos obtenidos en la primera Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT) aplicada en más de 43.000 hogares de zonas rurales y urbanas.  (Lea: A pagar el servicio doméstico con todas las de la ley)

La encuesta, realizada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) durante el segundo semestre de 2012 y el primer semestre de 2013, consultó a más de 145.000 personas y sirvió para analizar cómo hacen uso del tiempo y cómo son distribuidas las actividades remuneradas y no remuneradas, en este caso el trabajo doméstico.

Según explica el magíster Duque, también se analizó qué elementos y características incidían en mayor o menor medida en el tiempo que demandaban estas labores.

“Evidenciamos que, si hay mayor cantidad de adultos en el hogar, aumenta el cuidado total a 3,4 horas diarias. Esto se puede explicar porque un adulto adicional permite que el hogar se distribuyan las tareas y se logre asignar a una persona el cuidado doméstico de tiempo completo, un lujo que no puede darse un hogar unipersonal”, comenta el investigador. (Lea: Las empleadas domésticas siguen bajo la informalidad)

Otra de las variables importantes halladas en el estudio son los niños menores de cinco años y los niños entre seis y 12 años. Un pequeño de cinco años en un hogar implica tres horas diarias adicionales de cuidado. Además, los hogares pobres en promedio realizan más actividades de cuidado doméstico no remunerado respecto a los no pobres.

Una vez se realizó el análisis por hogar, el investigador desagregó la información a nivel de hombres y mujeres. Con esto, se mostró que las mujeres en promedio realizan siete horas diarias de cuidado doméstico no remunerado y los hombres apenas alcanzan 2,9.

Adicionalmente, se hizo un análisis de múltiples variables para aislar el hecho de que el hombre y la mujer tengan trabajos remunerados. “Aun cuando la mujer se compara con hombres de igual edad, igual nivel educativo y que ambos estén trabajando, ellas siguen asumiendo una carga de trabajo no remunerado mucho mayor”, comentó el economista.

Luego se tuvieron en cuenta aspectos como la edad, la escolaridad, la formación en educación superior, el estatus marital y las características del hogar en el cual se encuentra. (Lea: Lo que debe saber a la hora de pagar la prima al servicio doméstico)

Por ejemplo, se encontró que las mujeres universitarias dedican menos tiempo al cuidado doméstico, en comparación con que quienes no han recibido educación superior.

De igual forma, las mujeres que viven en hogares con niños pequeños de cinco años realizan más actividades de este tipo, y a medida en que aumenta la edad de las mujeres, incrementan los cuidados.

“Hay elementos culturales e institucionales que representan un gran reto para lograr la equidad entre los géneros, si se suma la cantidad de horas de trabajo remunerado y no remunerado. En la carga de trabajo total se evidencia que las mujeres trabajan mucho más que los hombres y, aunque esto no era el objetivo de la investigación, se muestra que ellas ganan mucho menos que los hombres”, comentó.

Con la investigación se exploraron diversas áreas de la economía, que usualmente no son consideradas, y mostraron que las actividades de trabajo doméstico no remuneradas, no solo deben ser relegadas a la categoría de la población económicamente inactiva.

Con información de la Agencia de Noticias UN.