La vuelta del surrealismo es real

No es solo un movimiento artístico sino un cambio de sensibilidad que se fue incorporando a la vida cotidiana y se desarrolló en una época de crisis social, política y cultural. El movimiento sigue vigente y despierta interés en los museos de todo el mundo.

La vuelta del surrealismo es real

Efe

La vuelta del surrealismo es real

POR:
diciembre 17 de 2013 - 12:25 a.m.
2013-12-17

George Sebbag, reconocido experto mundial en el surrealismo, considera que los surrealistas, que tuvieron un impacto enorme, pusieron en marcha una reforma del entendimiento y se dedicaron a transformar íntegramente el espíritu humano. “Nuevos fundadores de la materia mental, se pusieron la clámide del poeta y del filósofo, sacaron brillo a los instrumentos del artista y del experimentador, y crearon un grupo”, según Sebbag.

Con unos planteamientos que han influido de manera decisiva en todo el arte posterior y en la sensibilidad contemporánea, durante el presente año el surrealismo se ha convertido en destacado protagonista del panorama expositivo mundial.

Un hito de ese protagonismo ha sido la exposición ‘Salvador Dalí’ en el Museo Reina Sofía, en Madrid, y que despertó el interés de más de 700.000 visitantes.

Con la idea de que vivir es soñar, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid invita al público a soñar en la primera gran exposición monográfica dedicada al universo del sueño como componente esencial, fuente y origen de la revolución surrealista.

El proyecto formado por 163 obras, entre dibujos, pinturas, esculturas y fotografías, y videointalaciones, ha llenado el museo de sueños a los que no se puede renunciar.

A los nombres de los grandes maestros surrealistas, como André Breton, Salvador Dalí, Paul Delvaux, Yves Tanguy, Joan Miró, René Magritte, Óscar Domínguez, Matta, Max Ernst o Man Ray, se unen los de Karel Reige, Joseph Cornell o Jindrich Styrsky.

El principal aporte de los surrealistas a la concepción artística del sueño es que deja de ser considerado un vacío, un agujero de la consciencia, para ser entendido como la otra mitad de la vida, un plano de experiencia consciente cuyo conocimiento y liberación incide de manera especial en el enriquecimiento y ampliación del mundo interior, principal objetivo de los surrealistas.

El movimiento también ha llegado al MoMA, de Nueva York, que repasa en la exposición ‘El misterio de lo ordinario’ la etapa surrealista del pintor belga René Magritte (1898-1967).

El recorrido de esta muestra estrella del museo neoyorquino se inicia en 1927, cuando Magritte se trasladó a París y entró en contacto con las nuevas corrientes surrealistas, y finaliza en 1938, momento en el que el pintor dio una charla autobiográfica en Amberes titulada ‘La ligne de Vie’ (la línea de vida), en la que describió su relación con un movimiento.

Magritte exploró la ruptura de los conceptos natural y artificial, y buscó, como Breton, Dalí o Buñuel, pero con una visión más irónica, la verdad del subconsciente.

‘El misterio de lo ordinario’ responde a la petición del propio Magritte de que “los objetos cotidianos griten fuerte”, que se humanicen y reivindiquen. Así, inventa los ‘biboquets’, un híbrido entre pieza de ajedrez y pata de una mesa que se miran y se citan en ‘El reencuentro’; y a la vez descompone la anatomía humana y la desordena en ‘Entreacto’ y ‘El doble secreto’.

El recorrido se inicia con la obra “Bola suspendida” de Alberto Giacometti y continúa con piezas de Max Ernst, Alexander Calder, Picasso, Dalí, Hans Bellmer o Marcel Duchamp.

DALÍ, EL GRAN SURREALISTA

La peculiar y surrealista versión libre que el pintor español Salvador Dalí hizo de los ‘Caprichos’ de Francisco de Goya quedó plasmada en ochenta grabados que se exhiben en la exposición ‘Goya y Dalí: capricho surrealista’, organizada en Buenos Aires.

Tras el éxito alcanzado con la exposición que clausuró el pasado mes de marzo dedicada a Salvador Dalí, que con importantes diferencias fue la base de la organizada por el Museo Reina Sofía, el Centro Pompidou de París se acerca actualmente al surrealismo con una mirada nueva que por primera vez se centra en las esculturas del movimiento más longevo de las vanguardias del siglo XX.

Efe

Siga bajando para encontrar más contenido