close
close
Beethoven Herrera Valencia

Alberto Rodríguez, una vida por los derechos

La pandemia se lo ha llevado y cabe decir, con plena razón, que hasta el último momento fue fiel a los valores de defensa de la dignidad de todos.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
septiembre 12 de 2021
2021-09-12 11:21 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Alberto Rodríguez Patiño estudiaba en Alemania cuando las dictaduras del Cono Sur exiliaron a intelectuales, artistas, opositores y líderes sociales; y dedicó sus esfuerzos a apoyar a esos refugiados en el duro camino del exilio. Todos ellos guardan gratitud por esa hospitalidad…

Así mismo recibió a los colombianos que salían por la persecución que bajo el Estatuto de Seguridad se desencadenó contra los opositores al gobierno. Fue el inicio de las campañas por la defensa de los derechos humanos y Alberto estuvo al frente de las denuncias desde Europa.

Al regresar a Colombia participó en las tareas de reconstrucción tras el terremoto que afectó al eje cafetero y fundó la Corporación de Estudios Interdisciplinarios y Asesoría Técnica (Cetec), apoyada con fondos de cooperación internacional, que promovió la organización de las comunidades afros de Cauca y Valle y constituyó una Escuela Verde.

Por esa vía esas comunidades lograron organizarse, permanecer en sus tierras y realizar actividades económicas de modo eficiente y sostenible, gracias a una inserción competitiva en los mercados. A pesar de encontrarse en una zona afectada por el conflicto armado, estas organizaciones lograron, con el apoyo de la Cruz Roja Internacional, que los grupos armados respetaran su decisión de mantenerse al margen del conflicto.

A continuación establecieron alianzas con cadenas productivas lo cual les permitió obviar la intermediación y mantener una salida estable para sus productos, aplicando la rotación de actividades dependiendo de las épocas del año. Así lograron evitar el desplazamiento campesino mantener la unidad familiar, evitar la deserción escolar; dejando además espacio para el deporte y la participación política. Varios líderes de estas organizaciones han sido elegidos como concejales.

Aunque el sujeto de los créditos es el deudor individual, la comercializadora de las comunidades brinda una garantía colateral (no hay hipotecas), y si un campesino tiene pérdidas y no puede pagar las deudas, sus socios de la comunidad cumplen con el pago al banco y otorgan un período de gracia a su afiliado para ponerse al día.

Esta experiencia ha permitido hacer encadenamientos productivos, ha desarrollado producción orgánica certificada por Biotropics y todos están bancarizados para poder recibir y administrar sus créditos, sin caer en manos de intermediarios ilegales.

Durante la pandemia Alberto siguió atendiendo, en medio de las obvias restricciones, las tareas de la organización para tratar de minimizar su impacto en la vida de las comunidades. Y con la llegada de las protestas que tuvieron en Cali especial gravedad, Alberto estuvo presente en los escenarios de diálogo propiciando la búsqueda de consensos para salir de tan grave encrucijada.

La pandemia se lo ha llevado y cabe decir, con plena razón, que hasta el último momento fue fiel a los valores de defensa de la dignidad de todos, sobre todo de los mas excluidos.

¡Cumplió hasta el final ese compromiso existencial!

BEETHOVEN HERRERA VALENCIA
​Profesor de las universidades Nacional, Externado y Magdalena.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes