Cómo viajar a bajo costo haciendo turismo de calidad

Tener, desde el principio, un costo cercano de la salida ayudará a diseñar un plan acorde al bolsillo.

Viajar bien y hacer un turismo de calidad gastando poco es posible

Archivo Portafolio

Viajar bien y hacer un turismo de calidad gastando poco es posible

Tendencias
POR:
julio 12 de 2014 - 12:22 a.m.
2014-07-12

“Viajar es una de las mejores fórmulas para conocer otras culturas y modos de pensar, y es una gran fuente para abrir nuestra mente.

Pero a veces el inconveniente para practicarla es el dinero que hay que invertir en ello”, señala Chema González, uno de los fundadores de Alterkeys (alterkeys.com), portal en línea de alquiler de viviendas como alternativa a los hoteles.

Viajar bien y hacer un turismo de calidad gastando poco es posible si se aprovechan las herramientas disponibles en Internet y se aplican unas sencillas estrategias de ahorro, según el desarrollador de negocios de esta plataforma digital, que “pone en contacto a personas que quieren rentabilizar su propia vivienda con aquellos viajeros que buscan conocer la ciudad de una forma diferente y adecuada a su bolsillo”, según explica.

Consultado sobre otras formas de economizar tiempo y dinero en vacaciones, González ofrece consejos al viajero.

1.- Planifique con antelación. Defina el tipo de viaje y planifique dónde y cómo quiere dormir.

Piense en su destino al menos un par de meses antes de salir y, una vez elegido, no lo deje para mañana: resérvelo en ese instante.

Así podrá beneficiarse de precios más reducidos en alojamiento y vuelos.

2.- No viajar en temporada alta.

Si su disponibilidad se lo permite, se puede conocer lo mismo sin pagar el doble y sin que los lugares famosos estén llenos de visitantes.

3.- Piense en su presupuesto. ¿Cuánto quiere o puede gastar? Hay que tener presente desde el principio una cifra aproximada.

4.- Recuerde que volar entre semana le permitirá ahorrar hasta un 75 por ciento si opta por las compañías low cost. Comprar sus billetes on line también le hará ahorrar.

5.- Personalice su experiencia. En vez de recurrir a las tradicionales guías de viaje, pruebe un estilo diferente en el que personas de la ciudad le cuenten qué puede hacer y le guíen durante su estancia.

6.- Si viaja por carretera, comparta carro. Elija esta opción siempre que pueda y le apetezca: su bolsillo notará el ahorro y el medio ambiente agradecerá la reducción de contaminación.

7.- Economice con el menú alimentándose bien. Recurrir de vez en cuando a la comida envasada puede ayudar.

Y, ¿por qué no comprar o cocinar una comida típica del lugar o una cena local?.

8.- Estudie el terreno.

Durante su estancia en cualquier ciudad, es esencial efectuar un estudio previo al viaje sobre los lugares que visitará y dónde comerá.

9.- Es favorable crear su propio itinerario. Planifique sus visitas en el lugar de destino. Así, economizará tiempo y dinero.

10.- Trate con vecinos para crear un conocimiento autóctono del lugar mucho más amplio y auténtico que a lo que estaba acostumbrado con el turismo tradicional. Y, esto, gratis.

11.- Si va de vacaciones con la mascota. Las casas de alquiler son grandes soluciones para no llevar de paseo a los animales de compañía.

12.- Disfrute de lo ahorrado.

Con todo el dinero que se habrá ahorrado en comer fuera y el alojarse a precio económico, podrá darse ese capricho que no hubiera podido permitirse viajando del modo tradicional. Efe/Reportajes

EN EL TURISMO ALTERNATIVO SE PERCIBE AHORRO EN EL HOSPEDAJE

¿Cuánto puede ahorrar un huésped utilizando un portal para alquilar una vivienda para uso vacacional a su propietario?

González calcula que el ahorro puede ser de un 70 por ciento en comparación con un alojamiento hotelero tradicional, “no solo por el precio de la estancia por noche, sino porque alojándose en un apartamento, no hay que contratar una pensión completa o salir fuera a comer, ya que uno puede cocinar su propia comida, lo que aumenta considerablemente el ahorro”.

Además, “en estos apartamentos o casas se dispone de Internet gratuita, evitando los costos de las compañías telefónicas, sobre todo en viajes internacionales, y puede ahorrarse en lavandería, al tener la comodidad de poder lavar ropa en el propio alojamiento”, añade.

Con este sistema de alquiler directo también se evitan los suplementos por huéspedes adicionales que cobran los hoteles o los incómodos “extras” que pueden surgir en un alojamiento tradicional.

“Un ejemplo: con este tipo de alquiler directo a través de Internet, una estancia de 15 días para 4 personas en el centro de Londres costaría una media de 1.500 dólares, mientras que si la misma estancia se realiza en un alojamiento tradicional barato, su gasto más económico no sería inferior a los 3.000 dólares”, señala el experto.

Si se reservan con antelación suficiente, los hogares registrados en este sistema pueden alquilarse a unos precios más asequibles que los de la oferta hotelera, porque están menos sujetos a los precios estacionales, asegura el experto de Alterkeys.