WannaCry: el nuevo capítulo en la doctrina de la ciberguerra

Hay que estar atentos a los mercenarios digitales, ciberpandemias, ataques de las “cosas digitales”(en referencia al IoT).

Tecnología

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
mayo 20 de 2017 - 03:19 p.m.
2017-05-20

Las noticias de la amenaza global de “Wannacry” han alertado y despertado a más de uno en estos días. El despliegue mediático y los impactos reportados, muestran que nuestra sociedad aún no ha dimensionado los alcances de un ataque de proporciones internacionales y las implicaciones que este tipo de acciones tienen para los países y las personas del común.

Lea: (Reportan una nueva amenaza informática).

En recientes estudios realizados por el profesor Shackelford, se advierten tendencias a futuro que muchas de ellas, ya despuntan en algunas actividades que se reportan a nivel internacional: mercenarios digitales, ciberpandemias, ataques de las “cosas digitales”(en referencia al IoT), las cuales ilustran un nuevo cambio en las reglas de juego de la economía digital, donde los países hacen apuestas bien por un balance de fuerzas globales o la conceptualización de una nueva forma de disuasión digital militar.

Internet, el ciberespacio, en palabras del Capitán Kirk del USS Enterprise, “la próxima frontera”, comienza a mostrar qué tanta influencia tiene en nuestras vidas, qué tanta penetración ha alcanzado y cómo se articula en cada momento de nuestra dinámica personal y empresarial. Entender que existe una vida compartida entre lo online y lo offline, nos debe motivar a comprender los riesgos y amenazas emergentes que han saltado de lo digital a lo real y de lo real a lo digital, así como las ventajas y virtudes que esta interacción nos sugiere.

Lea: (En Latinoamérica las empresas no se saben proteger ante ciberataques).

El evento de “Wannacry”, es uno de esos momentos donde se “suspende la realidad” de muchos en el mundo, un mediano despertar del estado “catatónico” en que la humanidad permanece frente a la inevitable digitalización de vida y por lo tanto, la inevitabilidad de la falla. Este hecho de proporciones internacionales, revela el costo de la conectividad y las exigencias que ella trae para todos nosotros. Somos custodios unos de otros en el contexto digital y por tanto, caer en la mentira de la exclusión o desdeño de responsabilidades, es habilitar un escenario de consecuencias mayores para situaciones contrarias o comportamientos irresponsables de otros.

Lea: (Piratas al ataque).

“Wannacry” es la cuota inicial de nuevos y detallados experimentos de desestabilización global, que poco a poco irán ganando terreno en los imaginarios sociales, con el fin de lograr una transformación de las prácticas de seguridad y control, consideradas tradicionales o rutinarias, en comportamientos naturales y apropiados por las personas, que son conscientes de su papel en el tratamiento de la información y el conocimiento de nuevos e inestables escenarios digitales.

La experiencia de eventos contrarios, saca de la zona cómoda a los escépticos y altera el curso de las reflexiones de los analistas globales. Sin embargo, es importante anotar que se hace necesario mantenerse delante de la curva frente a escenarios inciertos, con el fin de poder actuar en consecuencia, protegiendo los intereses propios de personas y organizaciones, compartiendo información de forma abierta para construir una distinción de defensa colectiva donde todos nos hacemos menos vulnerables frente a los intereses ocultos de grupos no identificados o naciones.

“Wannacry” es, en palabras de los analistas de seguridad internacional, un nuevo paso en la evolución de la doctrina de la ciber guerra, que muestra las capacidades ofensivas y defensiva de las naciones, los riesgos de un escalamiento de conflictos digitales globales, la configuración de la figura de la disuasión digital y sobremanera, la convergencia de los poderes e intereses políticos en el contexto de las relaciones digitales entre las naciones.

En este sentido, eventos como “Wannacry” se convierten en los nuevos normales que las organizaciones modernas y los países van a enfrentar con mayor frecuencia. Así las cosas, tanto personas, como organizaciones y naciones deberán asumir una postura de falla segura, que les permita actuar en consecuencia, para mitigar los posibles impactos del evento adverso, aún no conozcan cuándo, cómo o dónde ocurrirá el mismo.

“Wannacry” es una lección que la comunidad internacional debe aprender, “un conjunto de tareas complejas y una serie de conocimientos ligados a la experiencia”, como anota la profesora Bélair, que dan cuenta de la globalidad implícita que los desarrollos tecnológicos traen, que más que sumar habilidades individuales, revelan oportunidades de construcción de capacidades colectivas como primer paso hacia la resiliencia digital internacional.

Recuerde: "En el universo no hay cosas desconocidas, sino temporalmente ocultas".
James T. Kirk, Capitán de la USS Enterprise.

Por Jeimy J. Cano M. 
Profesor Asociado de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido