Vincent Van Gogh, una fuente de ingresos inagotable

En julio de este año se celebra el 125 aniversario de su muerte.

Varias personas observan un jardín de tulipanes que forman un retrato colorido del pintor holandés Vincent van Gogh.

EFE

Varias personas observan un jardín de tulipanes que forman un retrato colorido del pintor holandés Vincent van Gogh.

Tendencias
POR:
abril 27 de 2015 - 12:17 a.m.
2015-04-27

Ni en sus momentos más maniacodepresivos se habría imaginado Vincent Van Gogh, el atormentado pintor holandés cuya obra no fue apreciada mientras vivió, que un día sería considerado una superestrella global y uno de los artistas más importantes en la historia de la civilización.

Desde luego su extraordinario talento y sus obras encabezan las razones de su perdurable éxito internacional. Pero su fama se debe también en gran parte a la manera como su país ha manejado el marketing de su vida torturada y su maravillosa producción artística y a la industria montada alrededor.

Como Shakespeare lo es para Gran Bretaña y Mozart para Viena, Vincent Van Gogh es un símbolo de orgullo nacional y junto con Rembrandt, uno de los más grandes maestros holandeses.

Pero es también el objeto de una extraordinaria maquinaria de publicidad y comercialización que han convertido su nombre, su trágica vida y su obra en una fuente de inmensos ingresos para el país.

Este año es un muy buen ejemplo del uso y abuso de actividades que en nombre del arte y para hacerle honor se organizan alrededor de Van Gogh.

Para celebrar el 125 aniversario de su muerte, ocurrida en misteriosas circunstancias en julio de 1890 a la edad de 37 años, se desarrolla una verdadera explosión de eventos, exposiciones y festivales de alto nivel durante todo el año a través de Europa.

Museos, instituciones culturales, ciudades, pueblos, jardines, teatros y restaurantes son algunas de las muchas entidades que se han suscrito a Van Gogh Europe, una iniciativa creada para coordinar las celebraciones bajo el lema ‘125 años de inspiración’.

Aunque vendió un solo cuadro durante su corta vida marcada por depresión y enfermedad mental -incluyendo el famoso episodio cuando se cortó parte de una oreja después de una disputa con su colega pintor Paul Gauguin- sus cuadros hoy se encuentran entre los más caros y solicitados del mundo y se le considera como uno de los pintores más revolucionarios e influyentes.

El recientemente remodelado Museo Van Gogh en Amsterdam atrae 1,5 millones de visitantes al año.

“Es tal vez un poco extraño celebrar su muerte”, dijo el director del Museo, Axel Ruger. “Pero con los años el artista se ha convertido en una celebridad mundial, una especie de estrella de rock”.

Van Gogh vivió y pintó tanto en su país como en Bélgica y Francia, donde pasó partes de su vida semitinerante debido en gran parte a su enfermedad mental y la falta de recursos.

OBRAS MAESTRAS EN AMSTERDAM

La más completa colección de sus cuadros se encuentra, desde luego, en el Museo Van Gogh en Amsterdam: más de 200 lienzos, 500 dibujos y 750 documentos, entre ellos obras maestras como sus autorretratos, los girasoles, los comedores de papas y el dormitorio en Arles.

Desde la reapertura la exposición está organizada temáticamente para responder a lo que más atrae a la multitud de visitantes: la vida atormentada del artista.

Por primera vez el museo intenta dar explicación a los ‘mitos’ sobre el pintor, como el incidente de la oreja, su enfermedad y su muerte e ilustrarlos con sus obras.

Si bien se cree comúnmente que Van Gogh se suicidó de un disparo en Auvers-sur-Oise, un pequeño pueblo francés, cerca de París, hay estudios serios que sostienen que en realidad fue víctima de un disparo accidental por parte de uno de los matones del pueblo y murió por falta de atención.

El Museo de Fine Arts en la ciudad de Mons, en Bélgica, ofrece una importante exposición de las primeras obras del pintor producidas durante su época en esa parte del país; el Museo Munch en Oslo está por abrir una exposición a gran escala comparando a Van Gogh y Munch; el Museo Kroller-Muller en Holanda, que posee la segunda más importante colección de obras de Van Gogh en el mundo, comienza esta semana una exposición comparándolo con varios de sus contemporáneos como Paul Cezanne, Henry Toulouse-Lautrec y Claude Monet, en París el Museo de Orsay muestra su colección de Van Gogh, considerada la más grande fuera de Holanda, que incluye varios de los cuadros del periodo francés.

En torno a esas exposiciones y de los sitios donde vivió se han organizado concursos, jardines plantados alrededor de la imagen del pintor y sus obras, caminatas por los lugares que aparecen en sus cuadros, paseos en bicicleta por los campos que recorrió, visitas a las casas donde vivió, incluyendo la de la única novia que tuvo en un pueblecito holandés cerca de la casa paterna, que también se puede visitar.

En sus últimos años Van Gogh vivió sobretodo en Francia, primero en París y luego en Arles, Saint Remy de Provence y finalmente en Aubers sur Oise, donde murió. Cada uno de esos sitios tiene actividades organizadas para el año.

Cecilia Rodriguez

Especial para Portafolio