Viajero, cuide su piel en temporada de vacaciones

Las lesiones en la piel suelen representar entre el 20 y el 30% de las consultas cuando se regresa.

Las micosis cutáneas son infecciones de la piel por hongos, y necesitan de tratamiento.

EFE

Las micosis cutáneas son infecciones de la piel por hongos, y necesitan de tratamiento.

POR:
abril 11 de 2014 - 11:22 p.m.
2014-04-11

Nuestro organismo no está preparado para hacer frente a determinados microbios propios de otras latitudes.

Por ello, a la hora de planear un viaje, es necesario informarse sobre las enfermedades más comunes en el país de destino para tratar de evitar su contagio.

Como primer paso para la prevención, “es importante que los viajeros se asesoren al máximo acerca del destino al que se dirigen y comenten con un médico el tipo de viaje, así como las actividades planeadas”, aconseja Marcelo Label, dermatólogo y miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD).

“Las enfermedades pueden adquirirse de diversas formas, ya sea a través de alimentos o agua contaminados, de excrementos de animales, del suelo o a través de insectos, como mosquitos, moscas y garrapatas”, enumera el doctor Julio Gil, miembro de la SAD.

Según datos facilitados por esta entidad, las enfermedades cutáneas del viajero suelen representar entre el 20 por ciento y el 30 por ciento de las consultas a la vuelta de vacaciones.

En este sentido, los especialistas en dermatología destacan entre las más habituales la larva migrans, las picaduras, las micosis y la leishmaniasis cutánea.

Además, coinciden en que estas patologías se dan entre los viajeros que han pasado sus vacaciones en algunas zonas del Caribe, América Central y del Sur, Sudáfrica y el sudeste asiático.

La larva migrans cutánea se produce cuando penetran en la piel las larvas de ciertos parásitos intestinales propios de perros y gatos.

Los gusanos adultos viven en el intestino de estos animales.

Las hembras ponen huevos, que son eliminados en las heces del animal infectado y depositados en el suelo. El contagio se produce cuando la piel entra en contacto con el suelo contaminado.

Para evitar la aparición de esta patología, los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recomiendan reducir el contacto con el suelo contaminado llevando zapatos y ropa, usando barreras, por ejemplo toallas, al sentarse en el suelo.

LOS MOLESTOS HONGOS

Entre los viajeros también son frecuentes las micosis. Éstas son infecciones de la piel por hongos.

Según explica la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), los hongos viven en la capa superficial de la piel de las zonas húmedas del cuerpo, por ejemplo entre los dedos de los pies, en la ingle y debajo del pecho.

Otra enfermedad a la cual prestar atención es la escabiosis, más conocida como sarna. Se trata de una patología producida por el parásito Sarcoptes scabei que se transmite mediante el contacto de piel con piel, conlleva la aparición de pápulas pruriginosas en zonas de piel delgada y su principal síntoma es la picazón.

Además, indica que en una familia deben tratarse todos los miembros a la vez, así como quienes entren en contacto estrecho con ellos.

CAMINANDO POR LA PLAYA

Asimismo, es necesario tener presente a la tunga penetrans, un trastorno dermatológico causado por la pulga de la arena, que es endémica de África y Sudamérica, con una alta prevalencia en Brasil y en la región del Caribe.

Con frecuencia, se adquiere por caminar descalzo por la arena, por lo que suele afectar a los pies.

Por otra parte, la miasis es una infección producida por larvas de cierta mosca y se da en zonas tropicales y subtropicales de América.

Estas larvas se introducen en la piel. Según indica la SAD, el crecimiento de las larvas produce un nódulo eritematoso subcutáneo con un orificio abierto mediante el cual respiran.

No obstante, con precaución y buena disposición de ánimo, no deje de disfrutar de los días libres de esta fiesta de Semana Santa.

SI ELIGE UN DESTINO EXÓTICO PARA PASAR SEMANA SANTA, INFÓRMESE

“Las enfermedades pueden adquirirse de diversas formas, ya sea a través de alimentos o agua contaminados, de excrementos de animales, del suelo o a través de insectos, como mosquitos, moscas y garrapatas”, enumera el doctor Julio Gil, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología.

“La esquistosomiasis es una enfermedad parasitaria crónica causada por gusanos. Alrededor de 200 millones de personas necesitan tratamiento contra ella cada año", subraya la Organización Mundial de la Salud.

Otra enfermedad a la que prestar atención es la escabiosis, más conocida como sarna.

Efe

Siga bajando para encontrar más contenido