El viento y la montaña serán claves en el Tour-2015

El trazado del Tour-2015, del 4 al 26 de julio, es muy montañoso en la segunda parte de la carrera, pero alguno de los favoritos podría perder sus opciones en las primeras etapas, en las que el viento puede ser decisivo.

El viento y la montaña serán claves en el Tour-2015

Archivo particular

El viento y la montaña serán claves en el Tour-2015

Tendencias
POR:
julio 04 de 2015 - 01:06 a.m.
2015-07-04

El recorrido presenta cinco etapas que podrían ser claves en el resultado final de la Grande Boucle.

Etapas clave del Tour de Francia-2015:

- 2ª Etapa (5 de julio): Utrecht - Zelanda, 166 km Esta será una de las dos jornadas en las que la climatología podría incidir en el resultado no solo de la etapa, sino del Tour. Junto con la sexta etapa entre Abbeville y Le Havre, en la que habrá 100 km por los acantilados de Normandía, en esta etapa, que llega al delta de Zelanda en Holanda, donde se esperan fuertes rachas de viento que podrían crear cortes en el pelotón que pueden hacer perder tiempo a quien no esté atento.

- 4ª etapa (7 de julio) : Seraing - Cambrai, 223,5 km A Christian Prudhomme, director del Tour, le gusta que las etapas iniciales de la carrera sean animadas y que no acaben en un esprint masivo y este día será un buen ejemplo de ello. En julio, se vio al italiano Vicenzo Nibali dominar sobre el pavés, sacando más de dos minutos a sus principales rivales. El defensor del título, el británico Chris Froome, se cayó y terminó por abandonar la ronda ese día, mientras que el otro gran favorito al inicio, el español Alberto Contador, estuvo incómodo y se dejó en la meta 2 minutos y 40 segundos. En el cuarto día de 2015, Nibali podría volver a poner en apuros a sus rivales más directos.

- 10ª etapa (14 de julio): Tarbes - La Pierre Saint-Martin, 167 km El primer día en los Pirineos será crucial y no solo por la última ascensión de 15,3 kilómetros con una pendiente media del 7,4%. No será la subida más empinada del recorrido ni la jornada más dura, pero habrá dos factores que la podrían convertir en la gran prueba montañosa de la carrera: llega tras un día de descanso y es el primer final en alto. Estas dos circunstancias pueden sorprender a corredores cuyo cuerpo todavía no se haya adaptado al cambio de terreno, como le ocurrió al australiano Richie Porte el pasado año, que se defendió en la media montaña de los Vosgos, pero falló en cuando la carretera se empinó de verdad.

- 17ª etapa (22 de julio): Digne les Bains - Pra-Loup, 161 km Este no será el día más duro de montaña en cuestión de altura, ni la más larga, pero el descenso del Col d'Allos justo antes de una corta subida a Pra-Loup la convierten en una etapa abierta a sorpresas. Con todo el mundo atento en las subidas, los que se atrevan a atacar donde nadie espera pueden sacar un importante botín.

- 20ª etapa (25 de julio): Modane - Alpe d'Huez, 110,5 km Esta penúltima etapa del Tour está hecha a medida del espectáculo. Es muy corta para ser una etapa de montaña, con solo 110 km, pero incluye dos subidas excepcionales, lo que augura una batalla por los aspirantes desde el primer metro. La organización ha tenido que modificar el trazado inicialmente previsto, que incluía el ascenso al Col du Telegraphe y al Galibier por un desprendimiento de tierras que ha dejado intransitable un tramo de la carretera, y se ha sustituido por la subida a la Croix de Fer, otro de los puertos tradicionales del Tour. Quizá ninguno de los aspirantes se escape en esa larga subida de casi 30 kilómetros, pero alguno sí se podría descolgar y el cansancio acumulado podría aparecer en las piernas de los favoritos en el último ascenso, el del Alpe d'Huez. La mítica subida, con sus 21 horquillas y sus 13,8 km al 8,1% dejan abierta la posibilidad de un vuelco en la clasificación hasta los últimos kilómetros de la Grande Boucle.
AFP