close
close
Ricardo Santamaría

100 días y sin oposición

La oposición al Gobierno ha sido asumida en temas puntuales por dirigentes gremiales y líderes de opinión a través de columnas y posiciones públicas. 

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
noviembre 15 de 2022
2022-11-15 12:54 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/05/25/60ad204535a4a.png

Un rasgo notorio en estos primeros 100 días del gobierno de Petro es que él y buena parte de sus ministros, se comportan más como activistas que como gobernantes. Prima el discurso sobre las políticas concretas.

Desde el gobierno hay que exponer no solo el diagnóstico sino la solución. Decir que el remedio para el cambio climático es un mundo sin petróleo y carbón, es importante pero no ayuda. Lo fundamental es como y en que lapso hacer esa transición. Colombia no se puede inmolar en solitario dejando de lado su principal fuente de ingreso para el progreso y el desarrollo. Son soluciones globales que se tienen que construir en donde todos los países se comprometan con metas y objetivos precisos. Porque, como lo hemos visto en el invierno actual en Colombia, el cambio climático es en serio.

O peor aún: Decirle al mundo que en vez de crecer, hay que decrecer. Y así podríamos recorrer muchos de los discursos del gobierno en materia de salud o pensiones por ejemplo, y es fácil comprobar que seguimos en el dicho y no hemos llegado al hecho.

Lo otro que resuena en un mundo cada vez más pragmático, es que hay mucha ideología en el discurso del gobierno. Eso de querer que todo se haga de nuevo por entidades públicas es un buen ejemplo, cuando lo que mejor resultado está dando en Colombia son las alianzas público privadas, como la salud, donde sector público y privado cooperan y construyen juntos. Experiencias concretas.

Pero quizás donde está el mayor vacío de estos primeros cien días de la administración Petro, no es en el gobierno sino en la otra orilla: En la oposición. Ninguno de los candidatos que se enfrentó a Petro y sacaron votaciones significativas como Rodolfo, Fajardo y Fico, han tenido una voz significativa. Apenas unos pronunciamientos esporádicos, que ninguno hace verano. Rodolfo desapareció de la vida pública.

Y los partidos políticos, una decepción y posiblemente el lunar más grande de nuestra democracia. Hoy sabemos que se entregan por un par de ministerios y otros puestos. Pasaron de apoyar un gobierno de derecha a uno de izquierda, sin sonrojarse. Lo que fue su ideología o sus propuestas, son cosas del pasado. Con excepción de tres que se han declarado independientes o de oposición, a los demás se los llevará el viento del olvido.

La oposición ha sido asumida en temas puntuales por dirigentes gremiales y líderes de opinión a través de columnas y posiciones públicas. La buena noticia es que hay un oportunidad para un dirigente de centro. Tenemos que volver a la sustancia. Salirnos del activismo y aterrizar en un escenario de construcción colectiva, eficiente, razonable y concreto. Ojalá la paz y el fin del conflicto, nos permitan aterrizar esa oportunidad. Un partido o un líder -no un mesías- que ocupe ese espacio de oposición constructiva que hoy está vacío.

RICARDO SANTAMARÍA
​Analista

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes