De la zona de confort a la del aprendizaje

Es necesario buscar retos que motiven e inspiren a la persona.

La ZdC no permite que la persona modifique o altere su vida.

Agencias

La ZdC no permite que la persona modifique o altere su vida.

POR:
febrero 05 de 2014 - 12:32 a.m.
2014-02-05

Los dichos de “mejor malo conocido que bueno por conocer” o “es preferible pájaro en mano que ciento volando” pueden ser nuestros saboteadores interiores, cuando afrontamos una situación adversa o buscamos prosperar en un entorno incierto, porque nos anclan en el pasado, el temor y la inmovilidad.

Así pueden resumirse las ideas clave del equipo de la Asociación Mentes Abiertas, AMA y del psicólogo italiano Roberto Crobu, director de Óptima Coaching, quienes coinciden en que para alcanzar el éxito y cambiar nuestra vida, necesitamos salir de la denominada zona de confort (ZdC).

De las afirmaciones de AMA y Crobu también se deduce que, en vez de sobrevivir en la comodidad y falsa seguridad mentales de la ZdC, es más fructífero abrazar lo nuevo y desconocido, donde aguardan las salidas y las soluciones insospechadas, ya que al marcharnos de la senda más trillada y explorar otras nuevas, aparecen alternativas que parecían imposibles.

Los ‘coaches’ o asesores emocionales definen la ZdC como aquel estado mental o espacio psicológico donde nos sentimos seguros, en el que controlamos y conocemos todo o casi todo, y de donde creemos que nada se nos escapa.

Es una zona en la que quizá las actividades, situaciones o la vida que llevamos no sean agradables e incluso nos causen malestar, pero a la que nos adaptamos mediante una serie de conductas e ideas que consiguen un nivel constante de rendimiento sin asumir riesgos, de acuerdo con los conocedores de la mente.

Además de la ‘zona de confort’, los profesionales de AMA destacan la importancia de la llamada ‘zona de aprendizaje o desarrollo próximo’, (ZdA), ya que –aseguran- “ambos conceptos son importantes de cara a las situaciones de cambio o crisis”.

Según estos profesionales, “por lo general, la ZdA es vivida como un constante reto, contiene todos los ingredientes para que podamos aprender, situaciones novedosas donde poder desplegar las capacidades y habilidades que tenemos”.

Por ejemplo, “en el arduo, y a veces frustrante, proceso de buscar empleo, es importante elaborar un horario y separar los tiempos dedicados a la búsqueda de los tiempos dedicados a uno mismo.

Es conveniente realizar diariamente alguna actividad que nos produzca placer en sí misma”, aconseja AMA.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido